(iStock)
(iStock)

"El Fútbol Femenino es la actividad deportiva que más creció a nivel mundial en los últimos 10 años". La afirmación corresponde a un informe elaborado por World Football Summiten Madrid, presentado por Pedro Malabia, director de Fútbol Femenino de La Liga Española.

"Esta especialidad es practicada por unas 30 millones de mujeres en todo el planeta y en España ya hay 20 clubes de La Liga que poseen sus equipos femeninos. Además, tanto en Estados Unidos como en Inglaterra, Alemania y Francia ya se desarrollan proyectos serios en torno a este deporte", señaló el dirigente.

(iStock)
(iStock)

La principal conclusión del trabajo es que el fútbol femenino no se debe realizar sólo por  igualdad de géneros: los directivos deportivos deben entender que se trata de una iniciativa profesional que es capaz de ayudar al crecimiento económico y social de las instituciones.

En Argentina el panorama es similar en cuanto al crecimiento: se calcula que alrededor de 1 millón de mujeres y niñas ya juegan fútbol en las diferentes ligas del interior, torneos privados y campeonatos de AFA. "La diferencia con el masculino es que es un deporte que no está viciado, ni en la cancha, ni en el negocio, porque es fair play auténtico", explica Carolina García, referente de Sport Marketing Executive del fútbol femenino en el país.

En este escenario global, Buenos Aires fue sede de WomenInto Sports, el primer congreso latinoamericano de liderazgo de la mujer en el deporte, donde se expuso cómo continúa existiendo la desigualdad de género en diversas disciplinas.

Los ejemplos más destacados se remiten a los Juegos Olímpicos que se desarrollaron en Río de Janeiro, donde la participación femenina de América Latina fue menor al del promedio mundial (un 38% contra un 46%). Sin embargo, las mujeres de la región tuvieron un mayor protagonismo en los deportes que rompen con los estereotipos. Por tomar un caso, hubo más competidoras en lucha que en gimnasia artística.

LEA MÁS

Finalmente, otro de los puntos que se trataron en el Congreso fue el reconocimiento de los medios hacia las deportistas, dado que en la mayoría de las empresas periodísticas destacan el aspecto físico de las atletas y omiten sus destrezas profesionales.

LEA MÁS

A pesar de que esto muestra un avance, todavía se vieron diferencias como los estereotipos creados en torno a la figura de la mujer, con especial atención a la ropa que vistieron en sus presentaciones en Río 2016. Además de que fueron desvalorizadas por la prensa, por los organizadores y por la publicidad, al punto de que los salarios que recibieron eran menores en comparación con los que recibían los hombres.