Un médico condenado por violar a una paciente en un hospital terminó pasando una década bajo libertad condicional

Shafeeq Sheikh en una ficha policial (Archivo)
Shafeeq Sheikh en una ficha policial (Archivo)

Un ex médico de Houston que fue condenado por violar a un paciente del hospital no cumplirá condena en prisión y, en cambio, pasará una década en libertad condicional.

Los miembros del jurado condenaron a Shafeeq Sheikh, de 46 años, por agresión sexual en segundo grado, luego de un juicio que terminó la semana pasada. El crimen se castiga con hasta 20 años de prisión, pero el jurado de Texas sentenció a Sheikh a 10 años de libertad condicional.

A diferencia de la mayoría de los estados, Texas concede a los jurados el poder de establecer penas criminales.

La sentencia del jurado ha causado indignación en las redes sociales, con algunas comparaciones con la decisión de un juez de California de sentenciar a Brock Turner, delincuente sexual de Stanford, a seis meses de cárcel. Pero uno de los abogados de Sheikh, que ha argumentado que el sexo entre Sheikh y el paciente era consensuado, defendió la decisión del jurado.

"Los 12 miembros del jurado que se sentaron allí y vieron las pruebas durante dos semanas estaban en la mejor posición para hacer dicha deliberación. Si no estás allí y no has visto todas las evidencias, no puedes llegar a una conclusión", comentó la letrada Lisa Andrews a The Washington Post.

"Los hechos no son blanco o negro. La verdad es, generalmente, una versión de grises", agregó la abogada defensora.

El incidente ocurrió el 2 de noviembre de 2013, cuando la mujer era paciente del Hospital General Ben Taub en Houston. Ella relató a las autoridades que un médico llegó a su habitación tres veces esa noche y que la violó en su tercera visita. La mujer, que estaba conectada a varias máquinas y sedada, no pudo luchar y trató de pedir ayuda, pero el botón de llamada a las enfermeras había sido desactivado, según los expedientes judiciales. Ella denunció el incidente a la mañana siguiente y aceptó someterse a una prueba de violación.

El doctor Shafeeq Sheikh esperando la decisión de los miembros del jurado (Yi-Chin Lee/Houston Chronicle via AP)
El doctor Shafeeq Sheikh esperando la decisión de los miembros del jurado (Yi-Chin Lee/Houston Chronicle via AP)

The Washington Post no identifica a las personas que son o pudieron haber sido víctimas de agresión sexual.

Dos años más tarde, en octubre de 2015, las pruebas de ADN llevaron a los investigadores a Sheikh, un médico residente que estaba de guardia en el hospital en el momento del incidente. Fue visto en unas imágenes de la cámara de video vigilancia, que registró su placa hasta en 12 ocasiones cuando se dirigía a la habitación donde se encontraba la mujer, de acuerdo al Houston Chronicle.

The Washington Post no pudo comunicarse con la Fiscalía del Condado de Harris. Pero los fiscales dijeron a los miembros del jurado que Sheikh traicionó la confianza de la mujer y se aprovechó de ella cuando era vulnerable. Los registros de la corte dicen que ella estuvo ingresada porque tenía problemas para respirar y sibilancias, y que sufrió lesiones graves en tal agresión.

Sheikh, un médico de la Facultad de Medicina de Baylor en el momento del incidente, testificó que fue a la habitación de la mujer para realizar un control médico pero que "ella se acercó a él" agarrándose la entrepierna. Sheikh se fue, regresó a la habitación y ella volvió a hacer lo mismo, según contó Andrews.

"Creo que probablemente se sorprendió y se confundió la primera vez. Él regresó y ella hizo esas cosas otra vez, y entonces correspondió", argumentó.

Andrews subrayó que la defensa cuestionó la credibilidad de la mujer durante el juicio y presentó pruebas, incluso registros telefónicos que muestran que ella había enviado mensajes de texto y había llamado a varias personas mientras estaba en el hospital. Quería demostrar que no estaba sedada. El equipo legal de Sheikh también cuestionó la motivación de la mujer, sospechando que tenía la intención de entablar una demanda para recibir una indemnización.

Una demanda contra el ex empleador de Sheikh, la Facultad de Medicina de Baylor, está pendiente en la Corte Suprema del estado.

infobae-image
 

"Cometió un error, pero no la agredió sexualmente", indicó Andrews a los miembros del jurado durante su último argumento, de acuerdo a informaciones difundidas en el Houston Chronicle. "Aquí tenemos el caso de una mujer latina, con tetas operadas, que se cruzó con este nerd de mediana edad y perdió la cabeza", dijo la letrada en la audiencia.

El jurado, formado por cinco mujeres y siete hombres, halló culpable a Sheikh tras 15 horas de deliberación.

En la fase de sentencia del juicio al día siguiente, los fiscales pidieron la sentencia máxima de 20 años de prisión.

"La buscó. La eligió para aprovecharse", indicó la asistente del fiscal de distrito Lauren Reeder al jurado. "Sabes que es el tipo de hombre que iría varias veces, probando las aguas, viendo hasta dónde podía llegar y luego volvería a su trabajo regular".

Los miembros del jurado se pusieron del lado de los abogados del Sheikh, que defendieron una sentencia mucho más indulgente y llamaron a los familiares y amigos para testificar sobre el remordimiento de Sheikh por violar su juramento hipocrático y sus votos matrimoniales.

"Tengo que creer que probablemente tienen algunas dudas sobre su culpabilidad o su inocencia. Creo que el jurado tomó la decisión correcta en este caso particular en función de los hechos que escucharon", afirmó Andrews.

infobae-image

Dane Schiller, portavoz del fiscal del distrito del condado de Harris Kim Ogg, dijo que la oficina respeta el resultado del caso.

"El jurado votó en nombre de la comunidad para determinar su sentencia, y aunque los fiscales pidieron tiempo en prisión, respetamos el proceso y la decisión del jurado, que conlleva ser registrado como delincuente sexual", remarcó Schiller.

El resultado sorprendió a algunos expertos legales, que le dijeron al diario que la sentencia indulgente era inusual, especialmente para un profesional que debería tener un estándar más alto.

Michele Dauber, profesor de derecho de la Universidad de Stanford que dirigió una campaña para despedir al juez californiano Aaron Persky por sentenciar a Brock Turner a seis meses de cárcel, señaló que es "probable" que los miembros del jurado fueran persuadidos por los "argumentos escandalosos racistas y culpables de las víctimas".

Dauber señaló el argumento de Andrews que describe a la acusadora como una "mujer latina con tetas falsas".

"Este tipo de argumento es vergonzoso. El sistema legal no ha tomado en serio la violencia contra las mujeres, y eso es aún más cierto cuando las víctimas son de comunidades marginadas", dijo Dauber en un correo electrónico enviado a The Washington Post. "La agresión sexual y el acoso afectan la capacidad de las mujeres para experimentar la igualdad en nuestra sociedad y este tipo de culpabilidad es una de las razones".

Andrews reconoció que gran parte de la indignación se debió a cuán vigorosamente los abogados defendieron a Sheikh.

"Pero en nuestro sistema, mi trabajo es representar enérgicamente a mi cliente, y eso es lo que hice. No inventamos nada", agregó.

Sheikh también trabajó brevemente como internista en el Houston Methodist Hospital, pero una vocera dijo que fue contratado antes de que surgieran las denuncias. Sheikh fue suspendido y luego despedido después de que el hospital se enterara de los cargos que había en su contra en 2015.

"No hubo informes de mala conducta o incidentes que involucraran a este médico mientras estaba en el hospital", remarcó la portavoz Stefanie Asin.

La Junta Médica de Texas ha suspendido desde entonces la licencia de Sheikh, diciendo que el hecho de seguir "en la práctica de la medicina representa una amenaza continua para el bienestar público".

MAS NOTICIAS