A Óscar Puente le da “la risa” cuando escucha hablar del ‘milagro Milei’: “Si oye voces o entra en trance sin inducción externa el problema es más grave”

El ministro insiste en que no le llamó “drogadicto” y “elogia” su capacidad para comunicar: “Dice lo que piensa y, en contra de lo que sostienen los de la corrección política, es un valor”

Guardar

Nuevo

Óscar Puente en 'Hora Veintipico' (Cadena SER).
Óscar Puente en 'Hora Veintipico' (Cadena SER).

El Gobierno ha abordado con perfil bajo el paso de Javier Milei por España, sin responder a sus advertencias sobre el socialismo o a una nueva y velada alusión a Pedro Sánchez y a Begoña Gómez. Momentos antes de que el presidente de Argentina aterrizara en nuestro país, un ya conocido suyo, Óscar Puente, se refería a él en una entrevista emitida este lunes. Por poner en contexto, fue en Hora Veintipico, programa de humor en la Cadena SER que presenta Héctor de Miguel, que puso el trapo al ministro: “Si quieres decirle algo y que se líe otra vez, yo te agradecería profundamente que fuera aquí”.

“Uy, dios me libre”, comenzó Puente tras una carcajada. Recordó que en aquella intervención en Salamanca de la que se extrajo el sonado “yo le he visto no sé en qué estado y después de la ingesta de qué sustancias”, terminó lanzando “un cierto elogio al personaje”. “Estaba alabando su forma de comunicar; que dice lo que piensa y que eso, en contra de lo que sostienen los de la corrección política, hoy es un activo, es un valor. La gente -continuó- no valora tanto lo que se dice, sino la correlación que hay entre lo que se dice y lo que el personaje piensa. Y le ha funcionado, ahí está”.

Isabel Díaz Ayuso distingue a Javier Milei con la Medalla Internacional de la Comunidad de Madrid. (Eduardo Parra/Europa Press)
Isabel Díaz Ayuso distingue a Javier Milei con la Medalla Internacional de la Comunidad de Madrid. (Eduardo Parra/Europa Press)

“Otra cosa -puntualizó- es ir al fondo de lo que piensa. Yo a Milei siempre he estado dispuesto a concederle un margen, como a cualquier gobernante. Este señor llega a una Argentina en una situación muy difícil y no nos engañemos porque no es el responsable. Ahora, observo los análisis de la situación en Argentina con cierta perplejidad. Dicen ‘ya no hay inflación’. Es como decir de un tío que tiene hipertensión, según le estás metiendo en el féretro, ‘ya le ha bajado la tensión, ya está resuelto’. No hay inflación porque las medidas que ha tomado han paralizado completamente la economía. O dicen ‘no hay déficit, hay superávit’. Coño, no pagas...”

“Entonces -concluyó Puente-, siendo partidario de darle un margen, estos análisis hacen un poco de gracia; el afán que tienen algunos, muy propio de los analistas de derechas, por el panegírico, por hablar del ‘milagro de Milei’, y es que da la risa cuando uno lo escucha”.

“Provocación máxima” de Ayuso

El cuestionario al respecto parecía haber llegado a su fin, pero Puente, motu propio, regresó al episodio de Salamanca para subrayar que no llamó “drogadicto” a Milei. Y en esa explicación, pretendidamente o no, volvió a dar un titular que se desconoce a esta hora si tendrá repercusión o respuesta al otro lado: “Yo no dije eso. Yo dije, y lo hemos visto todos, que en un programa de televisión concreto oía voces... En fin, que yo no dije además qué es lo que había tomado, no lo sé, yo no vivo con él, pero sí parecía haber tomado una medicación, alguna cosa. Que si no es así es casi peor. Si esto lo hace así, si oye voces o entra en esa especie de trances de manera espontánea sin ningún tipo de inducción externa, pues chico, el problema es más grave, es más serio”.

El Gobierno calificó como “profunda deslealtad” a que Isabel Díaz Ayuso distinguiera a Milei con la Medalla Internacional de la Comunidad de Madrid. Patxi López fue más coloquial y lo resumió en que la presidenta lo hacía “por jorobar”. Para Puente, la actitud de la relevante líder en el PP “es un acto de provocación de los habituales, una provocación máxima a su país y a su partido”. También a Alberto Núñez Feijóo, opina, pero “se lo merece -valora- porque pudo apartarse de Milei en su momento”.

Preguntado por si Díaz Ayuso “es lo más parecido a Milei que tenemos en España”, el ministro niega: “Yo creo que de momento no tenemos a nadie que se le parezca. Tienen elementos comunes, lo que pasa es que en Milei hay mucha más espontaneidad. La figura de Ayuso es mucho más planificada, ahí sí hay un think tank detrás. En el caso de Milei creo que es un verso suelto que surge en una situación crítica en su país y ha llegado donde ha llegado”.

Sobre si “es normal” llamar “saco de mierda” a Vito Quiles, el ministro admite “un exceso verbal” si bien cree que fue “bastante descriptivo, por lo que tampoco hay que escandalizarse tanto”. “No es normal, pero es que yo tampoco soy una persona muy normal”, expresó antes de relatar el acoso físico o en redes sociales del que ha sido víctima desde hace años por, entre otros, el propio Quiles.

Guardar

Nuevo