De cómic a película, 'La casa' demuestra que "no hay nada más importante que emocionar"

Compartir
Compartir articulo

Málaga, 5 mar (EFE).- El Festival de Málaga llega a su ecuador con el estreno de 'La casa', una adaptación del cómic de Paco Roca que Álex Montoya ha convertido en un artefacto de emociones que ha conmovido a un público que, a primera hora de la mañana, la ha despedido con lágrimas y un largo aplauso.

"El mérito es de Paco", ha dicho Montoya en una multitudinaria rueda de prensa en el cine Albéniz, donde se llevan a cabo la mayoría de las proyecciones de la muestra, a la que han comparecido el director y los actores de esta obra coral, David Verdaguer, Olivia Molina, Óscar de la Fuente, Luis Bermejo y Lorena López, además del historietista Paco Roca.

Montoya, que ha tenido que bregar con la emoción incluso de los periodistas acreditados en el festival, ha señalado que su intención fue "trasladar las emociones que producía la novela gráfica y llevar a la imagen los personajes, y también la casa, que es la original en la que se basa el cómic".

"Hacer una creación de este tipo te lleva a un grado de empatía que no se suele conseguir -ha considerado Paco Roca-. Te metes en la piel de tu padre y comprendes cosas que en la vida normal no te llegas a plantear; hacer esto implica recuperar y comprender de dónde vienes. Para mí fue muy sanador, a mi me sirvió mucho", ha afirmado Roca.

El creador de historias como "Arrugas" o "Memorias de un hombre en pijama", también adaptadas al cine, asegura que todos los cómics que ha hecho le han cambiado "en cierta medida, pero éste ha sido el que más; de hecho -apunta- esa casa ahora es mía, a diferencia del cómic acabé quedándome con ella, y es para mí como para Superman la villa que tiene en el Polo Norte".

"Y me he visto haciendo todo lo que hacía mi padre, cerrando un círculo grande para acabar heredando los ecos de mi padre. Y creo que todos en un punto lo hacemos, y no hay manera de evitarlo: Somos hámsters en una noria de la que no puedes escapar".

Porque 'La casa' es una historia que se repite todos los años en el seno de miles de familias. Luis Bermejo, que interpreta -gracias a horas de maquillaje y toques de ordenador a Antonio, el padre en todas las edades de la película- ha contado que también él se vio en la cinta con gestos 'igual que su padre'.

"Para mí ha sido un salpimentado curioso, porque tenía que cambiar de época (...), y también muy emocionante", ha dicho Bermejo: "No hay nada más importante que emocionar", ha resumido.

Con muy pocas variaciones con respecto al original, la película narra el reencuentro de tres hermanos adultos en la casa familiar de veraneo donde su padre vivió sus últimos días; hace un año que ha fallecido y todos parecen estar de acuerdo en venderla.

Rencores, envidias, dificultades para decirse las cosas, mucho cariño y recuerdos, que cada uno asume en su propia intimidad, hacen de la película una obra profunda, y a la vez ligera y emotiva (pero sin melaza), en la que es fácil identificarse con alguno de los protagonistas.

Montoya traslada los recuerdos con un delicioso manejo de las imágenes para el que usa un innovador sistema. "Hice muchas pruebas para lograr lo que en el cómic es tan sencillo (cambiar de época). Me decidí pensando en cómo recuerdo yo las cosas, que no son recuerdos nítidos, ni muy vívidos, y los ensucié para darles textura de cine antiguo. Luego los metí en un marco muy pequeño, de manera que el espectador esté como mirando por un agujero", explica el director a EFE.

Además de un potente equipo de maquilladores y protésicos, Montoya ha modificado por Inteligencia Artificial la imagen de Miguel Rellán, el vecino amigo del padre que siempre está con la familia, con fotogramas de series antiguas de TVE.

El flamante Goya a mejor actor, David Verdaguer, es el alter ego de Roca, el 'intelectual' de la familia que vive muy bien gracias a los libros que escribe, confiesa a EFE que no se basó en el cómic para interpretar a Jose.

"Pero es muy fácil prepararse este papel porque todos hemos vivido algo parecido. Me llegó el guion cuando mi abuela esta muy malita", explica.

Al final, confiesa Montoya, la película ha sido "un contenedor de experiencias". "Es que en esta estructura caben muchas historias de muchas familias", ha resumido. EFE

aga/mcm

(foto)