Qué está sucediendo en Hawaii con el volcán Kilauea, uno de los más activos del mundo

(Reuters)
(Reuters)

Hace unos días, un lago de lava desapareció de la cima del volcán Kilauea, en la isla de Hawai. El flujo de roca líquida que normalmente llena el cráter Pu'u 'ō'ō, en el lado oriental del volcán, se había apagado abruptamente.

Días más tarde, una grieta de 17 kilómetros de distancia se abrió en el suelo, arrojando restos de roca fundida al rojo vivo. Nubes de vapor se elevaron hacia el cielo y el olor acre del dióxido de azufre llenó el aire.

El episodio, que provocó la evacuación de varios cientos de residentes, es el más reciente de una erupción en curso desde hace más de tres décadas, según los registros. La lava se ha ido derramando desde el cráter Pu'u 'ō'ō desde 1983, convirtiendo a Kilauea en el volcán en erupción más largo del mundo.

Kilauea es también el más joven de los volcanes que están en las tierras hawaianas, que se han formado a lo largo de los últimos 5 millones de años, cuando la placa del Pacífico se ha ido desplazando sobre un punto caliente en el manto de la Tierra. Tiene dos cráteres principales: uno en la cima, el Halema'uma'u, y el Pu'u 'ō'ō, en la parte oriental. En los últimos años, las erupciones se han ido alternando entre los dos.

Volcán Kilauea.
Volcán Kilauea.

Al igual que muchos volcanes hawaianos, el Kilauea está hecho de basalto, un tipo de lava que fluye muy fácilmente. En lugar de acumularse en un pico empinado e imponente como el Krakatau en Indonesia o el Mount St. Helens en el estado de Washington, la roca fluida de Kilauea crea una cúpula ancha y poco profunda conocida como un volcán en escudo.

Este tipo de volcanes "son realmente voluminosos, son los volcanes más grandes de la Tierra, pero debido a que tienen esas pendientes largas y de ángulo bajo, son muy dramáticos", comenta Tari Mattox, un geólogo que trabajó en el Observatorio de Volcanes de Hawaii durante seis años. "La gente se sorprende cuando van a Hawai y dicen: '¿Dónde está el volcán?' y les digo, '¡Estás encima de él!'".

Esta lava fluida produce erupciones efusivas en lugar de explosivas. De hecho, el nombre del volcán significa "escupir" o "extenderse mucho", según la revista Hawaii.

Las rocas que se mueven hacia arriba a través del manto que hay bajo Hawai comienzan a derretirse a unos 80 kilómetros debajo de la superficie. Ese magma es menos denso que la roca circundante, por lo que sigue aumentando hasta "estancarse" en un depósito de aproximadamente 5 kilómetros de ancho y de 2 a 6 kilómetros debajo de la cumbre.

Erupción del volcán Kilauea en Hawaii
Erupción del volcán Kilauea en Hawaii

Desde que la erupción actual comenzó en 1983, el Servicio Geológico de Estados Unidos ha documentado 61 episodios eruptivos en múltiples respiraderos a lo largo de East Rift Zone, uno de los puntos débiles de Kilauea. Los flujos han engullido casas y caminos bajo ríos de roca fundida y las "fuentes" de lava han enviado ocasionalmente fragmentos de roca que caen sobre el paisaje. De acuerdo con el Parque Nacional de los Volcanes de Hawaii, la erupción actual de Kilauea produce hasta 496.000 metros cúbicos de roca nueva cada día, suficiente para resurgir una carretera de dos carriles de 30 kilómetros de largo. La erupción ha agregado aproximadamente 200 hectáreas de tierra nueva a la Isla Grande de Hawai.

En los años noventa, un túnel natural formado por lava que fluía se rompió. A finales de año, una iglesia, una tienda y 100 casas fueron enterradas bajo más de 15 metros de lava, según el USGS.

Las erupciones explosivas mortales son más raras. Los depósitos del pasado de Kilauea sugieren que pueden ocurrir explosiones violentas cuando el agua entra en contacto con la roca fundida, convirtiéndose en vapor. En 1790, un grupo de guerreros fue atrapado en una de estas erupciones. De 80 a tal vez cientos de personas murieron. Miles de sus huellas ahora se conservan en cenizas endurecidas en roca.

Erupción del volcán Kilauea en Hawaii
Erupción del volcán Kilauea en Hawaii

Varias personas han muerto en el volcán en los últimos años. En febrero, un guía turístico cayó mientras observaba un flujo de lava activo, según informó el Hawaii News Now. Las autoridades dijeron que pudo haber inhalado vapor tóxico que se formó cuando la lluvia reciente reaccionó con gases de azufre en la roca fundida.

Kilauea es uno de los volcanes más observados del mundo, dijo Mattox. Cerca de cinco docenas de estaciones de monitoreo sísmico salpican su superficie, escuchando los rumores de que el magma atraviesa la roca. Los marcadores de inclinación, las estaciones de GPS en el suelo y los satélites de radar en el cielo se usan para monitorear los movimientos de la montaña: el aumento del magma puede hacer que el volcán se hinche como un globo. A medida que los gases disueltos en la roca fundida se liberan en el aire, son detectados por instrumentos en el sitio y en el espacio.

"Los volcanes nos avisan cuando están a punto de hacer algo", dijo Mattox. El vaciado del lago de lava del cráter Pu'u 'Ō'ō, el aumento de la actividad sísmica a lo largo de la Zona del Rift Este y semanas de actividades alrededor del cráter indicaron que algo estaba burbujeando bajo la superficie.

Pero no era usual que las nuevas fisuras se abrieran tan lejos del respiradero principal en Pu'u 'Ō'ō.

La erupción del volcán Kilauea ya destruyó al menos 26 casas (Reuters)
La erupción del volcán Kilauea ya destruyó al menos 26 casas (Reuters)

Sally Sennert, una vulcanóloga del USGS que forma parte del Programa Global de Vulcanismo del Smithsonian, dijo que puede haber habido un bloqueo en el camino habitual del magma hacia la superficie, desviando la roca fundida en una dirección diferente a lo largo de la Zona Este de Rift. "El magma buscará la salida más fácil", explicó.

Sennert, que escribe el informe de actividad volcánica semanal de la agencia y ha estado monitoreando la situación en Kilauea, comparó las predicciones sobre la actividad volcánica con la predicción de tornados. "Los científicos pueden observar los cambios en la sismicidad y la deformación, y pueden decir que algo puede pasar. Pero no pueden decir la vía exacta del magma o cuánto va a durar", explicó.

El Observatorio del Volcán de Hawai había emitido alertas de "vigilancia" para Kilauea desde al menos el 24 de abril. El nivel de alerta indicaba que el volcán exhibía una mayor agitación y un mayor potencial de erupción. Hace unos días, el nivel de alerta se cambió a "advertencia", lo que significaba que una erupción peligrosa estaba en marcha.

Según la alerta más reciente del observatorio, "las fases de apertura de las erupciones son dinámicas e inciertas".

La alerta decía: "No es posible en este momento decir ni cuándo ni dónde pueden ocurrir nuevos respiraderos".

MAS NOTICIAS