Se venden en dos versiones: Liberty Sport (400 mil dólares) y Liberty Pioneer Edition (600 mil dólares)
Se venden en dos versiones: Liberty Sport (400 mil dólares) y Liberty Pioneer Edition (600 mil dólares)

La industria de la movilidad vivirá el 6 de marzo de 2018 un hecho que sentenciará el comienzo de una nueva era. Previamente había intentado emprender una conquista de los mares con vehículos anfibios en una promesa ineficiente y desproporcionada. Esa búsqueda viró hacia nuevos caminos vírgenes: la industria elevó la mirada y encontró en la inmensidad del cielo una solución y una oportunidad.

El 6 de marzo de 2018 se presentará el primer auto volador de producción en serie de toda la historia de la humanidad. La compañía holandesa PAL-V se posicionó primera en la carrera de proyectos por extender la utilidad de la infraestructura de las ciudades hacia las nubes. Reveló que en el próximo Salón del Automóvil de Ginebra exhibirá el Liberty, el primer modelo de fabricación real de un auto volador. La presentación estará respaldada por toda la información técnica que amerite el lanzamiento de un instrumento tan rupturista como el de un auto que vuele.

El anuncio es un paso histórico hacia la conquista del cielo y la proliferación de los modos de desplazamientos interurbanos, pero no el último ni el definitivo. La marca espera que el proceso de certificación y homologación garantice la seguridad de la unidad y autorice de manera fehaciente la libre circulación del Liberty tanto en la calle como en el aire. El plazo previsto es el año próximo. "Una vez que se conceda la certificación completa, en 2019 entregaremos las llaves del PAL-V Liberty a nuestros primeros clientes", reconoció Robert Dingemanse, consejero delegado del fabricante.

"El modelo de producción ya es una realidad. Ha llegado el momento en que el muro entre la ficción y la realidad es derribado. Un modelo de producción es la última etapa en el proceso de I+D antes de comenzar la entrega y plena producción. Todas las certificaciones necesarias para su comercialización se otorgarán sobre la base de este modelo de producción. Es el punto fundamental que separa pioneros de soñadores", manifestó Dingemanse, sobre la trascendencia de este hito.

Los vehículos PAL-V presumen de una autonomía de vuelo de 500 kilómetros
Los vehículos PAL-V presumen de una autonomía de vuelo de 500 kilómetros

En febrero de 2017 abrió las reservas para la compra de sus dos primeros modelos: la firma admitió pagos de preventa de 2.500 dólares para los primeros autos voladores comerciales. El Liberty Sport es la versión estándar y el Liberty Pioneer Edition es una serie limitada con mejor calidad de materiales: cuestan 400 mil y 600 mil dólares, respectivamente. Los compradores deberán presentar licencia habilitante para conducir autos y una licencia de piloto. Los que ya hayan reservado la unidad se ganaron el derecho a tomar diez clases de vuelo en zonas residenciales a la espera de la habilitación definitiva y la entrega del primer auto volador.

El PAL-V Liberty es un giroplano, una aeronave de dimensiones reducidas que vuela según los principios físicos del helicóptero. Mezcla conceptos de un triciclo basado en sistemas de propulsión dual basado en motores Rotax, capaces de soportar la circulación en tierra y en aire. Con espacio para dos ocupantes, su aterrizaje es similar al de los helicópteros por razones de seguridad y operatividad. Para despegar, en cambio, precisa una ruta libre de obstáculos de 180 metros. En las calles, gracias a una potencia de cien caballos de fuerza, acelera a 160 kilómetros por hora de velocidad máxima. En las curvas, su sistema de suspensión inclina la cabina para garantizar estabilidad de giro.

En ruta alcanza una velocidad de hasta 160 km/h, mientras que en el aire llegará hasta los 180 km/h
En ruta alcanza una velocidad de hasta 160 km/h, mientras que en el aire llegará hasta los 180 km/h

Sus creadores aseguran haber concebido al único vehículo de este tipo que respeta los estrictos estándares europeos y estadounidenses de aviación y automoción. "Nuestra filosofía de cumplir con el camino existente y las regulaciones aéreas nos ahorró muchos años en el tiempo de comercialización. En lugar de optar por un concepto de auto volador en base a tecnologías todavía no existentes o inmaduras, que requieran nuevas regulaciones, elegimos deliberadamente diseñar, organizar y fabricar un coche volador con tecnologías probadas. Este enfoque permite un primer producto realista y de inminente entrega", respondió Dingemanse, máxima autoridad de la compañía que desarrolló el primer auto capaz de surcar el aire y atravesar los caminos.

LEA MÁS: