Landau, Gonçalves Figueiredo y Pérez, moderados por Pablo Mendelevich
Landau, Gonçalves Figueiredo y Pérez, moderados por Pablo Mendelevich

El secretario de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior, Adrián Pérez, y el apoderado del Frente de Todos, Jorge Landau, protagonizaron hoy un debate -por momentos intenso, pero en el que mantuvieron las formas- sobre cómo funcionó el escrutinio provisorio en las PASO.

Mientras que el funcionario de la cartera de Interior defendió la "celeridad" y "transparencia" en la transmisión de los datos y su procesamiento, Landau criticó que los fiscales informáticos de los partidos no hubieran podido controlar el proceso en el centro de cómputos. Fue en un encuentro sobre el proceso electoral organizado por el Foro de Periodismo Argentino (Fopea) y la Universidad de Palermo (UP), en la sede de esta casa de estudios.

En el comienzo de la jornada, Pérez destacó en una presentación que hizo en un Powerpoint la velocidad en la carga de los datos a través de la digitalización de los telegramas y envío desde las propias escuelas donde se votaba. También la posibilidad de que los fiscales partidarios tuvieran acceso a las distintas instancias del proceso que llevó adelante el Correo y la empresa Smartmatic.

Sin embargo, el funcionario admitió haber tenido "un inconveniente" en la difusión de los resultados oficiales, que se demoró más de una hora de lo previsto. "Tuvimos un desperfecto técnico donde no lo esperábamos. Hicimos pruebas durante un año para garantizar la transmisión, y hubo una falla en la difusión de los resultados entre las 21:20 y las 22:20″.

A la hora de explicar los motivos, precisó: "Se debió a que el volumen de consultas al sistema en la sala de los fiscales informáticos partidarios impactó en la base de datos y produjo una caída del sistema. Hubo que desconectarlo y tuvimos que levantar la sala de fiscales".

Sin embargo, advirtió que para cuando lo pudieron levantar, a las 22:30, "ya estaba el 58% escrutado y el 25% en la provincia de Buenos Aires. En las PASO del 2015, a esa hora, solo estaba el 9% contabilizado".

"Fue una falla parcial en un sistema que funcionó bien en general – sostuvo- y de hecho el informe de los veedores judiciales señaló que hubo un defecto técnico, pero no hubo manipulación".

Universidad de PalermoAdrián Pérez defendió el nuevo sistema usado para el escrutinio provisorio

Las objeciones del Frente de Todos

Landau, a su turno, advirtió que por esa falla no fue posible la fiscalización adecuada del proceso informático. "Mi prevención era una posible tergiversación en los resultados provisorios la noche de los comicios. Si bien no pasó finalmente, nos quedamos sin sistema, algo que denunciaron todos los fiscales partidarios. Solo hubo una hora de consulta documentada por parte de los fiscales de la carga de los telegramas, de 19:30 a 20:30". Y en ese sentido, se preguntó: "¿De qué me sirve la velocidad si no puedo fiscalizar en tiempo real los datos que difunde el Gobierno?".

Sin perder las formas, Pérez insistió en defender "la velocidad" que tuvo el escrutinio provisorio: "Es muy distinto que todo el mundo se vaya a dormir con el resultado ya definido, que no lo sepa hasta el día siguiente".

El "motivo de la falla"

Como justificación del desperfecto técnico que tuvo el sistema el domingo 11 de agosto, el funcionario afirmó que "en la última semana previa a las Primarias hubo muchas modificaciones de último momento por pedidos del Frente de Todos y de la Justicia Electoral".

Las presentaciones de la agrupación que llevó a Alberto Fernández y Cristina Kirchner de precandidatos a presidente y vice apuntaban a garantizar el proceso del fiscalización del nuevo sistema informático utilizado. A varias de esas medidas de "prevención" solicitadas, la jueza electoral de la Capital, María Servini, les hizo lugar y designó veedores judiciales. Fueron estos los que determinaron que una parte del proceso que implementó Smarmatic fue "defectuoso", a la vez que confirmaron que la transmisión funcionó correctamente.

Con vistas a octubre

Con la mirada puesta en las elecciones generales de octubre y para prevenir otra catarata de críticas, Pérez aseguró que van a hacer mayor cantidad de pruebas en la difusión provisoria de los datos, y "se va a trabajar con una base espejo" en paralelo.

Poco antes de comenzar la charla, el funcionario le adelantó a Infobae que ya están previstos dos nuevos simulacros el 21 de septiembre y 5 de octubre, para probar el sistema.

Al defender la celeridad del nuevo sistema implementado por primera vez en esta elección, el secretario de Asuntos Políticos detalló en una serie de gráficos los tiempos de transmisión y procesamiento de datos de las dos últimas elecciones, comparadas con estas Primarias. "El resultado fue muy superior al sistema de los camioncitos llevando los telegramas, y los partidos pudieron fiscalizar desde el inicio de la digitalización y transmisión de los datos hasta su carga y procesamiento".

"Nosotros tenemos que ocuparnos de que la elección salga bien y en dar resultados del escrutinio provisorio rápido. Y esta vez pudimos concretar el escrutinio en cinco horas", agregó.

Para el funcionario del Ministerio de Interior, "la diferencia en la rapidez con la anterior elección fue abismal. Nunca tuvimos antes el nivel de agilidad que tuvimos en estas PASO en la carga de los votos. En 2015, recién pudimos tener el 87% escrutado a las 9 de la mañana del día siguiente, y esta vez ya teníamos esa cifra a las 12 de la noche. Cuando salimos con el ministro Rogelio Frigerio a las 22:30 a dar los primeros resultados, ya teníamos escrutado el 58%, mientras que en 2015 a esa hora, solo estaba el 9% contabilizado".

En esta línea, agregó: "De hecho, a las 21 horas, ya teníamos dentro del Correo el 41% de los telegramas transmitidos pero teníamos que esperar para difundir los primeros resultados, tener el 10% de los cuatro principales distritos".

Ante una pregunta del moderador del panel, el periodista y director de la Carrera de Periodismo de la UP, Pablo Mendelevich, sobre la rapidez con que salió a hablar el presidente Mauricio Macri el domingo de las PASO a la noche, cuando aún no se conocía oficialmente ningún dato, Pérez respondió: "Fue una decisión de él. No estaba al tanto de esa decisión".

Macri al hablar la noche de la derrota en las PASO junto a su candidato a vice, Miguel Pichetto (AP Photo/Tomas F. Cuesta)
Macri al hablar la noche de la derrota en las PASO junto a su candidato a vice, Miguel Pichetto (AP Photo/Tomas F. Cuesta)

Otros reclamos del Frente de Todos

La falla del sistema por la cantidad de consultas de los fiscales partidarios no fue la única mencionada por Landau en la jornada que tuvo lugar en la Universidad de Palermo. También advirtió que los fiscales informáticos de los partidos no pudieron corroborar la "puesta a cero" antes del inicio de la carga de los datos, y tampoco tuvieron acceso al "código fuente" del sistema utilizado por Smartmatic, lo que hubiera permitido garantizar la protección antihackeo.

"Por la experiencia del 11 de agosto, hay que extremar las precauciones de tipo técnico y político para que no pase lo del otro día", advirtió el histórico apoderado del PJ. Al terminar el encuentro, Landau le adelantó a Infobae que trabaja en una nueva presentación judicial en ese sentido.

Carga de datos "homogénea"

Otra de las precisiones brindadas por Pérez fue que "de los 101.510 telegramas escaneados, el 75% se transmitieron directamente desde los centros de votación".

Y en este sentido, destacó que "esto permitió que se homogeneizara la carga, y no que entraran primero los telegramas de los centros urbanos y capitales de provincia, que en el 2015 tenían más votos para Cambiemos, y se demoraran los de las mesas de la periferia o el interior de las provincias, que acompañaban más al Frente para la Victoria".

Al repasar las "ventajas" del nuevo sistema y para contrarrestar las críticas de Landau, sostuvo que "antes era muy difícil fiscalizar el proceso de transmisión por parte de los fiscales de los partidos. Había un punto ciego en el que el partido perdía la visibilidad sobre la transmisión de los telegramas. Ahora, los fiscales informáticos pueden chequear el horario de salida de los telegramas, el de llegada y el de carga", se explayó.

Asimismo, el funcionario destacó que en anteriores elecciones, en el traslado físico de los telegramas en camiones del Correo hacia los centros de transmisión, "siempre se perdían una cantidad de esos documentos. En esta elección se logró el mayor nivel de telegramas escrutados, que significaron dos puntos en el escrutinio. En una elección peleada, esos dos puntos cuentan".

Landau coincidió con Pérez en que esta parte del proceso fue "un avance" aunque objetó que "los cambios se hayan implementado todos juntos en esta elección, sin las pruebas suficientes".

La elección de Smarmatic

Ante la consulta de por qué se había elegido a Smarmatic para el escrutinio electoral, empresa originalmente venezolana pero luego radicada en Londres, Pérez sostuvo que "el Gobierno le encomendó la tarea al Correo, y este organismo llamó a una licitación internacional abierta en la que resultaron preseleccionadas tres empresas por su propuesta técnica y sus antecedentes. De esas tres, Smartamatic fue elegida por ofrecer el precio más bajo".

También destacó que no hubo ningún reclamo judicial de las que perdieron la licitación, "que concluyó en marzo de este año".

La voz de la Justicia electoral

El panel fue cerrado por el secretario de Ejecución Judicial de la Cámara Nacional Electoral (CNE), Hernán Goncalves Figueiredo, quien detalló los pasos de la intervención de la Justicia en el proceso electoral.

También se explayó sobre el funcionamiento de la nueva web de declaración de aportantes privados, que implementó la CNE por primera vez en esta elección y que se actualiza en tiempo real.

Por último, Goncalves Figueiredo alertó de que pese a que la modificación de la ley de financiamiento de los partidos políticos prevé que se sumen ocho auditores al cuerpo actual de ocho que tiene la Cámara Electoral, eso no se cumplió. Esto se traduce en la sobrecarga de trabajo sobre ese cuerpo, que es el encargado de auditar las rendiciones de campaña y las cuentas de todas las agrupaciones y alianzas del país.