Aldo Tomás Luján Fernández, el juvenil que hoy provocó la expulsión de Pablo Pérez del entrenamiento de Boca por decisión de Guillermo Barros Schelotto, nació en la localidad de Junín en 1998 y es una de las grandes promesas de las divisiones menores del club Xeneize.

"Al chico lo estábamos corriendo entre todos. No lo podíamos parar, me volvió loco porque la rompió en la práctica", dijo Pérez luego del incidente que protagonizó con el juvenil que, para muestra de su talento, cabe recordar uno de los tantos goles que ha hecho en Reserva, de chilena, tras una acción iniciada por Gonzalo Maroni, uno de los protagonistas del domingo de Primera en el triunfo de Boca sobre Arsenal.

Cuando tenía 11 años fue advertido por un cazador de talentos de Boca durante un partido que el futbolista jugó en posición de mediocampista central jugaba para Ambos Mundos, el club de Junín donde hizo la primera parte de su carrera.

En esa oportunidad un empresario que contó con el aval de la familia del jugador se hizo dueño de su representatividad y lo iba a llevar a Boca pero en el medio apareció nada menos que el Barcelona FC, y el agente negoció con el club catalán una prueba para Fernández, quien estuvo durante 15 días en los campos de entrenamientos del club blaugrana, allá por 2011.

Por esta negociación, el club Ambos Mundos de Junín recibió 10 mil pesos y el 6% de una futura venta.

LEA MÁS