El presidente Alberto Fernández participa este viernes junto a los ex presidentes Luis Inácio “Lula” Da Silva, Dilma Roussef, Ernesto Samper, José “Pepe” Mujica, Rafael Correa, Evo Morales y Fernando Lugo y el ex jefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, de una nueva conferencia virtual del Grupo Puebla que debate sobre la “Agenda progresista para superar la crisis de la pandemia COVID-19″.

Además, se sumaron el ex vicepresidente Alvaro García Linera, los ex cancilleres Celso Amorín y David Choquehuanca, el ex secretario general de la OEA José Miguel Insulza, los ex candidatos presidenciales Fernando Haddad, Daniel Martínez y Marco Enríquez-Ominami. El chileno, muy allegado a Alberto Fernández, fue el creador de este bloque que él mismo denomina “progresista iberoamericano” y es el ferviente impulsor y coordinador de estos encuentros.

El mandatario argentino comparte un panel con Lula y Pepe Mujica, en lo que constituye en el plato fuerte de la reunión.

Fernández es el único presidente en ejercicio que participa del evento, aunque también el actual gobierno mexicano participa del grupo. Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, derivó su representación en la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinmbaum, que es la primera mujer electa para ejercer este cargo y es una colaboradora cercana del presidente mexicano, destaca en un comunicado oficial el Gobierno argentino.

Hoy se festeja un año de la creación del Grupo Puebla, que se fundó en la ciudad mexicana de Puebla en un encuentro que se realizó los días 12, 13 y 14 de julio, a donde fueron 30 líderes progresistas de 10 países convocados por el Centro de Estudios Estratégicos de Relaciones Internacionales (CEERI) y la Fundación Progresa.

El ministro de Educación, Nicolás Trotta, es uno de los oradores, y se espera también la disertación de Juan Cabandié, el ministro de Ambiente, quienes darán sus propuestas para la pospandemia en la región en sus respectivas áreas, ya que el Grupo Pueblo pretende articular políticas en la región, aún cuando no esté en la gestión en estos momentos.

En el comunicado oficial, se explica que “Alberto Fernández en seis meses de gestión, ha abordado la renegociación de la deuda externa de su país, puso en marcha un plan de medidas para ir en ayuda de los afectados por el Covid-19 y ha apelado desde el inicio de su administración a la unidad de su país para poder enfrentar los desafíos que la sociedad actual impone, entre otras medidas”

Desde el comienzo, el grupo decidió constituirse como “Grupo Progresista Latinoamericano”, aunque luego pasó a Iberoamericano cuando se sumó la presencia activa del español Rodríguez Zapatero, asiduo protagonista en los diálogos más espinosos de la región, como los que encaró entre el régimen de Nicolás Maduro y la oposición, aunque con magros resultados.

Grupo Puebla está posicionado bajo una definición del contexto de que existe “una nueva ola de gobiernos neoliberales, que insisten en promover los intereses y privilegios de una élite socioeconómica, a costillas del desarrollo de nuestros pueblos, frustrando sus posibilidades de desarrollo y bienestar social, a la vez que debilita nuestra soberanía, nuestras instituciones democráticas, el estado de derecho la vigencia de los derechos humanos y el ambiente”, según la declaración publicada en su fundación.

También asegura ese comunicado fundacional que “la hegemonía comunicacional ejercida por parte de las derechas, que contraponen la búsqueda de la igualdad con la legítima aspiración de crecimiento, han permitido la instalación de ideas y relatos que estimulan el individualismo, el miedo a la diversidad y a la ampliación de derechos”.

Seguí leyendo: