El hombre fue conducido a un hospital.
El hombre fue conducido a un hospital.

Durante más de un día, Igor Campos estuvo escuchando sonidos extraños en su negocio ubicado en un centro comercial en San Lorenzo, California. "Yo escuchaba un uhhh, uhhh, uhh", dijo el hombre, imitando el sonido a medios locales.

"Pero después me dije, 'bueno, ¿quién puede ser'?", siguió en su relato Campos.

Chef Kwong, el restaurante chino que está al lado de su negocio de contaduría, estaba destruido y deshabitado, pero Campos pensó: "Entonces, ¿puede venir el sonido de allí?".

Finalmente, el miércoles a la mañana, Campos decidió entrar al restaurante, creyendo que no había nadie. Y se asombró cuando descubrió que los sonido provenían de adentro de la pared del local: había un hombre atrapado dentro del ducto de ventilación del restaurante.

"Luego comencé a hacer preguntas: '¿cómo te llamas?'. Y él me respondió: 'oh, por favor, ¡solo ayúdame! ¡Sácame de aquí!' Yo le contesté: 'ok, pero ¿cuál es tu nombre? y ¿qué haces allí? No quiero hacerte daño, solo intento ayudar'", reconstruyó Campos su interacción con el hombre atrapado.

Cuando las autoridades llegaron al lugar, miraron por un pequeño orificio del conducto y solo vieron un zapato y parte de la pierna del hombre.

"Estaba cubierto en grasa y aceite y estaba atrapado, no podía moverse", dijo la policía en un comunicado.

A los bomberos les tomó unas nueve horas cortar el ducto para llegar hasta donde estaba y liberarlo. Los socorristas descartaron extraerlo con una cuerda porque el ducto tenía puntas filosas que lo podían cortar.

"Yo lo describo como la mordida de una boa constrictor: solo puedes ir en un solo sentido. Si lo hubiésemos extraído con una cuerda se hubiera cortado todo. También él estaba tan resbaladizo que corría peligro de caerse de nuevo por el ducto y en ese caso habríamos tenido que empezar de nuevo", explicó un miembro de la policía.

Una vez fue rescatado, el hombre fue llevado a un hospital donde se lo trató por cansancio y deshidratación.

"Esto pudo haber sido mucho peor. Si pasaba otro día, probablemente hubiese muerto", dijo la policía.

Las autoridades no revelaron la identidad del hombre, solo dijeron que tiene 29 años y que su caso fue trasladado a la fiscalía. La policía dijo que son comunes casos como este, en los que personas se meten por los ductos para robar cables de cobre y venderlos.

El hombre aún no ha sido arrestado, la policía quiere investigar bien el caso antes de tomar un decisión.

"Podría enfrentar algunos cargo menores. Pero pensamos, en un espíritu de justicia, que lo podíamos dejar ir y luego hacer el reporte. Fue muy duro para él, obviamente después de estar dos días atascado", dijo la policía.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: