Las oficinas sanitarias en Estados Unidos advirtieron no consumir lechuga romana. Los restaurantes tampoco deben servirla (Foto: AFP)
Las oficinas sanitarias en Estados Unidos advirtieron no consumir lechuga romana. Los restaurantes tampoco deben servirla (Foto: AFP)

La lechuga romana no es segura para comer en ninguna forma, advirtieron el martes los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en una amplia alerta en respuesta a un nuevo brote de enfermedades causadas por un tipo particularmente peligroso de contaminación por E. coli.

El CDC notificó a los consumidores que tiraran la lechuga romana que ya habían comprado. Los restaurantes no deben servirla, las tiendas no deben venderlo y la gente no debe comprarla, sin importar dónde o cuándo se haya adquirido.

La alerta de los CDC fue emitida justo dos días antes que los estadounidenses se sienten a la mesa para la cena del Día de Acción de Gracias.

Los centros informaron que 32 personas en 11 estados se han enfermado por comer lechuga contaminada. De los cuales 13 fueron hospitalizados. No se han reportado muertos.

Hasta ahora 32 personas en EEUU han enfermado por comer la lechuga contaminafa (Foto: JUSTIN SULLIVAN / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP)
Hasta ahora 32 personas en EEUU han enfermado por comer la lechuga contaminafa (Foto: JUSTIN SULLIVAN / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP)

La Agencia de Salud Pública de Canadá ha informado que 18 personas se infectaron con la misma cepa de E. coli.

"Los consumidores que tienen cualquier tipo de lechuga romana en su hogar no deben comerla y deben tirarla, incluso si parte de ella se comió y nadie se ha enfermado", dijo el CDC en la Alerta de Seguridad Alimentaria emitida poco antes de las 15:00 horas.

"Este consejo incluye todos los tipos o usos de lechuga romana, como cabezas de lechuga romana, corazones de lechuga romana, y bolsas y cajas de lechuga precortada y mezclas de ensaladas que contienen lechuga romana, incluida la lechuga romana, la mezcla de primavera y la ensalada César", señaló el CDC.

"Si no sabe si la lechuga es romana o si una mezcla de ensalada contiene romana, no la coma y tírela", añadió.

Hasta ahora se desconoce la fuente de la contaminación de la lechuga (Foto: JOHN MOORE / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP)
Hasta ahora se desconoce la fuente de la contaminación de la lechuga (Foto: JOHN MOORE / GETTY IMAGES NORTH AMERICA / AFP)

La agencia también aconsejó a los consumidores lavar y desinfectar los cajones y los estantes donde se almacenaba la lechuga. Las personas generalmente se enferman dentro de los tres o cuatro días de consumir lechuga contaminada con E. coli, según los CDC.

El origen del brote es desconocido y sigue bajo investigación. El CDC no limitó la advertencia a la romana de un área agrícola en particular. Se detectó una cepa común de E.coli en seis de las personas enfermas.

Cinco personas murieron en el brote principal más reciente de romana contaminada, que duró de marzo a junio de este año y dio lugar a 210 casos en 36 estados.

Ese brote se remonta a la región en crecimiento de Yuma, Arizona, pero los investigadores nunca determinaron de manera concluyente la fuente precisa.

El último brote se debió a una cepa que tiene la misma huella genética que la que causó una serie de enfermedades de los vegetales de hoja verde el año pasado tanto en EEUU como en Canadá. Ese brote fue declarado en enero.

Canadá también reportó casos de personas enfermas por lechuga contaminada (Foto: Andrew CABALLERO-REYNOLDS / AFP)
Canadá también reportó casos de personas enfermas por lechuga contaminada (Foto: Andrew CABALLERO-REYNOLDS / AFP)

Los tres brotes, el actual, el de Yuma y el del año pasado, son causados por la contaminación de E. coli O157: H7.

Produce una toxina Shiga que puede causar el síndrome urémico hemolítico, un tipo de insuficiencia renal. Hasta la década de 1990, la mayoría de los casos de E. coli en humanos provenían de comer hamburguesas contaminadas. En años más recientes, después de las reformas en la industria ganadera, los brotes se han asociado con más frecuencia a los verdes de hoja.