Su simpleza le hace resaltar su belleza. La sonrisa permanente, su mirada penetrante y su voz encantadora son los rasgos que caracterizan a Meliza Blanco, la artista independiente que se crió en un ambiente futbolero.

"Nací en Quilmes y me crié en Avellaneda, a 6 cuadras de la cancha. Iba a las piletas de Racing y mi viejo no se perdía ni un partido. Hoy colaboro con Racing Solidario y Racing Integrado porque amo al club". La hija del presidente de la Academia contó su historia después de hacer un acústico en los estudios de InfobaeTV y explicó cómo fue que no continuó el legado de su familia.

"Desde que tengo uso de razón la música me llegó a través del cuerpo. Me acuerdo que mi mamá escuchaba canciones y había algunas que me hacían llorar de la emoción". Su declaración permite reconocer su sensibilidad. Y sus composiciones lo confirman.

Su faceta artística se forjó en su infancia, con los instrumentos musicales que abandonaban sus hermanos mayores. "Como en ese momento no había PlayStation, me divertía en mi cuarto encerrada intentando sacar canciones de Genésis o Depeche Mode", aseguró con un grado de nostalgia. Algún teclado, una viola, la armónica… todo formó parte de una preparación improvisada que se fue profesionalizando con su propio crecimiento.

"A los 10 años hice mi primer tema y nunca lo voy a grabar (risas), que se llama Mi casa es chiquita, pero la quiero igual. Fue mi primera composición hasta la adolescencia, cuando empecé a componer temas relacionados al amor. En el colegio siempre me incluían en todos los coros. Me acuerdo que con una amiga cantamos con Lerner y Paz Martínez cuando teníamos 17 años. Era raro porque desde chica me metí en la música en una familia que era muy futbolera", aseguró Meliza.

Su historia no sólo se basa en obras musicales y fútbol. En 2012 superó un cáncer de mama y, lejos de cualquier victimización, lo tomó con una naturalidad sorprendente. "Me acuerdo que hice un tema para pasar mis momentos de la quimio, y esa canción me trae muchos regalos porque año tras año me llegan un montón de mensaje de gente que la escucha mientras está con el tratamiento", confesó sin olvidar la complicada situación que atravesó por la enfermedad: "Fue muy difícil, en ese instante parece que a uno se le viene el mundo abajo, pero la realidad es que es un período en la vida de uno. No hay que preguntarse por qué a mí, sino identificar el para qué. A todos nos pasan cosas, yo no minimizo otros problemas, ni maximizo el que me pasó a mí".

A diferencia de lo que sucede con otros casos, a Meliza Blanco el cáncer no le cambió el modo de pensar. Su honestidad le permitió asegurar que sigue "teniendo los mismos defectos de siempre". "La enfermedad no me transformó en una mente superadora, pero sí cambié en la forma de ver la vida. Trato de no tener proyectos a muy largo plazo porque mañana podés cruzar una calle y no estar más. Busco objetivos a corto plazo en los viajes, la música, en todo"

El encuentro fue tan intenso que ni siquiera hubo tiempo para las pausas que exigían los cafés solitarios que adornaron la mesa ratona. El frío de las infusiones marcó la antítesis del calor que la cantante siente por el cariño a Racing. "Más allá de que el presidente sea mi papá, como hincha veo un crecimiento muy grande en el club. Hoy la sede de Villa del Parque está muy linda y me llena de orgullo. Además, veo que hay un equipo  competitivo. Me gusta cómo están las cosas", dijo la hermana de Barbie, quien se perfila como la posible heredera de Víctor Blanco.

"Ella está muy capacitada porque estudió un montón de carreras y sabe muchos idiomas. Está muy involucrada en el club y si se lo propone estoy segura de que tiene la ambición y preparación para ser presidenta de Racing. Tiene las mismas posibilidades que cualquier otro dirigente", analizó Meliza.

Su pasión albiceleste le permite soñar con protagonizar un show en el Cilindro. Sin embargo, debería ser en un futuro porque en el presente prefiere mantener el respeto de sus familiares y no combinar su rol musical con la cúpula dirigencial de la Academia. "En el duelo de campeones (se jugó un amistoso entre los héroes del 2001 y los del 2014) tocamos con una banda de cumbia, pero trato de no mezclar para no darle argumentos a algunos que dicen cosas que no son verdad".

A días de su presentación en Syrano (sábado 11 de noviembre en Gorriti 5568), su agenda está cargada con un repertorio que acapara el jazz, el blues, el rock y hasta el humor, porque el 2 de diciembre estará junto al Maestro Zambayonny en La Trastienda. Mar del Plata, el Konex, el Golf de Palermo, el Maipo y la Sala Siranush son otros destinos en donde desplegará sus atributos. Sin dudas, la artista todoterreno es "una luchadora perseverante entusiasta", como ella misma se define. Como se podría caracterizar a la mayoría de los hinchas de Racing.

LEA MÁS