El triunfo de la derecha en Europa beneficiaría a las empresas cotizadas del sector de defensa y penalizaría a las de energías renovables

La mayoría de los pequeños inversores votan pensando en sus carteras y en cómo los resultados electorales influirán en la rentabilidad de sus activos

Guardar

Nuevo

Líneas de alta tensión y una torre eléctrica junto a un grupo de turbinas eólicas en Gran Canaria. (Borja Suárez/Reuters)
Líneas de alta tensión y una torre eléctrica junto a un grupo de turbinas eólicas en Gran Canaria. (Borja Suárez/Reuters)

El resultado de las elecciones al Parlamento Europeo no solo afectará a la política de la Unión Europea, también repercutirá en los mercados, que están pendientes de la orientación del voto de los 450 millones de ciudadanos que acuden a las urnas entre los días 6 y 9 de junio.

Las encuestas apuntan como ganadora a una coalición de centro-derecha, cuyo Gobierno supondría un cambio de rumbo en las políticas medioambientales seguidas hasta ahora por el ejecutivo europeo, en la inversión en defensa, en los presupuestos sobre inmigración y en todo lo relacionado con el gasto y la deuda de la UE.

En cuestiones medioambientales y energéticas, el triunfo de los conservadores supondría desacelerar las medidas para hacer frente al cambio climático y “socavaría el marco del Pacto Verde de la UE”, apunta John Polinski, vicepresidente y gestor de cartera del grupo de renta fija internacional de Federated Hermes.

Y es que la derecha propone normas medioambientales mucho menos estrictas que el bloque de la izquierda, especialmente en lo que respecta a la política agrícola y la moratoria de los motores de combustión en 2035.

También es probable, asegura Polinski, que la migración y el asilo “adopten un tono más restrictivo” y ofrezcan a los Estados miembros margen de maniobra para limitar la asignación de refugiados. “Este cambio podría atenuar el llamamiento de la izquierda a mancomunar la deuda, además de aumentar el apoyo a los recortes del gasto -si no a las medidas de austeridad- para reducir los niveles de deuda alcanzados durante la pandemia”, argumenta el experto.

El triunfo de la derecha tendría un efecto moderado en los mercados europeos de renta fija a corto plazo. Pero, a más largo plazo, les afectaría “significativamente” a las “fusiones y adquisiciones transfronterizas y a la política industrial, ESG y fiscal”, incide John Polinski.

Defensa, un sector que gusta a la derecha

El gran beneficiado de un Gobierno conservador sería el sector de Defensa, ya que, con el cambio, el ejecutivo europeo podría pasar de impulsar la transición energética a acelerar la defensa común de los Estados, reforzando la cooperación en proyectos de desarrollo a gran escala de tanques y de cazas de nueva generación. A lo que se sumaría el fortalecimiento de la industria europea de defensa en general para reducir la dependencia de las importaciones, apuntan desde Morningstar.

A pesar de los cambios que se pueden producir, Ben Laidler, estratega de mercados globales de eToro, considera que “no hay que exagerar su impacto en los mercados”.

'Usa tu voto. Si no, otros decidirán por ti', el eslogan de las elecciones europeas.

Los minoristas votan mirándose al bolsillo

Uno de los factores que tienen más en cuenta los pequeños inversores europeos a la hora de votar en los comicios al Parlamento Europeo es cómo influirán los resultados en la rentabilidad de los activos en los que han invertido. Es decir, “deciden su voto pensando en sus carteras”, señala Ben Laidler.

Según el estudio El pulso del inversor minorista, elaborado por eToro, el 49% de los pequeños inversores de la UE tiene en cuenta sus inversiones a la hora de decidir a quién votar, frente al 47% que no lo hace. Esta diferencia es mayor en España, donde un 54% de los encuestados asegura que sí considera sus inversiones en el momento de tomar su decisión de voto, frente a un 44% que no lo valora.

Esta tendencia a votar pensando en las inversiones es más frecuente entre los minoristas europeos de centro derecha, un 55% del total, frente a los de centro izquierda, con el 46%; y en los de derechas, con el 59%, que en los que se consideran de izquierda, con el 43%.

Guardar

Nuevo