Sergio Moro, tras suspenderse su charla en la UBA: “La cancelaron por presión política”

Sergio Moro iba a exponer dentro de dos semanas en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, sobre el combate contra la corrupción. No obstante, su exposición se suspendió. Así, tras el fallido debate, el ex juez brasileño y ex ministro de Justicia del país vecino brindó una entrevista en la que consideró: “Es como en el pasado, cuando se quemaban libros en situaciones arbitrarias”.

“Recibí una invitación para una conferencia en la Universidad de Buenos Aires, en el centro de Estudios del Derecho y Combate contra la Corrupción y terminé aceptando. No obstante, después de la divulgación de la conferencia fui informado de que había una gran presión política”, sostuvo en diálogo con LN+ quien encabezó la causa conocida como Lava Jato, por la que el ex presidente Lula da Silva fue condenado a prisión.

A su vez, confió que recibió “algunos comentarios de personas de adentro de la propia facultad, desde mi opinión fundados en una incomprensión de lo que fue la Operación Lava Jato en Brasil". "

"El Lava Jato atacó la corrupción política, y afectó tanto a figuras políticas de la izquierda, como por ejemplo el ex presidente Lula, como también figuras de la derecha, como el ex presidente de la Cámara, Eduardo Cunha”, explicó Moro. Y remarcó: “En el caso del ex presidente Lula, él fue condenado en más de una sentencia y apenas una de ellas es mía. Y esas dos sentencias ya fueron confirmadas por la corte de apelación. Entonces, nunca se trató de una cuestión personal”.

Finalmente, para darle cierre a su fallida participación en la conferencia de la UBA, el magistrado insistió: “Lo que vi en general es que hay un discurso de cierta incomprensión de lo que fue realizado acá en Brasil, motivada por cuestiones político-partidarias. Me parece que el ambiente académico es propio para el pluralismo, para el debate y la libertad de expresión. Ese tipo de situaciones es más o menos lo que aconteció en el pasado, cuando se quemaban libros en situaciones arbitrarias”.

Sergio Moro fue ministro de Justicia durante el gobierno de Jair Bolsonaro.
Sergio Moro fue ministro de Justicia durante el gobierno de Jair Bolsonaro.

La institución que había convocado al magistrado brasileño fue el Centro de Estudios sobre Transparencia y Lucha. La misma está dirigida por Carlos Balbín, ex procurador del Tesoro en el gobierno de Mauricio Macri. En diálogo con Infobae, Balbín destacó que “el objetivo era realizar un ciclo de conferencias con invitados que representaran diferentes voces” y advirtió que tiene una mirada crítica “sobre el juzgamiento de Lula y, en particular, a su participación en el gobierno de Bolsonaro”. “Justamente por eso creí importante invitarlo en un contexto en el que hubiesen participado 500 profesores en un clima de absoluta libertad, debate y crítica. El eje central es la libertad de expresión”, agregó.

Sin embargo, desde el gobierno de Alberto Fernández expresaron su rechazo a la convocatoria que hizo la Facultad de Derecho de la UBA, que iba a desarrollarse el miércoles 10 de junio a las 11. A través de su cuenta de Twitter, la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, publicó: “Comparto el repudio a esta actividad, en una facultad pública en la que se debe formar para la defensa del Estado de derecho y las garantías constitucionales”.

Por ello, durante la entrevista le consultaron a Moro sobre la postura del Partido de los Trabajadores, en Brasil, y el kirchnerismo, en la Argentina, que lo acusan de ejercer el lawfare para condenar a líderes de izquierda: “Con todo respeto, esa es una conversación de criminales que buscan defenderse. Se logró en los procesos demostrar que (Lula Da Silva) se había beneficiado también de esos esquemas de corrupción. Esto no es direccionado políticamente. Es la policía, el Ministerio Público, la Justicia y dentro de la Justicia son varias instancias... Es muy fácil invocar como defensa, cuando no se tiene qué decir, que es persecución política. En Brasil fueron tanto los empresarios que pagaron sobornos y directores de las estatales que recibieron sobornos, así como políticos del espectro de izquierda como de la derecha. Es lamentable".

Asimismo, el juez aseguró: “Hubo una ola de corrupción en el continente. Fue descubierto también que algunas empresas brasileñas había sobornos a autoridades de otros países. Teníamos estas pruebas y las pusimos a disposición de los países que las quisieron recibir (...), inclusive para las autoridades de Argentina”.

Por otra parte, Moro dio su visión acerca de la visita de Alberto Fernández a Lula, el 4 de julio de 2019, cuando el actual mandatario argentino se encontraba en campaña. “Sinceramente, me pareció que no hizo bien a las relaciones bilaterales entre ambos países, no fue el momento apropiado”, consideró. Y profundizó: “Brasil y Argentina son países amigos. Tenemos pueblos que tienen muchas más convergencias que divergencias. La relación entre los dos países deben estar por encima de cuestiones políticas partidarias. Porque nosotros tenemos un proyecto de mercado latinoamericano común, el Mercosur, en el que todos ganaríamos si fuera fortalecido. Debemos dejar la conversación política partidaria de lado y trabajar para que ambos países se tornen más unidos y más fuertes. Eso va a traer beneficios a ambos pueblos”.

SEGUÍ LEYENDO: