VIKTOR & ROLF
La firma holandesa fundada por Viktor Horsting y Rolf Snoeren nunca decepciona y la colección de alta costura primavera-verano 2018 se basó en la idea de cómo hacer más con menos. Después de varias temporadas experimentando con el reciclaje, la etiqueta apostó por diseños elaborados con un único género: el satén duquesa, un tejido flexible, suave al tacto, de caída elegante y más grueso. El resultado: vestidos llenos de color que recuerdan al espíritu de la Comedia del Arte y sus trajes con corola, rombos de arlequín y máscaras venecianas.

Diseños elaborados con un único género: el satén duquesa.
Diseños elaborados con un único género: el satén duquesa.

Las flores invadieron la pasarela. Estuvieron presentes a lo largo de los vestidos, inflando una manga o incrustadas en un top. Los diseños se completaron con ballerinas y extravagantes tocados con detalles de
hojas en 3D. El punto justo entre feminidad sin perder teatralidad.

Las flores fueron protagonistas.
Las flores fueron protagonistas.
Vestidos ultracortos, otro must de la firma.
Vestidos ultracortos, otro must de la firma.

El surrealismo fue fuente de inspiración para la firma. Se vieron vestidos ultracortos y largos, así como capas trenzadas con crestas laterales. A través del uso de satén duquesa en trozos y cintas aparecieron motivos geométricos (rombos, rayas verticales o al bies, cuadros). Sobre los hombros capas voluminosas y cuellos en relieve a modo de corola.

Los motivos geométricos fueron parte del desfile.
Los motivos geométricos fueron parte del desfile.

VALENTINO
Su diseñador Pierpaolo Piccioli, se alejó de la imagen de princesas y confirmó que la alta costura también puede significar pantalones con blusas y tapados. La maison quiso homenajear a los trabajadores del atelier, por eso cada prenda llevó bordada en su interior el nombre de la modista que la había confeccionado.

Morado, fucsia, amarillo, verde, blanco y negro son algunos de los tonos que se destacaron en la pasarela.
Morado, fucsia, amarillo, verde, blanco y negro son algunos de los tonos que se destacaron en la pasarela.

Se impusieron los palazzos con blusas de seda y abrigos largos oversize. Además, hubo un espacio para románticos vestidos que incluyeron mucho volumen. ¿El detalle? Todo lo combinó con medias opacas negras.

Estampado floral.
Estampado floral.

Se destacaron pantalones anchos con lazos, faldas midi, blusas semitransparentes con cuello y majestuosas capas. Los estampados florales en tamaño maxi también fueron protagonistas.

Pantalón ancho con lazo.
Pantalón ancho con lazo.

La paleta cromática abarcó tonos pastel, colorado, morado, fucsia, amarillo, verde, blanco y negro. ¿La novedad? Tocados de plumas del sombrerero Philip Treacy. Quedó claro que la mujer Valentino ya no quiere ser una princesa, ahora quiere reinar.

ALBERTA FERRETTI
Bajo el nombre "Limited edition" la diseñadora italiana presentó su colección en formato de lookbook y su musa fue la modelo Luna Bijl. Triunfaron los trajes de pantalón y chaquetas con cinturas entalladas.

La musa: la modelo Luna Bijl.
La musa: la modelo Luna Bijl.

Se vieron pantalones al tobillo con prendas de lentejuelas. No faltaron los vestidos largos. Hubo strapless con cinturas ceñidas y plisados. Y otros de mangas largas, seda, gasa y flores bordadas. ¿Los colores? Verde, azul, naranja, rosa, negro, colorados y metalizados.

Colorado + metalizado.
Colorado + metalizado.
Total black y elegancia.
Total black y elegancia.

IRIS VAN HERPEN
La diseñadora holandesa subió a la pasarela de la semana de la alta costura de París una colección llamada "Juegos de la Naturaleza". Brillaron las siluetas fluidas, volúmenes exagerados, transparencias y satines.

Diseño con hojas de tul impresas en 3D.
Diseño con hojas de tul impresas en 3D.

Se vieron minivestidos, faldas largas y túnicas a través del movimiento de las piezas, hojas de tul impresas en 3D y pegadas sobre el tejido.

Minivestido.
Minivestido.
Los tonos elegidos: verde agua, amarillo y azul se mezclaron con tonos nude y negros.
Los tonos elegidos: verde agua, amarillo y azul se mezclaron con tonos nude y negros.

ELIE SAAB
La moda parisina de los años '20 resurgió de sus cenizas gracias al designer libanés y su colección de alta costura primavera-verano 2018.

Plumas y pedrerías, dos elegidos de la firma.
Plumas y pedrerías, dos elegidos de la firma.

La pasarela se llenó de lujosos trajes hasta el suelo, vestido tail hem (corto por delante y largo por detrás), detalles de plumas, pedrería y encaje. Los lazos de satén XXL en el cuello fueron protagonistas y aliados perfectos de varios looks.

Las plumas de marabú dijeron presente en cuellos, cinturas y puños.
Las plumas de marabú dijeron presente en cuellos, cinturas y puños.

Llamaron la atención complementos como lentes cat eye y gorros de rejilla.

ZUHAIR MURAD
Fiel a su estilo, el diseñador libanés presentó un colección con diseños sexies y súper elaborados. Además, la firma hizo un guiño a las tribus cherokee y apache para ensalzar el saber artesanal de la casa.

Un diseño corto y sexy.
Un diseño corto y sexy.

Se destacaron minivestidos con plumas, flecos, encajes y bordados. También aparecieron vestidos largos con insinuantes escotes y tajos, además de capas de encaje semitransparentes con remates de plumas.

Transparencia + plumas.
Transparencia + plumas.

¿Los colores? Blanco, dorado, colorado, azul, plata y negro. En definitiva, una propuesta cuyas prendas se asemejan a obras de arte.

Prendas que conforman una obra de arte.
Prendas que conforman una obra de arte.

Textos: VALERIA MARIÑO (vmarino@atlantida.com.ar) Fotos: FOTONOTICIAS

LEA MÁS: