El acelerado viaje hacia un nuevo futuro asiático

Nuestra generación es testigo del rápido y trascendental cambio en el liderazgo económico mundial que, por primera vez en los últimos cinco siglos, está rápidamente pasando de Occidente a Oriente. La geografía económica mundial ya tiene un nuevo centro en el Asia.

China es el ejemplo del mayor éxito en el crecimiento económico de toda la historia universal. Después de la revolución industrial, los ingleses tardaron 60 años en duplicar su PBI por habitante. A mediados del siglo XIX, los Estados Unidos alcanzaron esa meta después de 50 años. Por su parte, los japoneses necesitaron 35 años para duplicar su nivel de vida después de las reformas de los samuráis del siglo XIX. Pero la historia se acelera después de la Segunda Guerra Mundial, y es así como los coreanos duplican su PBI por habitante en 11 años. Pero el récord histórico le corresponde a la China de las reformas de Deng Xiaoping, que necesitaron apenas nueve años.

El mapa económico mundial se está transformando aceleradamente en las últimas décadas, impulsado por la globalización tecnológica, como indica la información difundida por el Fondo Monetario Internacional (FMI) con motivo de su reunión anual del mes de octubre en Washington, que nos dice que hacia el año 1980 el PBI de los Estados Unidos lideraba el de todas las naciones; representaba 22% del PBI mundial, en esos años este PBI norteamericano era nada menos que 9,4 veces mayor al de China, mientras que en la actualidad el PBI de China ya es un 19% mayor al de los Estados Unidos.

Este cambio tan importante en el liderazgo económico mundial es el reflejo de que, mientras que Estados Unidos multiplicó 6,7 veces su PBI entre los años 1980 y el 2017 (según el FMI), China fue capaz de multiplicarlo nada menos que 76 veces en ese mismo período. Según el FMI, estas tendencias tan distintas seguirán en los próximos años, por esta razón se estima que hacia el 2022 el PBI de China será nada menos que un 47% más grande que el norteamericano.

La pregunta es obvia: ¿Por qué razón China viene creciendo económicamente mucho más que los Estados Unidos? La respuesta se halla en el diferente proceso de acumulación: mientras China invierte anualmente 44% de su PBI, los Estados Unidos invierten mucho menos (20%). Claro que el liderazgo chino es evidente si únicamente prestamos atención al volumen cuantitativo de la producción total de bienes y servicios, o sea, del PBI, pero Estados Unidos sigue manteniendo el liderazgo militar y el científico y tecnológico. Tener presente que de las diez mejores universidades del mundo, nada menos que ocho están en los Estados Unidos.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos