(EFE/David de la Paz)
(EFE/David de la Paz)

Tres personas fueron hospitalizadas y otras tantas perdieron su casa luego de que una mujer, accidentalmente, provocara un incendio dentro de un edificio multifamiliar mientras intentaba matar a los insectos con alcohol, según informaron las autoridades.

El fuego se produjo en el vecindario Avondale de Cincinnati, justo al norte de la ciudad. El jefe de distrito del departamento de bomberos de Cincinnati, Randy Feel, no respondió a una investigación de The Washington Post, pero dijo a los periodistas que el incendio comenzó en la unidad del primer piso, donde vive la mujer. El alcohol que estaba usando se encendió cerca de una llama, que probablemente era una vela o un incienso encendido, de acuerdo a informaciones publicadas por Cincinnati Enquirer.

Tres personas fueron a un hospital para recibir tratamiento por inhalación de humo. Siete adultos y tres adolescentes tuvieron que evacuar a consecuencia de las llamas.

Uno de ellos fue Kamaron Lyshe, que corrió a casa después de enterarse de que su edificio estaba en llamas. Durante la hora siguiente, Lyshe compartió lo que estaba sucediendo a través de un video en vivo de Facebook, que mostraba un fuego masivo que salía del techo del edificio. Las llamas ya no eran visibles desde la calle después de media hora.

Más tarde, un Lyshe visiblemente molesto parecía estar sentado en un automovil y enviando mensajes a sus amigos.

(Archivo)
(Archivo)

"Casi todo lo que tenemos está en llamas. Es una locura" decía mientras dejaba escapar un profundo respiro. "Ahora todo se ha ido", lamentaba.

Horas después, Lyshe tomó fotos y videos de lo que quedaba de su edificio, incluida la unidad del tercer piso donde vivía con su familia. El techo de su unidad se había derrumbado. Sus pasillos y habitaciones estaban cubiertos de escombros.

"Mi habitación está completamente destruida, toda mi ropa…. Mi clóset estaba aquí" se podía escuchar a Lyshe mientras apuntaba con su teléfono a una pila de escombros.

En el pasillo estaba la habitación de su hermano, dijo, donde se amontonaban pedazos de madera quemada en la cama. El armario de su hermano parece haberse salvado, con varias piezas de ropa intactas.

"Estoy lidiando con eso en este momento. Empezaré desde cero. Es como un sueño… todo está quemado. Comenzaré de nuevo. Es todo lo que podemos hacer ahora", agrega al respecto.

Las autoridaes no dieron a conocer los nombres de los residentes, incluida la mujer que inició el incendio.

Funcionarios de bomberos dijeron a los periodistas que este fue el segundo incendio en dos semanas causado por alguien que intentaba matar chinches.

Una encuesta de 2015 realizada por la Asociación Nacional de Control de Plagas y la Universidad de Kentucky descubrió que las infestaciones de chinches continúan a tasas elevadas en Estados Unidos, y casi todos los encuestados dijeron que habían sido afectados por chinches durante el año anterior. Las infestaciones ocurrieron con mayor frecuencia en hogares de ancianos, edificios de oficinas, escuelas y guarderías, según datos proporcionados por la encuesta.

En 2013, un joven de 13 años que intentaba matar un chinche acabó con el insecto mediante alcohol y luego encendió una cerilla, provocando también un incendio en su edificio de apartamentos.

En 2012, una mujer de Carlisle (Kentucky) prendió fuego a su edificio de apartamentos después de que ella rociara un sofá con alcohol y, accidentalmente, dejara caer un cigarrillo encendido sobre él. Alrededor de 30 personas perdieron sus hogares, mientras que cuatro fueron tratadas por inhalación de humo.

Freel remarca que los propietarios e inquilinos que quieren deshacerse de los chinches deberían llamar a los profesionales de las plagas en lugar de tratar de resolver el problema por sí solos.