Halle Berry debuta como directora en “Herida”, una película que le dejó dos costillas rotas

La actriz de cine tuvo que entrenar cinco horas al día para ponerse en la piel de una luchadora de MMA

Halle Berry interpreta a una luchadora de MMA en la película. (Crédito/Netflix)
Halle Berry interpreta a una luchadora de MMA en la película. (Crédito/Netflix)

Halle Berry marca un gran regreso al cine con su debut directoral en Herida, después de haber aparecido por última vez en la pantalla grande en 2019 con John Wick: Chapter 3 – Parabellum. En la cinta de Netflix, la ganadora del Oscar se pone en la piel de una luchadora de MMA que, en el punto más bajo de su carrera, debe afrontar un error del pasado: el regreso de su hijo, a quien abandonó siendo tan solo un bebé.

Para hacer realidad este proyecto, la actriz tuvo que someterse a un duro entrenamiento físico y sesiones de pelea muy intensas que involucraban disciplinas como Ju-Jitsu, Judo, Muay Thai, Tae Kwon Do y Kickboxing. Todo esto con tal de hacer creíble su rol como luchadora de artes marciales mixtas. Incluso, ha contado que se rompió dos costillas mientras actuaba una escena con la artista marcial Valentina Shevchenko, su rival en la ficción.

Al inicio del rodaje de Herida, la profesional deportiva evitaba golpearla muy duro por miedo a lastimarla de gravedad, pero a petición de la misma Halle Berry –quien también tenía el cargo de directora– tuvo que llevar las peleas a un nivel mucho más real y terminó por dejarla con dos costillas rotas. A pesar de ello, la protagonista siguió adelante con las filmaciones y cuando llegaron a su fin, pudo rehabilitarse de sus lesiones. “Cuando terminamos el rodaje se lo dije a todo el mundo y fui al hospital”, relató para el programa de Jimmy Kimmel.

La ganadora del Oscar entrenó cinco horas diarias para la película "Herida", que también dirige. (Crédito/Netflix)
La ganadora del Oscar entrenó cinco horas diarias para la película "Herida", que también dirige. (Crédito/Netflix)

EL ENTRENAMIENTO MÁS DURO DE HALLE BERRY

A sus 55 años, Berry entrenó cinco horas diarias por dos años para proyectar la imagen de una artista marcial. En una entrevista con Reuters, declaró que sabía que iba a ser un trabajo complicado por lo demandante del papel a nivel físico: “Sabía que pasaría más tiempo, más energía, más horas trabajando en algo de lo que había trabajado en toda mi carrera. Resultó ser cierto. Fue una de las cosas más difíciles que he hecho”.

“Estoy en mi mejor momento cuando tengo que trabajar duro y cuando me enfrento a desafíos”, también dijo a la revista Women’s Health. “Tener la edad que tengo y llevar mi cuerpo al límite me recordó que la edad es solo un número. Podemos controlar cómo nos definimos, y nunca he estado más saludable y sentido más fuerte [que ahora]. Esta película me ayudó a darme cuenta de eso”.

La artista también agregó: “Uno de los mayores cumplidos que recibí en todo el proceso fue cuando estábamos filmando escenas y el árbitro habló de las peleas de Valentina en la vida real dijo: ‘¡Esa última toma, pensé que estaba viendo una pelea real de Valentina!’. Y para mí, ese fue el momento en que todo este entrenamiento, todo este trabajo, tener una verdadera luchadora, valió la pena”.

Sin embargo, no todo fue un gran sacrificio alejado de su vida rutinaria. La estrella estadounidense ha contado que siempre tuvo una pasión oculta por el boxeo y disfrutaba ver las peleas de campeones como Muhammad Ali y Sugar Ray Leonard durante su niñez. Para ella, el guion “venía del cielo”, debido a que realmente pudo ponerse en los zapatos de una verdadera peleadora.

Además de la dirección y protagónico de Halle Berry, el elenco de Herida está conformado por Shamier Anderson, Adan Canto, Sheila Atim, Valentina Shevchenko, Stephen McKinley Henderson, Adriane Lenox y Lela Loren. La película se estrenó en Netflix ayer, 24 de noviembre.

SEGUIR LEYENDO:

DISNEY +
NETFLIX
AMAZON PRIME
HBO MAX