Susana Balbo, presidente del W20 Argentina
Susana Balbo, presidente del W20 Argentina

"Hoy empieza para mí uno de los desafíos más importantes que he tenido en mi vida profesional. Porque organizar un evento como el W20 es, no solo desafiante -y de mucho trabajo-, sino también de una enorme responsabilidad. Estamos representando a nuestro país y queremos tener impacto en acciones concretas", aseguró la diputada Susana Balbo en diálogo con Infobae. Esta tarde, junto a la empresaria Andrea Grobocopatel, asumirá la presidencia del W20, el grupo de mujeres del G20.

Desde su creación en 2015 bajo la presidencia de Turquía, el W20 nuclea la experiencia de organizaciones de mujeres de la sociedad civil y de organizaciones de emprendedoras como una parte integral del G20. "Hay muchísima investigación sobre el hecho de que la mujer viene retrasada en todas sus participaciones, tanto laborales, financieras, o digitales. Incluso también está atrasada en su desarrollo, especialmente el de la mujer rural. Pero está probado que si las mujeres trabajan en igualdad que el hombre, el PBI del mundo puede aumentar 7%, con todo lo que eso significaría en la mejora de calidad de vida para toda la población mundial", dice entusiasmada Balbo. Para ella, uno de los desafíos es visibilizar en Argentina la cuestión. Admite que falta mucho por hacer en el país, pero recalca que ya es tiempo de "nivelar la mesa".

¿En qué situación se encuentra la Argentina?
—Estamos bastante atrasados. Y Argentina tiene una adicional, que otros países del G20 no tienen, que es el tema de las mujeres que están en condiciones de vulnerabilidad y pobreza. Esto no sucede en otros países que integran el Grupo, solo en algunos como China o India. Pero China ha sacado a cientos de millones de personas de la pobreza en los últimos 10 o 15 años.

Uno de nuestros objetivos es lograr que haya acciones de política concretas, específicas. Que se acabe la retórica

—En ese contexto, que Argentina presida el G20 es una oportunidad…
—Claro. Al ser una realidad distinta, en los ejes de trabajo hemos puesto una visión muy argentina y latinoamericana. Porque una de las preocupaciones del G20 siempre ha sido la inclusión pensando en África, pensando que la mujer más carenciada se encuentra allí. Y nosotros decimos que no, que
Latinoamérica tiene mujeres en condiciones de vulnerabilidad tan importantes como África y lo estamos visibilizando. Uno de nuestros objetivos es lograr que haya acciones de política concretas, específicas. Que se acabe la retórica. Necesitamos propuestas transversales a todos los países del G20. Hay propuestas que pueden estar pensadas para mujeres en situación de vulnerabilidad, pero esa misma propuesta es aplicable para una mujer en cargo empresario medio, que no puede subir porque no lo permite la política de la compañía, o no lo permite el statu quo, que es difícil. Es muy desafiante y apasionante, porque tenemos la posibilidad de producir un enorme impacto. De poner la agenda de la mujer en la agenda del mundo, y visibilizarla en nuestro país.

Susana Balbo – Chair – y Andrea Grobocopatel – CoChair – del W20 (Adrián Escandar)
Susana Balbo – Chair – y Andrea Grobocopatel – CoChair – del W20 (Adrián Escandar)

—¿Qué le pidió el presidente Mauricio Macri como objetivos para el W20?
—El Presidente nos dijo que no nos olvidemos que nosotros debemos tener una visión latinoamericana. Pensar en la sustentabilidad, y por eso incluimos a la mujer rural como parte de nuestros ejes de trabajo. Porque sin la incorporación de la mujer rural es imposible tener un país sustentable. Es que sin la inclusión de la mujer, es imposible tener un mundo sustentable.

—Muchas veces cuando se habla del G20, o de los grupos que lo rodean, se piensa en algo lejano al ciudadano, macroeconómico o financiero, pero que nada tiene que ver con la gente…
—Es cierto y por eso tenemos un desafío enorme. Porque lo financiero no es solamente el banco. No son solo las medidas económicas -macro o micro- que implementa un gobierno. Lo financiero es que una mujer pueda tener una cuenta corriente, pueda acceder a un microcrédito. Es la importantancia de la inclusión digital, que pueda acceder desde su teléfono a su cuenta bancaria, a su salario, y pueda distribuirlo y manejarlo como quiera. La inclusión digital también significa acceso a la educación, a la salud, a la asistencia si tiene una emergencia de violencia. La inclusión laboral significa que la mujer tenga una igualdad de condición. Es nivelar la mesa.

LEA MÁS: