El olor comenzó a sentirse desde la mañana
El olor comenzó a sentirse desde la mañana

"Huele a muerto". "A pata". "Es vomitivo". Así fueron los calificativos que miles de usuarios de las redes sociales usaron para describir el extraño y fuerte olor que invadió desde las primeras horas de la mañana varios barrios del sur de la Ciudad y que con el correr de los minutos avanzó hacia el norte. Incluso, algunas localidades del Conurbano también reportaron el fenómeno.

Según fuentes de Defensa Civil, se recibieron llamados de barrios como Villa Soldati, Parque Patricios, San Cristóbal, Pompeya y La Boca. Pero no son los únicos. Vecinos de Recoleta y del centro porteño también reportaron el mal olor, que las autoridades del organismo describen como "similar a carne en descomposición" y que se siente intensamente en la zona del Riachuelo.

Fuentes de la Municipalidad de Lanús precisaron a Infobae que el origen del mal olor sería una fábrica de sebo de Valentín Alsina. Se trata de una empresa dedicada a moler huesos y vísceras de animales que luego son utilizados para elaborar productos de limpieza. Las autoridades de la localidad precisaron que están ordenando la clausura del lugar y pidieron la intervención del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS).

Diego Kravetz, secretario de Seguridad de Lanús, explicó que "el olor es porque la grasería EBOS no pudo vender todo y se stockeó". En ese sentido, dijo que "si la fábrica no hace las modificaciones correspondientes y no deja de stockearse, la clausura va a ser definitiva".

Raúl Garnica, titular de Defensa Civil de la Capital, sostuvo por su parte que el olor no reviste ningún peligro para la salud pública. "Estamos en contacto con gente de provincia y está ocurriendo lo mismo en otras localidades", dijo el funcionario. "Le pedimos a la gente que tenga paciencia", dijo.

La Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) dijo que recibió llamados desde Valentín Alsina y Lanús y que también está verificando el tema. Según precisó a Infobae, conformó una cuadrilla de patrullaje ambiental con una flota de 19 vehículos y 37 inspectores que tiene como principal objetivo fiscalizar los posibles lugares de origen.