Miles de personas fueron vacunadas contra el Ébola en los últimos años (Getty)
Miles de personas fueron vacunadas contra el Ébola en los últimos años (Getty)

Montones de cadáveres. Zonas de descontaminación y hospitales sobrecargados. Es el tema de cualquier pesadilla: los indicadores físicos de una pandemia asociada a los brotes de enfermedades como el Ébola. Pero, ¿qué ocurre si una de esas pandemias, como la fiebre amarilla u otro patógeno emergente desconocido aún por los científicos, llegara a Estados Unidos?

En La próxima plaga está por venir, ¿Estados Unidos está listo?, Yong tiene una visión clara del peor de los casos: un sistema de salud pública tomado por sorpresa por una pandemia que se sale de control.

Con demasiada frecuencia, escribe, una epidemia a gran escala se hace cargo de la atención pública, luego se desvanece en la oscuridad cuando el peligro disminuye, tomando fondos públicos y los medios para construir mejores salvaguardias con ellos.

Eso es cierto en Estados Unidos, donde los brotes de enfermedades como ántrax y SARS se hicieron cargo de la conciencia nacional, luego desaparecieron como en una nube de humo, junto a los fondos para la investigación y la planificación de qué hacer si regresan.

Yong construye un caso convincente para una falta nacional de preparación que, a menos que se remedie en muchos frentes, podría significar un desastre cuando una nueva pandemia llame a la puerta. Le preocupa la capacidad del presidente Donald Trump para enfrentar un brote, especialmente cuando ha dejado puestos clave vacantes.

"En algún momento", escribe, "surgirá un nuevo virus para poner a prueba el temple de Trump. ¿Qué ocurrirá entonces? No tiene experiencia en ciencia o salud, y se ha rodeado de poca experiencia".

¿Qué pasa entonces? Lee la historia meticulosamente investigada de Yong para tener una idea de lo que está en juego. Es una advertencia que todos necesitamos, incluso si es difícil de aceptar, y la narración de Yong la convierte en una lectura emocionante y necesaria.