(Archivo)
(Archivo)

Un informe de un grupo de defensa en Nueva York dice que Uber, Lyft y otros servicios de transporte son virtualmente "inútiles" para las personas con discapacidades debido a la relativa falta de vehículos equipados para manejar sillas de ruedas y otros sistemas motorizados.

El informe de Abogados de Nueva York para el Interés Público también dice que cuando los pasajeros solicitaron vehículos accesibles para sillas de ruedas a Uber y Lyft, las únicas compañías que ofrecían ese servicio, el tiempo de espera fue más de cuatro veces mayor que el del servicio regular.

Como si eso no fuera lo suficientemente malo, todos estos servicios de taxi están obstruyendo las calles de la ciudad y ralentizando los autobuses y vehículos de transporte que están equipados para llevar a personas con discapacidades.

El grupo de defensa hizo un llamado a Uber y Lyft, junto a los operadores más pequeños Juno y Via, para que implementaran mejoras para los usuarios discapacitados, tal vez ofreciendo más incentivos a los conductores para equipar sus vehículos para transportarlos.

"Consideramos que se trata de un tema de igualdad de derechos", manifestó Ruth Lowenkron, directora del programa de justicia para discapacitados de esa organización.

Aunque el informe se enfoca solo en la ciudad de Nueva York, los defensores de la comunidad con personas con discapacidad dicen que hay pocas razones para pensar que el problema sea diferente en otras jurisdicciones.

Los funcionarios de Uber y Lyft dijeron que sus compañías están comprometidas a brindar un mejor servicio a las personas con discapacidades.

Ambas compañías destacaron su compromiso con un programa piloto de la Comisión de Taxis y Limusinas de la ciudad de Nueva York (TLC por sus siglas en inglés) con la intención de brindar un mejor servicio a los pasajeros discapacitados. El programa piloto de dos años, que empieza en julio, esencialmente reunirá vehículos accesibles para sillas de ruedas y se coordinará la operación a través de un despachador centralizado. Es una alternativa para cumplir con las regulaciones de TLC que, de otra manera, requerirían que los servicios de vehículos de alquiler tengan, al menos, el 25 por ciento de sus flotas equipadas para manejar sillas de ruedas para 2022.

"Uber se compromete a trabajar con TLC para hacer que el programa piloto sea un éxito y aumentar el acceso a servicios confiables para los neoyorquinos que van en sillas de ruedas", dijo la portavoz de la compañía Alix Anfang en un correo electrónico.

"Lyft tiene la firme convicción de garantizar este servicio a los que lo necesiten y nos comprometemos a trabajar con TLC en el programa piloto For-Hire-Vehicle para ampliar el servicio para los neoyorquinos en sillas de ruedas", dijo la portavoz Campbell Matthews.

Ni Juno ni Via respondieron a los correos electrónicos en busca de comentarios antes de la publicación.

El informe, sobre el que se escribió en The Verge, arroja luz sobre un problema que plantea un desafío particular para los servicios de transporte y su modelo comercial. Como una especie de empresa de taxis, Uber comenzó invitando a la gente común a usar su tiempo libre y sus vehículos privados para ganar dinero transportando a otras personas. Pero no todos esos conductores tienen vehículos que están equipados para manejar sillas de ruedas o sistemas motorizados con mucha facilidad.

Sin embargo, a medida que Uber y Lyft aprovechan cada vez más el mercado del transporte bajo demanda, las compañías se enfrentan a un mayor número de llamadas para cumplir con algunos de los estándares que han regido durante mucho tiempo el transporte público. Esos estándares incluyen el requisito de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades para la igualdad de acceso.

Para resaltar las disparidades para los pasajeros discapacitados, los Abogados de Nueva York para el Interés Público realizaron una prueba para ver qué pasaría si pidieran un vehículo para transportar a alguien con una discapacidad. Eligieron cinco ubicaciones en Nueva York: la Grand Central Terminal en Manhattan, los principales centros médicos en el Bronx y Brooklyn, y dos aeropuertos principales: John F. Kennedy International y Laguardia, en Queens.

Pidieron vehículos adecuados para sillas de ruedas a través de UberWAV y Lyft's Access Mode. Descubrieron que no había tales vehículos disponibles el 70 por ciento del tiempo. Cuando se encontró un vehículo, los tiempos de espera estimados fueron de 17 minutos, frente a cuatro minutos para el servicio regular, de acuerdo al informe. En 17 ocasiones, los intentos por encontrar un vehículo accesible para sillas de ruedas para ir a los dos principales aeropuertos de la ciudad quedaron vacíos, mientras que los esfuerzos para reservas un viaje regular se encontraron con un 100 por ciento de éxito, dice el informe.

Independent Drivers Guild (IDG), una afiliada sindical que representa a miles de conductores de Nueva York, dijo que se necesitan incentivos financieros, quizás de la ciudad y las empresas, para alentar a los conductores a convertir sus vehículos para que puedan aceptar sillas de ruedas con facilidad.

Moira Muntz, una portavoz de IDG, señaló que el grupo ha estado pidiendo un fondo de conversión similar a uno disponible para los taxis. Los conductores de dichos vehículos también deberían recibir tarifas más altas.

Justin Wood, autor del informe de Abogados de Nueva York para el Interés Público, explicó que cree que los servicios de transporte de pasajeros tienen los medios para hacer justamente eso.

"Estas aplicaciones tienen miles de millones de dólares en ingresos, e incentivan a los conductores a hacer cosas todo el tiempo", subrayó Wood.