La Audiencia de Cádiz inhabilita al exjefe de la Policía Local de Tarifa que filtró el examen teórico a conocidos que se presentaban a las oposiciones

El Ayuntamiento decidió suspender el proceso selectivo en 2021 ante las sospechas de filtraciones

Guardar

Nuevo

Imagen de archivo de un coche de Policía Nacional. (CNP)
Imagen de archivo de un coche de Policía Nacional. (CNP)

El exjefe de la Policía Local de la localidad gaditana de Tarifa ha sido condenado a un año de inhabilitación por filtrar el examen teórico de las oposiciones a conocidos que postulaban al cuerpo policial.

El policía en cuestión es Jose Luis C., que fue agente municipal en 2020, mismo año en el que se convocaron oposiciones, cuando también era presidente del Tribunal formado para valorar a los candidatos a las plazas disponibles.

La Sección de Algeciras de la Audiencia Provincial de Cádiz le ha condenado por un delito de descubrimiento y revelación de secretos. La sentencia incluye una multa de 12 meses con una cuota diaria de cinco euros y la inhabilitación especial para empleo o cargo público por un año.

El fallo, recogido por el Diario de Cádiz, argumenta que el policía “aprovechó esta condición y facilitó el formulario de preguntas, que no podían ser difundidas y que eran conocidas exclusivamente por los miembros del tribunal calificador, a una pluralidad de aspirantes a los que conocía por ser vecinos de la localidad de Tahivilla”.

El proceso estaba interrumpido por indicios de fraude

El Ayuntamiento de Tarifa suspendió en enero de 2021 el proceso de oposiciones para diez plazas de policías locales debido a sospechas de filtraciones en el ejercicio teórico. Según informó el Consistorio, se decidió abrir un expediente informativo para investigar la existencia de anomalías en el proceso selectivo.

Esclarecidos los hechos, la Audiencia de Cádiz explica que el acusado, sin antecedentes, pretendió alterar el resultado y el control de la legalidad de las pruebas que debían de desarrollarse con arreglo a los principios de igualdad, merito y capacidad.

Las dos partes han aceptado el veredicto del tribunal por lo que ninguna de las partes ha manifestado su intención de recurrir la sentencia. Por tanto, el órgano judicial considerala sentencia como firme contra la que no cabe interponer ningún tipo de impugnación.

Guardar

Nuevo