¿Cuál es la capacidad del Palacio de los Deportes?

Inaugurado para los Juegos Olímpicos de 1968, este espacio multifacético refleja las tendencias del siglo XX y acoge una diversidad de eventos, desde deportivos hasta conciertos

Guardar

Nuevo

El Palacio de los Deportes, un símbolo de la arquitectura y cultura deportiva en México (Palacio de los Deportes)
El Palacio de los Deportes, un símbolo de la arquitectura y cultura deportiva en México (Palacio de los Deportes)

El emblemático Palacio de los Deportes, un ícono que se erige majestuoso en el corazón de la Ciudad de México, despierta admiración por múltiples razones que hacen honor a su legado. Desde su concepción como una de las joyas arquitectónicas de Félix Candela para los Juegos Olímpicos de 1968, hasta su constante actividad como sede de eventos deportivos, culturales y de entretenimiento, este recinto se erige como un referente ineludible.

Con una capacidad que roza los 17 mil 800 espectadores, el Palacio de los Deportes se convierte en un hervidero de emociones en cada evento que alberga. Ubicado estratégicamente en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixiuhca, su imponente presencia se vislumbra desde amplias áreas del lado este de la metrópoli.

El Palacio de los Deportes ha sido escenario de memorables conciertos de artistas y bandas de renombre internacional, entre ellos Metallica, Paul McCartney, Roger Waters, Iron Maiden y The Cure. Operado actualmente por Ocesa, el recinto continúa siendo sede de una amplia gama de eventos, desde deportivos y culturales hasta grandes producciones teatrales y conciertos, consolidándose como uno de los lugares más significativos para la realización de eventos en el país.

El Palacio de los Deportes: el imponente ícono arquitectónico que celebra la cultura y deporte en México
El Palacio de los Deportes: el imponente ícono arquitectónico que celebra la cultura y deporte en México

Historia del Palacio de los Deportes

Conocido también como El Domo de Cobre, esta obra arquitectónica es resultado del ingenio de Félix Candela, Antonio Peyri y Enrique Castañeda Tamborell, ubicada en la Ciudad Deportiva Magdalena Mixiuhca.

Su inauguración se dio en el marco de los Juegos Olímpicos de 1968, nombrándose oficialmente como Palacio de los Deportes Juan Escutia. Este recinto, caracterizado por su estilo racionalista, refleja las corrientes predominantes del siglo XX, y ha tenido funciones tan variadas como servir de plaza de toros o albergar partidos de la NBA.

La gestación de esta obra maestra inició en octubre de 1966, culminando apenas un mes antes del inicio de los Juegos Olímpicos de 1968. Desafiando pruebas de terremotos y ráfagas de viento, el Palacio atrajo la atención internacional, siendo bautizado por una revista estadounidense como “El Palacio de los Mil Soles” debido al espectacular reflejo del sol en sus cúpulas.

Félix Candela, Antonio Peyri y Enrique Castañeda Tamborell, los cerebros detrás del emblemático diseño del Palacio (Palacio de los Deportes)
Félix Candela, Antonio Peyri y Enrique Castañeda Tamborell, los cerebros detrás del emblemático diseño del Palacio (Palacio de los Deportes)

Félix Candela, reconocido por su maestría en la geometría, inmortalizó su genialidad en cada trazo del Palacio. Basando su diseño en la geometría parabólica e hiperbólica, desplegó un techo recubierto de cobre, una solución ligera que permitió la grandiosidad interior sin necesidad de columnas.

El interior de este coloso es circular, con una cúpula geodésica que se extiende majestuosa a lo largo de 380 pies, abarcando unas 6.7 hectáreas. Desde su inauguración, el Palacio de los Deportes ha sido escenario de variadas disciplinas, desde el boxeo hasta torneos de voleibol y eventos ecuestres, adaptándose con versatilidad a las necesidades deportivas y culturales de la ciudad.

Accesible desde las estaciones de Metro Ciudad Deportiva o Metro Velódromo, este recinto no solo es un espacio para el deporte y la cultura, sino un emblema de la identidad citadina, donde convergen la historia, la pasión y la excelencia arquitectónica.

Guardar

Nuevo