Con aval de Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, Alberto Fernández definió poner más restricciones para controlar la circulación

Además del jefe de Gobierno y el gobernador bonaerense, el Presidente se reunió con otros 10 mandatarios provinciales, que también adherirán a las nuevas medidas. El anuncio sería hoy a la noche o el viernes por la mañana

Alberto Fernández encabezó una nueva videoconferencia con gobernadores para analizar las medidas que comenzarán a regir el próximo sábado
Alberto Fernández encabezó una nueva videoconferencia con gobernadores para analizar las medidas que comenzarán a regir el próximo sábado

El presidente Alberto Fernández encabezó una reunión por videoconferencia que duró casi tres horas con otros 12 gobernadores en la que se insistió en que la mejor manera de controlar la pandemia de coronavirus que azota a la Argentina con máxima dureza es “hacer cumplir el DNU vigente y ver que mas se va a hacer para redoblar esfuerzos para la prevención de contagios y detener la circulación del virus”.

Un día antes de que se cumpla el plazo para difundir un nuevo decreto en el que se especula que se establecerán restricciones más duras en las zonas de mayor riesgo epidemiológico y que saldría entre esta noche y mañana a la mañana, hubo coincidencias en que se trata de “el peor momento de la pandemia”. Y también en que a pesar del gran esfuerzo que se hizo para reforzar el sistema de salud “no podemos dejar crecer mas los casos, sino no hay sistema de salud que aguante”. Desde el punto de vista presidencial la única manera de mejorar pasa por reducir la circulación. Y que dependerá de cada distrito “exigir el cumplimiento y controlar”. Para lograrlo se pidió redoblar esfuerzos en ese sentido.

Tanto la provincia como la ciudad de Buenos Aires se mostraron en sintonía con el jefe de Estado y prometieron ayuda para evitar el colapso sanitario. El resto de los gobernadores coincidió en que se necesitan tomar medidas mas estrictas, porque es un momento crítico, con récord de contagios. También se habló de “un nivel preocupante en la ocupación de camas”. Por eso el apoyo a una etapa con mayores restricciones no se hizo esperar. Ese respaldo que el Presidente estaba esperando hace tiempo y que se demoraba.

Otras coincidencias que surgieron en el prolongado intercambio sobre la situación sanitaria por la que atraviesa el país es que las distintas cepas de Covid 19 conocidas ya se diseminaron por todas las provincias y que en esta segunda ola la pandemia avanza “mucho más rápido”.

Vista de pacientes en una Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Buenos Aires. EFE/Juan Ignacio Roncoroni
Vista de pacientes en una Unidad de Cuidados Intensivos en un hospital de Buenos Aires. EFE/Juan Ignacio Roncoroni

Los mandatarios provinciales recibieron otros datos del ministerio de Salud que advierten sobre “el crecimiento exponencial de los casos que es impresionante”. Y la baja en el promedio de edad de los internados que descendió 15 años, con la correspondiente internación de gente de mediana y joven edad.

Entre las provincias habrá una mayor coordinación para que las medidas que se adopten a nivel nacional sean más fáciles de implementar. Varias jurisdicciones se sumaron en los últimos días a la suspensión de las clases presenciales, con el objetivo de reducir la circulación. Habrá que esperar mayores adhesiones a esta postura que ya se decidió por ejemplo en una de las provincias más pobladas como Santa Fe, en varios de sus departamentos como Rosario, la capital provincial y San Lorenzo. Varios mandatarios mencionaron que “en las localidades mas pequeñas donde hubo presencialidad de clases se contagiaron todos”.

El gobernador de Buenos Aires, Axel Kiciloff, que desde el recrudecimiento de los contagios y las muertes por coronavirus fue defensor de una posición más extrema sobre las restricciones, se mostró en la reunión partidario de “respetar las decisiones del Presidente en esta emergencia sanitaria”. Además, sostuvo que “hoy estamos en lo peor de la pandemia. Con las medidas que se tomaron anticipadamente desde Nación evitamos una catástrofe sanitaria”.

Bomberos de la Ciudad conjuntamente con personal de la Policía de la Ciudad realizan el control en la zona de Plaza Serrano del barrio de Palermo para evitar aglomeraciones de gente en los bares y cervecerías.
Bomberos de la Ciudad conjuntamente con personal de la Policía de la Ciudad realizan el control en la zona de Plaza Serrano del barrio de Palermo para evitar aglomeraciones de gente en los bares y cervecerías.

Por su lado, Horacio Rodríguez Larreta coincidió en la preocupación por la suba de casos y prometió “coordinar esfuerzos con Nación”. Otro aspecto que resaltó el jefe de Gobierno porteño fue el de mostrarse juntos porque resulta un “buen mensaje”. El Gobierno nacional y el de la Ciudad atravesaron un período tenso en sus relaciones cuando Rodríguez Larreta decidió acudir a la Corte Suprema para sostener la presencialidad en las escuelas. En los últimos días hubo un acercamiento entre las partes.

El alcalde de la Ciudad también expresó que su gobierno será “lo mas restrictivo posible en el uso del transporte”. Y sostuvo que una de las claves en este tiempo tan complicado de la pandemia pasará por “controlar mas a los gastronómicos y los encuentros sociales y en espacios públicos. Hay que eliminar las reuniones sociales puertas adentro”.

Desde el Gobierno nacional en el cónclave expusieron que el plan de vacunación está avanzando a un buen ritmo y que ya llegaron casi 13 millones de vacunas y en los próximos días estamos recibiendo varios millones más de Astrazeneca, Sputnik y Covax. En la Casa Rosada aguardan confirmación sobre dos vuelos a Moscú para este fin de semana y que la Organización Panamericana de la Salud les informe cuándo se liberarán las 861.600 dosis de AstraZeneca que deben llegar mediante el mecanismo solidario Covax. Sobre estas últimas, la ministra de Salud, Carla Vizzotti había anunciado que el 21 de mayo iba a producirse el arribo de esa partida. Todavía no se concretó.

(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

Alberto Fernández se conectó desde la residencia de Olivos con 11 gobernadores y con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para analizar la situación epidemiológica. El mandatario estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello.

Por videoconferencia estuvieron conectados los gobernadores Axel Kicillof (Buenos Aires); Mariano Arcioni (Chubut); Sergio Ziliotto (La Pampa); Rodolfo Suárez (Mendoza); Omar Gutiérrez (Neuquén); Arabela Carreras (Río Negro); Sergio Uñac (San Juan); Alberto Rodriguez Saá (San Luis); Alicia Kirchner (Santa Cruz); Gustavo Melella (Tierra Del Fuego), el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, y el vicegobernador de Córdoba, Manuel Calvo, porque el gobernador de esa provincia, Juan Schiaretti, se recupera de una reciente operación quirúrgica.

Ayer por la tarde el Presidente mantuvo una reunión similar con los restantes 12 gobernadores para poder elaborar un diagnóstico epidemiológico y del sistema sanitario en todo el país. También por videoconferencia se habían comunicado los gobernadores Raúl Jalil (Catamarca); Jorge Capitanich (Chaco); Gustavo Valdés (Corrientes); Gustavo Bordet (Entre Ríos); Gildo Insfrán (Formosa); Gerardo Morales (Jujuy); Ricardo Quintela (La Rioja); Gustavo Sáenz (Salta); Omar Perotti (Santa Fe); Gerardo Zamora (Santiago del Estero) y Juan Manzur (Tucumán) y el vicegobernador Carlos Omar Arce (Misiones).


TE PUEDE INTERESAR