Maritza Díaz y Diego Peña Díaz, el hijo que tuvo con Enrique Peña Nieto (Foto: Twitter @MaritzaDiazHdz)
Maritza Díaz y Diego Peña Díaz, el hijo que tuvo con Enrique Peña Nieto (Foto: Twitter @MaritzaDiazHdz)

Desde que terminó su mandato como presidente de México, Enrique Peña Nieto se ha mantenido en los titulares de los medios de comunicación y entre las tendencias principales de las redes sociales.

Las revistas del corazón han dado cuenta de su divorcio con la actriz Angélica Rivera y de su nuevo romance con Tania Ruiz, una joven modelo con 21 años menos que él, así como de las fiestas, viajes y detalles románticos del expresidente con su nueva conquista.

Los medios y columnistas políticos también le han dedicado diversos espacios.  Lo mismo para divulgar -y luego desmentir- que cambiaría su residencia en Ixtapan de la Sal por un rancho en España, como para referirse al pacto de no agresión que habrían firmado Andrés Manuel López Obrador y Peña Nieto.

La versión tendría sentido, si no fuera por las órdenes de aprehensión que ha girado la Fiscalía General de la República (FGR) relacionadas con los expedientes de Fertinal, Odebrecht y la Estafa Maestra. Hoy, Rosario Robles y el abogado Juan Collado ya están tras las rejas. Emilio Lozoya sigue prófugo de la justicia, pero parece decidido a romper el silencio sobre la presunta participación del ex mandatario en conductas ilícitas.

Sin embargo, hay un tema que Enrique Peña Nieto prefiere mantener oculto: Diego Peña Díaz, el hijo que tuvo fuera del matrimonio.

El parecido entre padre e hijo es impresionante(Foto: Instagram @epn)
El parecido entre padre e hijo es impresionante(Foto: Instagram @epn)

El hijo bajo las sombras

Diego Alejandro Peña Díaz es el fruto de la relación que Peña Nieto estableció con la administradora de empresas Maritza Díaz, cuando él aún estaba casado con Mónica Pretelini. Nació el 25 de junio del 2004. El joven cumplió recientemente 15 años y tiene un parecido impresionante con su padre, a diferencia de Nicole Peña Pretelini, Paulina Peña Pretelini y Alejandro Peña Pretelini.

Fue hasta 2017, cuando Enrique Peña Nieto utilizó su cuenta de Instagram para manifestar su orgullo y cariño por su hijo menor, e incluso, en esa plataforma ha compartido fotografías  en las que aparecen juntos. "Muchas felicidades, Diego. Que la vida te siga regalando tantas alegrías. Sé siempre muy feliz, hijo", publicó. Parecería que la convivencia entre padre e hijo se ha normalizado y se acabó el bajo perfil en el que mantuvo a Diego, en comparación con la exhibición pública de amor por sus otros hijos.

Diego Peña Díaz disfruta sus vacaciones con su mamá Maritza Díaz. (Foto: @MaritzaDiazHdz)
Diego Peña Díaz disfruta sus vacaciones con su mamá Maritza Díaz. (Foto: @MaritzaDiazHdz)

Cumpleaños, fiestas de fin de año, viajes y festejos patrios han sido la ocasión perfecta para que Maritza Díaz muestre su amor y cercanía con Diego desde la plataforma de Twitter. Los dos siempre aparecen sonrientes, relajados y en confianza. Dichas imágenes son el pretexto para que los cibernautas señalen el parecido físico de Diego, con su padre Enrique, aunque la mayor parte de los comentarios se refieren a la crianza sencilla que Maritza le ha ofrecido a Diego, en lugar de los lujos y privilegios que marcaron la presencia de los hijos del matrimonio Peña-Rivera en lo que fue la Residencia Oficial de Los Pinos.

La periodista Katia D'Artigues publicó en el periódico El Universal -durante la época de campañas electorales- que Enrique Peña Nieto le fue infiel a su difunta esposa Mónica Pretelini y tuvo dos hijos fuera del matrimonio, uno de ellos ya fallecido.  El precandidato presidencial del PRI recordó que en 1994 se casó con la Sra. Pretelini y tuvo tres hijos, aunque seis o siete años después el matrimonio tuvo "momentos muy difíciles, una crisis".

"Es justamente en uno de esos momentos en los que yo, indebidamente, admito que no es lo más correcto y lo propio. No es una excusa ni una salida fácil decir: 'por razón de una crisis, entonces yo tengo otra relación'. Pero así me ocurrió. Tuve otra relación, de la que hubo un hijo. "Ya como gobernador del Estado de México (2005-2011) le platiqué el tema, Mónica conoció muy bien el asunto, lo que había ocurrido fuera del matrimonio. Cuando lo planteó, no fue fácil, hizo crisis y luego nos generó, yo creo también, un momento de reencuentro", declaró sin mencionar a Diego por su nombre.

Diego Peña Díaz, junto a sus padres Maritza Díaz y Enrique Peña Nieto. (Foto: @MaritzaDiazHdz)
Diego Peña Díaz, junto a sus padres Maritza Díaz y Enrique Peña Nieto. (Foto: @MaritzaDiazHdz)

La disputa

Maritza aprovechó la coyuntura para salir a la luz, demandar la pensión alimenticia para su hijo y denunciar que Peña Nieto -entonces presidente de México- no se había hecho cargo de sus responsabilidades como padre. "Es el presidente de México y se presenta como un padre amoroso y preocupado por sus hijos, tres de su primer matrimonio con Mónica Pretelini, y las tres hijas de su actual esposa, Angélica Rivera. Sin embargo, en las fotos que su oficina (Presidencia de la República) difunde con entusiasmo a los medios de comunicación siempre falta Diego, el hijo que desapareció de su vida", advirtió la madre de Diego en diferentes entrevistas.

En junio de 2013, la periodista Sanjuana Martínez reveló el audio de una conversación telefónica entre Maritza Díaz Hernández y Enrique Peña Nieto, llamada que habría tenido lugar entre marzo de 2012 y enero de 2013.  Ella le demanda atención para el hijo que tuvieron nueve años atrás y él le aclara que los arreglos sobre la manutención de Diego serían a través de Luis Videgaray, quien entonces se desempeñaba como Secretario de Hacienda.

"Todo lo que quieras ver conmigo, que yo tenga que ver, será a través de él (Luis Videgaray)… Si estás grabando, no sé qué quieras. Yo creo que puse la mejor disposición para tener un arreglo cordial, amable, asumir mi responsabilidad y tú creo que no lo has entendido igual. Entonces, pues voy a dejar que una persona ajena en ese sentido se encargue de ese tema y (inaudible) recuerda que estamos en una plática cerrada".

En otro fragmento de la conversación se escucha:  "Tú y yo ya hablamos cuando teníamos que hablar, nos vemos. Si no hablas con él, bueno, pues entonces no hay comunicaciones y está roto el canal. Nos vemos", sostuvo Peña Nieto durante la llamada telefónica.

Maritza Díaz Hernández responde: "No, no está roto el canal. Necesito hablar y atender la seguridad de mi hijo. Es lo único que está pendiente. La seguridad de mi hijo y la mía, porque yo soy su mamá y porque yo soy su… yo soy su estabilidad emocional de mi hijo.  Yo no tengo por qué tratar asuntos de mi hijo, y menos la seguridad de mi hijo, con otra gente que yo no conozco".

A partir de entonces, las redes sociales se convirtieron en una plataforma de difusión para Maritza Díaz, quien en su perfil de Twitter se presentó como la madre del hijo del presidente de México. "Mexicana, Madre y Padre de un hijo maravilloso, al igual que muchas mujeres asumo con orgullo esta doble responsabilidad mientras su padre es Presidente de México".

En el libro Las Amantes del Poder, Sanjuana Martínez asegura que fue Angélica Rivera quien obligó a Peña Nieto a desentenderse de su hijo Diego y a terminar, definitivamente, su relación con Maritza.  La versión del libro agrega que la actriz se dirigió después a Maritza Díaz para insultarla y advertirle el fin del affaire.

"Enrique me ha prometido que no volverá contigo. ¿Entendiste?", le gritó y luego de paso, insultó de manera terrible al hijo de ambos, ese niño no aceptado por la Primera Dama", escribió Martínez en su columna publicada el 27 de junio de 2013.  Dicha versión fue confirmada por la misma Martiza, en un tuit publicado el 10 de mayo de ese año, cuando le preguntó al mandatario y padre de su hijo:

¿Por qué no cuentas cuando Angelica insultó-agredió-ofendió a Diego en tu presencia y no hiciste nada para defenderlo?

Actualmente, el perfil de Maritza Díaz ya no alude al expresidente, pero en diferentes ocasiones ha publicado comentarios relacionados con él, como cuando reconoció la apertura del expresidente al reconocer el triunfo electoral de Andrés Manuel López Obrador y otro tuit publicado el 30 de noviembre, en el cual se refirió a los amigos sexenales que se irán porque ya terminó su mandato.

Angélica Rivera, la mujer que lo acompañó en la Presidencia. (Foto: Instagram @epn)
Angélica Rivera, la mujer que lo acompañó en la Presidencia. (Foto: Instagram @epn)

Las Mujeres de Peña Nieto

El 14 de febrero de 2012, salió a la venta el libro "Las Mujeres de Peña Nieto", escrito por Alberto Tavira, en el que da cuenta de las historias de amor del entonces mandatario mexicano y en el que se refiere a Mónica Pretelini Sáenz, Maritza Díaz Hernández, Yessica de Lamadrid Téllez, Rebecca Solano de Hoyos y Angélica Rivera Hurtado, como las mujeres más importantes en la vida del ex presidente.  

Era el momento más álgido de la competencia electoral, las campañas proselitistas estaban en boga y la publicación fue útil para los estrategas que impulsaron al candidato del PRI con una imagen de "hombre guapo y conquistador", con gran impacto entre el electorado.  Las mujeres votantes fueron las que inclinaron el fiel de la balanza y determinaron la victoria de Peña Nieto.

A continuación los perfiles textuales que publicó Alberto Tavira en el libro editado por Océano:

Mónica Pretelini Sáenz. Esposa y madre de los primeros tres hijos de Enrique Peña Nieto. Conoció al que fuera su marido por casi 13 años, en el restaurante El Mesón del Caballo Bayo y a partir de entonces no se separaron. Se convirtió en su más grande impulsora, en la presidenta de su club de fans y en la esposa que soportó las infidelidades e hijos fuera del matrimonio de su cónyuge con tal de verlo hacer realidad su sueño de convertirse en aspirante a la Presidencia de México. Mónica falleció sorpresivamente en enero de 2007.

Maritza Díaz Hernández.  Guapa, sofisticada y aguerrida. Así es la mujer con la que Peña Nieto sostuvo un romance durante el gobierno de Arturo Montiel Rojas. En esa época, Enrique era parte del gabinete de su tío Montiel y ella era funcionaria en la Secretaría de Finanzas del Estado de México. Maritza sabía que Enrique era un hombre casado y se resistió largo tiempo a ser parte de esa aventura. Sin embargo, cayó en las redes del seductor y procrearon un hijo, el cual actualmente ronda los 9 años.

Yessica de Lamadrid Téllez.  Originaria de Chihuahua, trabajó en la campaña de Peña Nieto para gobernador del Estado de México en 2005. Poco tiempo después, inició una relación sentimental con su cliente –quien estaba casado con Mónica Pretelini– y fruto de ese amor nació un niño. El pequeño falleció víctima del cáncer en 2007, tres semanas después de la muerte de la Primera Dama del Edomex.

Rebecca Solano de Hoyos.  La primera novia oficial que tuvo Peña Nieto luego del fallecimiento de Mónica, es de Monterrey. Conocida por ser la productora y conductora del programa de televisión TransformaT, Rebecca inició su idilio con Enrique a pocos meses de que él enviudara. Se conocieron en una fiesta y, a partir de entonces, la química los tuvo juntos durante casi un año. Ella lo acompañó a giras oficiales fuera de México y a eventos públicos. Estuvo a punto de convertirse en la señora de Peña.

Angélica Rivera Hurtado.  Afamada por su carrera como actriz, "La Gaviota" –como se le conoce por su papel en la telenovela Destilando Amor– conoció a Peña Nieto en el primer semestre del 2008. Lo que comenzó como una relación laboral, pues ella era la imagen de una campaña que publicitaba los programas del gobierno mexiquense, en poco tiempo cruzó la frontera al ámbito de lo privado. Su noviazgo se hizo público en la prensa del corazón y, luego de anunciarle al papa Benedicto XVI que se iban a casar, Enrique y Angélica llegaron al altar en noviembre de 2010. Desde entonces ella, con toda la popularidad que la rodea, se ha convertido en la sombra de Peña Nieto en sus actos de campaña rumbo a la Presidencia de México.