La historia de los 3 emprendedores sub-30 que crearon una fintech el año pasado y ya consiguieron inversiones por un millón de dólares

Lemon Tech es una billetera electrónica dual, que opera en dinero y en criptomonedas. Ya tiene 10.000 usuarios, una red de 1.000 comercios y puso un pie en Uruguay y en Ecuador. Consiguió capital y socios europeos para expandirse

Los socios de Lemon Cash, junto a colaboradores, se instalaron durante la pandemia en San Martín de los Andes, ciudad a la que califican como "cripto-friendly"
Los socios de Lemon Cash, junto a colaboradores, se instalaron durante la pandemia en San Martín de los Andes, ciudad a la que califican como "cripto-friendly"

En el vértigo del mundo fintech, un año puede ser mucho tiempo y la pandemia puede ser el empujón para acelerar un negocio. Tres jóvenes menores de 30 lanzaron en 2019 Lemon Cash, una fintech que aspira a transformar una billetera electrónica en la puerta de entrada a las criptomonedas, para hacer pagos e inversiones con ellas. Arrancaron el desarrollo con USD 50.000 de familiares y amigos. Hoy tienen 22 empleados, operaciones en Uruguay y Ecuador, 10.000 usuarios registrados y socios fuertes. En una ronda de inversores realizada de manera remota, obtuvieron inversiones por un millón de dólares de inversores europeos.

Ser un unicornio nos va a quedar chico”, suelta sin temores Alan Boryszanski, quien junto a Marcelo Cavazzoli y Borja Martel crearon la compañía. “Nuestra visión es fomentar la inclusión financiera mediante la tecnología, en el mundo de la nueva economía blockchain. Hay una disparidad entre lo que las personas conocen y todo lo que pueden usar. Tenemos que ser el puente para llevar la mayor cantidad de gente a esa tecnología disponible”, explicó.

Boryszanski, egresado del Instituto Tecnológico Buenos Aires (ITBA) al igual que Martel, se conoció con Cavazzoli (egresado de la UBA) en un “programa de incubación” del gobierno porteño. Allí comenzó todo. El recorrido de estudios, cursos y conferencias los llevó a mostrar su proyecto y a establecer contactos. Así llegaron este año, con la virtualidad que exige la pandemia, a una ronda de inversión liderada por el fondo estadounidense Draper University, encabezados por Tim Draper, una estrella entre los inversores de riesgo a nivel global en el mundo fintech. Pocos días atrás, Draper participó del Argentina Fintech Forum, donde no dudó en asegurar que pronto conseguirá que las empresas usen criptomonedas para pagar sus salarios y sus facturas a los proveedores.

La billetera electrónica es su principal producto, “pero no es lo que queremos ser”, dice Boryszanski. Y explica: “Queremos crear un nuevo ecosistema virtual, basado en el uso de todo lo que permite blockchain, como ahorrar en nuevas monedas. Así como otras billeteras ofrecen invertir el saldo en pesos, la nuestra es la única que se propone que el saldo sea invertido en dólares virtuales, como fondos en activos digitales que dan más de 8% en dólares, incomparable con cualquier otro retorno”.

Lemon Cash ya armó una red de 1.000 comercios
Lemon Cash ya armó una red de 1.000 comercios

Lemon Cash permite enviar y recibir dinero online, además de comprar y vender criptomonedas. Se define como el único proveedor de servicios de pago dual, en dinero y en criptomonedas, en el mercado latinoamericano. También permite hacer pagos con QR, en el marco de “Transferencias 3.0″, la reciente normativa del Banco Central.

La pandemia llevó a la empresa a instalarse en San Martín de los Andes, lugar natal de uno de los fundadores, a la que en Lemon Cash describen como “ciudad cripto-friendly”. Allí iniciaron una red de casi 1.000 comercios a los que en 2020 les procesarán operaciones con tarjetas y activos digitales por $250 millones y fue un primer banco de pruebas para sus operaciones , en el contexto de la pandemia que hizo despegar a los medios de pago digitales. Para brindar servicios a los comercios, aseguran tener comisiones muy bajas, que apenas cubren el costo. Su verdadera ganancia, aspiran, reside en las comisiones por la compraventa de activos digitales.

Lemon Cash también es miembro fundador y promotor del primer “Crypto Valley” de América latina, un campo de pruebas tecnológicas blockchain para empresas, instituciones educativas y organizaciones ubicado en esa ciudad andina.

Ya establecieron alianzas en Uruguay, donde planean armar una red de 30.000 comercios de la mano de una tarjeta de beneficios, y en Ecuador, donde se unieron a un banco local para iniciar sus servicios. “Con la inversión, esperamos consolidarnos en los 3 países y terminar de armar las unidades de negocios, con fondos de plazos fijos en monedas estables, más procesamiento de pagos y recepción de fondos en Rapipago y Pagofacil. También exploraremos oportunidades de sinergia en Europa, de la mano de nuestros nuevos inversores”, se entusiasma Boryszanski.

Seguí leyendo:

Información provista porInvertir Online