Bill Clinton reveló la carta que le dejó George H.W. Bush en el Salón Oval y escribió un emotivo texto de despedida a su amigo

por Bill Clinton

Bill Clinton y Geogre H. W. Bush en 2005, en Tailandia, a donde llegaron para colaborar en los esfuerzos de asistencia a las víctimas del tsunami.
Bill Clinton y Geogre H. W. Bush en 2005, en Tailandia, a donde llegaron para colaborar en los esfuerzos de asistencia a las víctimas del tsunami.

El 20 de enero de 1993 ingresé por primera vez a la Oficina Oval como presidente. Como es tradición, me esperaba una nota de mi predecesor, George Herbert Walker Bush. Decía:

Querido Bill:

Cuando entré a esta oficina ahora mismo, sentí la misma sensación de asombro y respeto que sentí hace cuatro años. Sé que tú también te sentirás de la misma forma.

Te deseo mucha felicidad aquí. Nunca sentí la soledad que algunos presidentes han descrito.

Habrá tiempos muy difíciles, que se harán aún más duros por críticas que puede que creas que no sean justas. No soy muy bueno para dar consejos; pero no dejes que las críticas te desanimen o te aparten del curso.

Serás nuestro Presidente cuando leas esta nota. Te deseo lo mejor. Le deseo lo mejor a tu familia.

Tu éxito, ahora, es el éxito de nuestro país. Estoy hinchando fuerte por tí.

Buena suerte,

George.

No hay palabras mías u otras que puedan revelar mejor el corazón de quién era él que las que él mismo escribió. Era un hombre honorable, amable y decente que creía en los Estados Unidos, nuestra Constitución, nuestras instituciones y nuestro futuro compartido. Y creyó en su deber de defenderlos y fortalecerlos, en la victoria y en la derrota. También tenía una humanidad natural, siempre esperando con todo su corazón que sus propias carreras le dieran a los otros algo de la alegría que su familia, su servicio y sus aventuras le dieron a él.

La Carta que George H.W. Bush le dejó a Bill Clinton en el escritorio del Salón Oval.
La Carta que George H.W. Bush le dejó a Bill Clinton en el escritorio del Salón Oval.

Su amistad ha sido uno de los grandes regalos de mi vida. Desde Indonesia hasta Houston, desde la costa del Golfo devastada por Katrina hasta Kennebunkport, donde hace unos meses compartimos nuestra última visita, ya que estaba rodeado de su familia pero claramente extrañaba a Barbara. Aprecié cada oportunidad que tuve para aprender y reír con él. Yo solo lo amaba.

Muchas personas se sorprendieron de nuestra relación, considerando que alguna vez fuimos adversarios políticos. A pesar de nuestras considerables diferencias, había admirado muchos de sus logros como presidente, especialmente sus decisiones de política exterior en la gestión de la respuesta de Estados Unidos al final de la Guerra Fría y su disposición a trabajar con los gobernadores de ambos partidos para establecer objetivos educativos nacionales. Aún más importante, aunque podría ser duro en una pelea política, se metía en ella por las razones correctas: la gente siempre estaba antes que la política, el patriotismo antes que el partidismo. Al final, sabíamos que nunca estaríamos de acuerdo en todo, y acordamos que estaba bien. El debate honesto fortalece la democracia.

Si bien mantuvimos una relación respetuosa y amistosa a lo largo de mi presidencia, fue solo cuando el presidente George W. Bush nos pidió que encabezáramos conjuntamente los esfuerzos de socorro de Estados Unidos a raíz del tsunami del Océano Índico de 2004 y nuevamente después del huracán Katrina en 2005, que realmente nos conocimos. Cuando nos reunimos con niños que perdieron a sus padres en el tsunami, se conmovió casi hasta las lágrimas cuando nos dieron dibujos que habían hecho para capturar su dolor y la lenta recuperación en el duelo. Cuando nos pidieron que habláramos juntos en la graduación de Tulane en 2006, vi su genuino sentimiento por los estudiantes, muchos de los cuales habían sufrido la inundación de Nueva Orleans, y otros que habían demostrado heroísmo y amor en el cuidado de sus vecinos. "Cada uno de ustedes aquí me ha inspirado", les dijo. "Cuando miro a nuestro mundo, lo bueno que veo supera con creces a lo malo, lo que tal vez explica por qué soy un optimista real sobre el futuro que todos ustedes enfrentarán".

Envejecer no le robó su optimismo ni su amor por la competencia y la aventura. En su libro de cartas, hay una maravilloso para su familia acerca de envejecer, en el que dice que va a conducir su lancha rápida en la costa de Maine. "Todavía quiero competir. Sigo conduciendo rápido Fidelity II, muy rápido. Mi mejor marca hasta el momento: 63 millas por hora con un agente [del Servicio Secreto] a bordo". Tomé más de un viaje en ese bote con él a lo largo de los años. Fue divertido, pero no una experiencia para los débiles de corazón. Fue el mismo espíritu impulsor, junto con un sincero patriotismo, lo que lo llevó a ser voluntario de la Armada en su cumpleaños número 18 en lugar de asistir a Yale, convirtiéndose en uno de los pilotos estadounidenses más jóvenes en conseguir sus alas. Incluso cuando más tarde le dispararon en el cielo, fue el único sobreviviente de su equipo muy unido, nunca temió volver a volar. Y fue famoso por aprender a saltar en paracaídas a los 75.

Después de la guerra, dio un salto de fe al apostar su futuro y el de su familia en el negocio petrolero de Texas y finalmente se metió en la política. Hace cincuenta años, esta primavera, como congresista que representaba a Houston, votó a favor de la Ley de Vivienda Justa de 1968, yendo en contra de su registro casi perfecto de votos conservadores en Washington. Cuando regresó a Houston, organizó un acto para explicar su voto a una multitud hostil que pensó que había perdido la razón. Creía que podía convencerlos de que era lo correcto, siempre y cuando lo escucharan. Esa noche, al menos, tenía razón. Cuando terminó de hablar recibió una ovación de pie.

Teniendo en cuenta cómo se ve la política en Estados Unidos y en todo el mundo hoy en día, es fácil suspirar y decir George H.W. Bush perteneció a una era que ya no existe y que nunca regresará: donde nuestros oponentes no son nuestros enemigos, donde estamos abiertos a diferentes ideas y cambios de opinión, donde los hechos son importantes y donde nuestra devoción al futuro de nuestros hijos lleva a un compromiso honesto y el progreso compartido. Sé lo que diría: "Tonterías. Es tu deber recuperar esa América ".

Todos debemos dar gracias por la larga y buena vida de George H.W. Bush y honrarla buscando, como él  siempre lo hizo, el camino más estadounidense para avanzar.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El ex presidente de Estados Unidos George H.W. Bush murió a los 94 años

Donald Trump asistirá al funeral de George H.W. Bush el 5 de diciembre

 
MAS NOTICIAS