El trágico final del talento de Futsal que hacía horas extra nocturnas para poder cumplir su sueño

Matías Kruger entrenaba en su club Boca Juniors todos los días hasta las 22 y luego trabajaba en el horario nocturno del subte para poder llegar a fin de mes. La historia de la joven promesa de futsal a la que se le esfumó la posibilidad de llegar a la cúspide internacional de su deporte

"El fútbol es lo único que me hace feliz", rezó el perfil de su cuenta personal en la red social Twitter. El Futsal, un deporte todavía ubicado en las sombras de la escena pública, se había convertido en un estilo de vida para Matías Kruger. Se había consolidado como su herramienta para dar el salto al fútbol europeo, pero todavía no le daba las garantías suficientes como para poder dedicarse de lleno a esa actividad.

Para poder llegar a fin de mes, el joven de 24 años debía repartir su tiempo entre los entrenamientos vespertinos con su club Boca Juniors, los cuales finalizaban a las 22 horas, y su trabajo como operario de refacciones en los talleres de la Línea H del subte, donde debía acudir poco después en la madrugada.

Kruger seguía los pasos en el subte de su padre, quien lleva décadas en el gremio y era uno de los conocidos delegados de la Línea H.

Sin embargo, lo que en un principio pareció ser una herramienta para la subsistencia se terminó de confirmar como la trampa mortal que terminó con la vida de Kruger de la manera menos esperada. Cerca de las 2:30 de la madrugada, el joven futbolista intentaba corregir deficiencias en un sistema de aire acondicionado y falleció electrocutado al tocar un cable que nunca debió tener corriente.

"Es un shock para todos los del equipo. Pensar que ayer a las 22, a la noche, terminamos todos de entrenar juntos y hoy nos despertamos con esta noticia. Es algo muy duro", reveló en declaraciones a TyC Sports Hernán Garcías, el DT de Futsal de Boca, equipo con el que el propio Kruger se encontraba en medio de la final de la liga local contra Kimberley.

Pese a no haber integrado el plantel de la selección argentina de futsal campeón del Mundo en Colombia 2016, Kruger ya había consolidado su lugar entre los habituales convocados al conjunto albiceleste.

"Era uno de los jugadores con más proyección de nuestro deporte. Era un jugador tan bueno que tenía proyección a nivel internacional. Por sus características, sus ganas de crecer y aprender todos los días, no cabían dudas de que iba a tener éxito a nivel mundial", agregó Garcías.

Kruger era uno de los tantos casos de representantes del futsal que, pese a jugar en uno de los equipos más poderosos del país, todavía necesitaba un plus económico para poder llegar a fin de mes. "Acá no todos pueden vivir de esto. Matías entrenaba todos los días hasta las 22 y después se iba a laburar por la noche. En la Argentina, todavía este deporte no tiene una estructura profesional que nos permite a todos vivir de esto", agregó el entrenador del conjunto "Xeneize", quien hasta compartió plantel con la víctima en condición de futbolista hasta hace seis meses.

La muerte de Kruger desató la impotencia y rabia de los empleados de subte y Premetro en la Ciudad, quienes no sólo decidieron hacer un paro durante todo el día, sino que se quejaron con vehemencia de las deficiencias en el protocolo de seguridad.

Según los propios metrodelegados, las circunstancias en las que murió el joven se podían haber evitado.

"La empresa compró trenes nuevos, pero no tiene la infraestructura para hacer el mantenimiento normal. Entonces, improvisa. Alquila unas plataformas que son elevadas eléctricamente a una altura determinada. El tema es que hay un sistema de balanceo constante y el trabajador tiene esa situación de peligro", relató uno de los metrodelegados, Jorge Artaza, al canal C5N.

Y ofreció detalles sobre el trágico suceso: "El chico estaba trabajando con ese sistema. Entonces, se le mueve la plataforma y él, antes de caerse, se toma de un cable de la catenaria, que no debía tener corriente eléctrica, y recibe la descarga".

Desde el gremio de delegados de subtes y Premetro se explicó que en la jornada del martes se realizó una reunión con Metrovías en la Subsecretaría de Trabajo, donde se presentó un proyecto de protocolo de seguridad confeccionado por los propios operarios. Sin embargo, los gremialistas aluden no haber recibido una respuesta satisfactoria de la compañía.

Por su parte, Metrovías emitió un comunicado oficial en el que brinda detalles sobre el sistema del protocolo de seguridad y desliza que todas las medidas para evitar cualquier tipo de peligro estaban contempladas.

Una desgracia desafortunada terminó con todos los sueños de Matías Kruger. Una desgracia que apareció en el mismo escenario que suponía ser un salvavidas económico para desarrollar la carrera de lo que más amaba: jugar al fútbol y brillar en el deporte.

LEA MÁS:

Paro total en todas las líneas del subte y el Premetro por la muerte de un operario

TE PUEDE INTERESAR