El increíble pueblo a una hora de Madrid donde veraneaban los Reyes: tiene un palacio y una fábrica de cristales

Fue declarado conjunto Histórico Monumental y es una de las mejores muestras del esplendor monárquico del siglo XVIII

Guardar

Nuevo

Palacio Real de la Granja de San Ildefonso (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)
Palacio Real de la Granja de San Ildefonso (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)

La provincia de Segovia alberga una de las mejores muestras del esplendor monárquico del siglo XVIII, que fue declarada Conjunto Histórico Monumental, el Real Sitio de San Ildefonso. Felipe V, el primer monarca de la dinastía Borbón en España, se enamoró de este pintoresco lugar en 1717 y decidió construir allí un palacio y jardines adornados con esculturas y fuentes, como recordatorio de su infancia en la corte francesa de su abuelo Luis XIV.

El monarca encontró en este paraje segoviano su rincón para retirarse del mundo. Se sitúa al pie de las montañas del sistema central que separa la provincia de Segovia de la de Madrid, en los límites del Parque Nacional de la Sierra del Guadarrama. El municipio comprende las poblaciones de San Ildefonso o La Granja, La Padrera de Navalhorno, Valsaín y Ríofrío.

Residencia de verano y lugar de retiro de Felipe V

En la Edad Media, los reyes de Castilla, con frecuencia, residían en Segovia y utilizaban como lugares de caza los bosques situados en las faldas de las montañas de Guadarrama y, sobre todo, en el paraje de Valsaín. Estos viajes asiduos fueron lo que provocaron que en 1717 Felipe V se enamorara de belleza del lugar. Por ello, tres años más tarde compró a los jerónimos su granja de San Ildefonso para hacer de ella un nuevo Real Sitio en el que poder retirarse.

Las obras del palacio corrieron a cargo de Teodoro Ardemans y las de los jardines de René Carlier, un estilo tradicional español en contraste con el francés del segundo. Los reyes se mudaron aquí en 1723 y como en la mente de Felipe V siempre había estado latente el pensamiento de retirarse en este paraje, en 1724 abdicó en su hijo Luis I. Sin embargo, su muerte prematura truncó sus planes y tuvo que volver al trono. El Real Sitio también tuvo que adaptarse a este cambio. Pasó de ser un sitio de recreo al Real Sitio favorito del monarca.

Palacio Real de La Granja de San Ildefonso

Vistas desde el Palacio (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)
Vistas desde el Palacio (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)

El Palacio Real de La Granja de San Ildefonso es un imponente ejemplo del esplendor arquitectónico comparable al de Versalles, por la decoración de sus salas y la importancia de sus fuentes, esculturas y jardines. Un espacio que se extiende a lo largo de más de 146 hectáreas entre bosques y zonas ajardinadas, con 26 fuentes monumentales, un laberinto de estilo francés y un enorme estanque de agua (El mar) que abastece a las fuentes de los jardines.

Dentro del palacio destaca el Museo de Tapices, ubicado en el espacio destinado antiguamente para los infantes. Asimismo, merece especial atención la Sala de Mármoles, donde, como el propio nombre indica, el mármol juega un papel importante, aunque los espejos también adquieren cierta relevancia.

Los jardines del Real Sitio de La Granja

Jardines (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)
Jardines (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)

Para Felipe V, este era un gran proyecto personal, por eso se involucró en todos los detalles, entre ellos, el jardín. Este espacio es el mejor ejemplo de España de jardín “a la francesa”, una modalidad que comenzó a extenderse por Europa a finales del siglo XVII. Pese a que comparte similitudes con el jardín barroco del Palacio de Versalles, Felipe V nunca quiso emular en La Granja la vasta escenografía monárquica de su abuelo. Su lugar de retiro se asemejaba más a otro jardín menos conocido, ya que, la Revolución lo desmanteló, el de Marly, donde el Rey Sol pasaba sus jornadas de descanso.

El monarca encontró en la abundancia de agua de origen montañoso una de las mayores atracciones del lugar, permitiendo la creación de espectaculares juegos de agua en los jardines. El sistema hidráulico se ha mantenido en excelente estado y sigue funcionando a día de hoy. Las fuentes, fabricadas en plomo y pintadas para imitar bronce y mármol, junto con las estatuas de mármol, constituyen un conjunto escultórico de gran riqueza y conservación de su época.

La espectacularidad del lugar es innegable, por ello, en 2023, 449.471 visitantes se acercaron a disfrutar de este paraje. Una cifra que se sitúa por encima de otros importantes monumentos de Patrimonio Nacional, como el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial o la Galería de las Colecciones Reales en Madrid.

Una de las industrias más singulares de la historia

Fábrica de Cristal (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)
Fábrica de Cristal (Turismo Real Sitio de San Ildefonso)

El Real Sitio de San Ildefonso ha albergado algunas de las industrias más singulares en la historia del país, como la fabricación de vidrios planos. Su principal finalidad era abastecer de estos objetos a los Palacios y residencias reales de forma que pudiera emularse el lujo de los Palacios de la Corte europea, pero sin la necesidad de tener que pagar por las importaciones.

Cómo llegar

Para llegar al Real Sitio de San Ildefonso en coche deberemos circular por la autovía A-6 y por la autopista AP-61 durante una 1 y 15 minutos.

Guardar

Nuevo