Solo por hoy, la Casa Azul de Frida Kahlo abre sus puertas de forma gratuita y virtual

En el centro de Coyoacán, Ciudad de México, está este museo, uno de los favoritos de los turistas. Fue la casa de la reconocida artista mexicana y el lugar donde pintó gran parte de su obra. Ahora, se puede recorrerla desde el celular o la computadora

(Foto: Patrick Frilet/Shutterstock)
(Foto: Patrick Frilet/Shutterstock)

Cuatro años después de la muerte de Frida Kahlo, en 1962, su famosa casa, la Caza Azul, fue convertida en un museo. Desde entonces, es uno de los lugares más visitados de la zona, en el centro de Coyoacán, Ciudad de México.

Hoy, se puede recorrerlo de forma virtual y gratuita ingresan en este link. Es un momento ideal, este encierro, para despejarse un poco de tanta cuarentena y asomarse a las habitaciones de ese lugar donde la reconocida y aclamada artista mexicana pintó gran parte de su obra.

Construida en 1904 por su padre, el húngaro-alemán Wilhelm Kahlo —en México todos le decían lo castellanizaron a Guillermo—, es una típica casa de época: un patio central con los cuartos rodeándolo.

(Foto: Facebook Frida Kahlo / Archivo Isolda P. Kahlo, México)
(Foto: Facebook Frida Kahlo / Archivo Isolda P. Kahlo, México)

“Fueron Diego y Frida quienes, más tarde, le dieron un estilo muy particular y, al mismo tiempo, le imprimieron con colores y decoración popular su admiración por los pueblos de México”, contó la directora del museo Hilda Trujillo Soto.

Allí vivió junto a su familia y también junto a Diego Rivera. La visitaron personalidades de todo tipo, entre ellos León Trotsky, Henry Moore, Remedios Varo y André Bretón.

(Foto: Patrick Frilet/Shutterstock)
(Foto: Patrick Frilet/Shutterstock)

Ingresar a esta Casa Museo, ya sea de forma física o virtual, permite apreciar la profunda relación que existe entre Frida y Rivera, sus pinturas y su hogar. Entre lo más destacado de la casa se encuentran las camas —una para el día, otro para la noche— que utilizó la artista mexicana para pintar mientras se encontraba inmovilizada de la columna debido al terrible accidente que tuvo.

Otro lugar interesante es el estudio de Frida, donde también tenía su biblioteca. También la cocina de la casa, que se se preserva intacta, y el patio donde hay una colección de objetos prehispánicos. Entre las obras que se allí encuentran, están Viva la vida y Frida y la cesárea.

Se puede ingresar en este link.



SIGA LEYENDO

Cómo construyó Frida Kahlo su propio mito a fuerza de inteligencia, impostura y creatividad

Un libro ilustrado rescata la voz íntima y personal de Frida Kahlo



MAS NOTICIAS