Concluido el período vacacional, los autos deben ser revisados para el resto del año (Télam)
Concluido el período vacacional, los autos deben ser revisados para el resto del año (Télam)

Los traslados hacia los diferentes puntos turísticos del país merecen especial cuidado. Los desplazamientos en autos particulares precisan una revisión integral del vehículo antes de emprender el viaje. Las precauciones antes de irse de vacaciones son varias: los peligros conforme la maniobrabilidad y el peso extra de la unidad, las exigencias de la ruta, el consumo, los requerimientos técnicos, las largas distancias, el calor, la documentación habilitante. Pero una vez concluida la travesía, es menester poner el auto a punto para afrontar el resto del año. El viaje de vacaciones provoca un desgaste o un deterioro superior al habitual.

Vaciar el baúl y liberarlo de aquellas herramientas, cosas, bultos que no sea necesario en el uso diario. El argumento, según la serie de recomendaciones de Fercol, es el sobrepeso: el consumo de combustible se incrementa cuando hay excedentes en el peso.

Se sugiere descargar todo el material del baúl que no sea útil para el día a día (Getty)
Se sugiere descargar todo el material del baúl que no sea útil para el día a día (Getty)

El auto no solo es el instrumento de movilidad hacia el destino, sino el vehículo para los traslados dentro de la ciudad. El uso excesivo genera la acumulación de suciedad: tierra, polvo, arena, piedras, vegetación, insectos. Se recomienda someterlo a un lavado intensivo y si es necesario que un especialista limpie el motor para alargar la vida útil de las juntas, manguitos y conexiones de cables.

Los neumáticos: si bien en los viajes por ruta se desgastan menos que en la ciudad -el deterioro se produce por las arrancadas y frenadas-, es importante controlar la presión y el estado de los mismos ya que de ellos depende la sujeción y estabilidad del vehículo. Se debe comprobar que no estén lisos y buscar desequilibrios en la banda de rodadura, cortes o deformaciones en los perfiles laterales. En caso de encontrar alguna anormalidad en las cubiertas, es prioritario cambiarlas.

Se recomienda limpiar el motor de las suciedades propias de un viaje (Getty)
Se recomienda limpiar el motor de las suciedades propias de un viaje (Getty)

En base a los kilómetros recorridos, se sugiere volver a revisar el nivel de los fluidos: lubricante, refrigerante y líquido de limpiaparabrisas.

Justamente el limpiaparabrisas es también un elemento del auto que puede verse afectado en el verano y las vacaciones. Por el poco uso y por la exposición al sol, es normal que las partes de goma se endurezcan y pierdan su eficiencia. A tales efectos, es necesario cambiar las escobillas del limpiaparabrisas para afrontar adecuadamente la próxima tormenta.

Seguí leyendo: