Menos custodia, autos sin blindar y episodios extraños: la trama oculta de la falta de seguridad de Mauricio Macri

El Gobierno le bajó de 32 a 18 la cantidad de efectivos que lo cuidan. Cristina Kirchner llegó a tener más de 90 como ex presidenta. Por qué el entorno macrista habla de persecución del oficialismo en este tema

Colaboradores de Mauricio Macri denunciaron la forma en que le redujeron la custodia y los autos blindados
Colaboradores de Mauricio Macri denunciaron la forma en que le redujeron la custodia y los autos blindados

Las tensiones por la decisión del Gobierno de reducirle la custodia a Mauricio Macri se convirtieron en un inesperado componente del enfrentamiento entre el oficialismo y el ex presidente, aunque se trata de un hecho grave: el Estado tiene la obligación legal de velar por la seguridad de los ex mandatarios.

Según denunció Patricia Bullrich este martes en su cuenta de Twitter, “esperaron a que Mauricio Macri se subiera a un avión para quitarle parte de la custodia y encima sancionaron a los efectivos por no entregar un vehículo asignado a su custodia”. Por eso le exigió a Alberto Fernández que “esté a la altura” y que “no haga política barata contra la oposición”.

Fue su segunda advertencia sobre el tema: en noviembre, la presidenta del PRO le envió una carta a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, para quejarse por las modificaciones “imprevistas e inexplicadas” en la custodia y afirmó: “Parece que la intención es exponerlo a él y a su familia y dejarlos indefensos ante situaciones de inseguridad”.

Los colaboradores del ex presidente creen que no es casual: en la transición hasta la entrega del poder, el 10 de diciembre, se había acordado entre el gobierno saliente y el entrante que Macri iba a tener asignado un total de 32 efectivos para cuidarlo, una cantidad muchísimo menor a los más de 90 agentes de la Policía Federal que llegó a tener Cristina Kirchner. Fue el ex presidente quien pidió aplicar un “criterio de austeridad” en este rubro para evitar más gastos del Estado.

El último tuit de Patricia Bullrich sobre la custodia de Macri
El último tuit de Patricia Bullrich sobre la custodia de Macri

Los 32 efectivos que cuidaban a Macri en ese momento estaban distribuidos en diferentes turnos y la dotación constaba de dos oficiales jefes, cuatro oficiales subalternos, 23 suboficiales del escalafón de seguridad y tres suboficiales del escalafón bomberos con especialidad en explosivos. Si se compara con la cantidad de las custodias destinadas a los últimos ex mandatarios durante su primer año fuera del poder, se trataba de una de las conformaciones más pequeñas en la historia reciente de la Argentina.

Aun así, con el correr de los meses la dotación comenzó a tener variaciones hasta llegar a las 18 personas actuales, es decir, casi un 50% menos del personal inicial que fue asignado al ex presidente.

Por eso colaboradores de Macri alertaron sobre el potencial riesgo que podrían implicar los cambios en la custodia para garantizar su seguridad e integridad física y advirtieron que se está incumpliendo la ley. Se refieren a la resolución 757/2018, que establece que el Estado Nacional tiene la obligación de velar de manera permanente por la seguridad de los ex presidentes de la República “toda vez que han desempeñado una de las más altas responsabilidades representativas y pueden verse expuestos, debido a su calidad de tales, a riesgos en cuanto a su seguridad que es preciso prevenir”.

Se trata de una de las funciones del Ministerio de Seguridad de la Nación, responsable de la adecuación del Servicio de Protección y Custodia, cuya coordinación y funcionamiento se llevan adelante por intermedio de la Policía Federal mediante el establecimiento de pautas razonables de seguridad.

Mauricio Macri y Juliana Awada, afectados por la reducción de la custodia
Mauricio Macri y Juliana Awada, afectados por la reducción de la custodia

La reducción de los efectivos fue concretada en forma gradual. Pese a que el acuerdo inicial, del 27 de enero pasado, figura en el memorando N° 458-12-000047/20, la Policía Federal solicitó luego el pase de 14 de los efectivos que formaban parte de la custodia (un oficial jefe, diez suboficiales del escalafón de seguridad y los tres bomberos especializados en explosivos), lo que dio lugar al pedido de Bullrich a Frederic de que se diera marcha atrás con la medida para recuperar esos miembros de la custodia.

El 31 de enero, según consta en el memorando N° 458-12-000071/20, se habilitó la reincorporación de cinco de los suboficiales de seguridad y cuatro días después regresaron un oficial jefe y los cinco suboficiales de seguridad restantes. Sin embargo, hoy siguen sin autorización para reintegrarse a la custodia los tres suboficiales del escalafón Bomberos con especialidad en explosivos.

No fue el único problema que rodeó la seguridad del ex presidente: la situación se agravó por el estado en que se encontraban los vehículos destinados a la custodia de Macri, e inclusive por su cantidad.

Inicialmente se destinó para cuidar a Macri una dotación de siete vehículos, aunque en ese momento sólo se disponía de tres: dos Toyota SW4 blindados para el traslado del ex Presidente, un Toyota Corolla entregado a la custodia del Ministerio de Seguridad y un Ford Focus como automóvil de apoyo, mientras que quedaron fuera de servicio un Ford Focus, una Ford Ranger y una moto Yamaha.

En su período como ex presidenta, durante el gobierno de Cambiemos, la custodia de Cristina Kirchner contaba con entre 8 y 10 vehículos a su entera disposición.

La ministra de Seguridad, Sabina Frederic
La ministra de Seguridad, Sabina Frederic

Luego de un pedido expreso del Ministerio de Seguridad, Macri devolvió el 7 de febrero el Toyota Corolla, con lo cual quedó reducida a tres vehículos la flota porque un Ford Focus, una Ford Ranger y una moto Yamaha pertenecientes a la Policía Federal se encontraban fuera de servicio en la División Automóviles y sin fecha aparente de reparación “por problemas de presupuesto” del organismo.

Esta situación, que obligó al personal de la custodia a instrumentar un esquema de funcionamiento precario con cerca de la mitad de los recursos solicitados, se vio nuevamente afectada cuando un mes más tarde, el 6 de marzo, hubo reiterados llamados en los que se solicitaba imperativamente que los custodios que acompañaban a Juliana Awada, la ex primera dama, entregaran de manera inmediata la camioneta Toyota SW4 que estaba siendo utilizada para trasladarla.

La palabra “inmediata” empleada en el pedido no se trató de una expresión en sentido figurado sino que fue interpretada por el macrismo como una intimidación: reiteradamente se amenazó con ir hasta el lugar mismo en donde se encontraba la custodia para llevarse la camioneta, aunque se los dejara de a pie. Finalmente, el personal de custodia decidió hacerse cargo de la entrega de la camioneta, lo que llevó a dejar sola y desprotegida a la ex primera dama mientras se encontraba fuera de su casa.

Ese mismo día, el equipo de Macri recibió numerosos llamados desde la Dirección General de Protección del Estado y la Superintendencia de Seguridad Presidencial y Protección de Estado para informar que debía devolver las dos Toyota SW4 blindadas, que serían reemplazadas por una Ford Ranger.

Mauricio Macri fue perdiendo vehículos de su custodia
Mauricio Macri fue perdiendo vehículos de su custodia

Posteriormente, gracias a otro llamado de Patricia Bullrich a la ministra de Seguridad, se logró detener la devolución de la camioneta Toyota mencionada hasta que en julio pasado finalmente fue devuelta a la Policía Federal a cambio de una Ford Ranger sin blindar, según el pedido del Ministerio de Seguridad, ante lo cual la flota de automóviles quedó compuesta de la siguiente manera: una Toyota SW4 blindada para uso del ex presidente, dos Ford Ranger sin blindar para uso de la custodia, un Ford Focus sin blindar para uso de la custodia, y un Ford Focus sin blindar (que no funciona desde hace 9 meses aproximadamente porque la Policía Federal no tiene presupuesto para el arreglo) y una moto Yamaha.

En los últimos días, el Ministerio de Seguridad pidió sin previo aviso la devolución del único vehículo blindado en poder de la custodia del expresidente, la camioneta Toyota SW4 que él utiliza para trasladarse. Los allegados a Macri aseguraron que “hasta tal nivel llega la persecución que el comisario Daniel Rodríguez fue personalmente hasta el Buenos Aires Golf, donde se encontraba el ex presidente, para tratar de llevarse el vehículo a la fuerza, sin poder lograrlo”.

El último episodio similar se registró hace 48 horas: mientras Macri se subió a un avión, la Policía Federal Argentina amenazó a su custodia que quedaba en tierra con iniciarle un sumario administrativo y la obligó a devolver la única camioneta blindada con la que contaba el ex presidente. A cambio, ofrecieron un Ford Mondeo 2014 del cual no se conoce la calidad del blindado y que se convertiría desde ahora en el único vehículo del ex mandatario porque a los demás ya se los quitaron.

Además de los imprevistos cambios en la custodia y en los vehículos, el ex presidente y su familia han sufrido episodios que fueron considerados sospechosos. Su auto con custodia fue perseguido por extraños a la salida de su domicilio y un explosivo detonó a metros de su casa en la localidad bonaerense de Acasusso, episodios sobre los cuales existen investigaciones judiciales en marcha.

Cristina Kirchner llegó a tener más de 90 custodias como ex presidenta
Cristina Kirchner llegó a tener más de 90 custodias como ex presidenta

Uno de esos hechos se produjo el 27 de septiembre, a las 15.40, cuando Macri y su custodia se desplazaban en caravana desde la quinta familiar de Los Abrojos hacia Acassuso por la Ruta 202 y unos 400 metros antes del viaducto se puso a la par de la Toyota SW4 donde viajaba el ex presidente una camioneta Hilux, con cinco personas a bordo que primero gritaron contra el ex presidente y luego maniobraron en forma amenazante, por lo que el vehículo de apoyo de la custodia detuvo la marcha para asegurarse de que el extraño episodio no constituía una amenaza real.

La camioneta sospechosa siguió con su actitud agresiva y pasó semáforos en rojo para alcanzar nuevamente al vehículo en el que viajaba Macri. Al llegar a la intersección de la Ruta 202 y la colectora de la Panamericana se encontraba un móvil de la Policía Bonaerense, a cuyos ocupantes se les contó lo sucedido y pudieron detener e identificar a los sospechosos. Las actuaciones judiciales para investigar el episodio se tramitan en el Juzgado Federal N° 2 de San Isidro, a cargo del magistrado Lino Mirabelli.

El otro incidente se produjo el 11 de noviembre, a las 16.25, cuando se escuchó una explosión considerable a unos 50 metros de la casa de Macri en Acasusso. Los vecinos del lugar llamaron al 911 y el personal especializado en explosivos determinó que la explosión fue producto de un petardo que estaba adentro de una lata de thinner. En este caso tomó intervención el mismo juzgado federal.

“Visto esto, en lugar de reforzar la custodia, como sucede en las democracias consolidadas en donde la seguridad de un ex presidente es cuestión de Estado, recibimos mensajes en sentido contrario”, protestó ante Infobae un colaborador de Macri. Y concluyó: “Hay que frenar estos cambios imprevistos, asignar a la custodia al menos un vehículo blindado más y cumplir lo pactado en su momento”.

Seguí leyendo:

Últimas Noticias