¿Qué motivo llevó a Muhammad Ali a convertirse al Islam?

(Archivo)
(Archivo)

La conversión de Muhammad Ali al Islam definió, de muchas maneras, su carrera y su legado como luchador con convicción. Luego se convirtió en un ícono para los musulmanes estadounidenses.

Solo años después de su conversión en 1964, tuvo una pelea. Tras eso, él se vio en la obligación de escribir algunas reflexiones sobre lo que lo llevó a la fe en primer lugar.

No fue una pelea en el ring de boxeo, sino una discusión en casa, con su esposa Belinda.

Ali estaba fuera de control, tal y como recordaba Belinda. Él había perdido todo rastro de humildad. Él estaba actuando como si fuera Dios. "Puedes llamarte a ti mismo el más grande", le dijo, "pero nunca serás más grande que Alá".

Como si fuera una maestra de escuela, Belinda indicó a Ali que se sentara y escribiera un ensayo. Ella le pidió que reflexionara sobre por qué se convirtió en musulmán. Ali se obligó a hacerlo, sacando hojas de papel en blanco y un bolígrafo azul.

Jonathan Eig, autor de la biografía “Ali”, con una carta que el boxeador había escrito a su mujer Khalilah Camacho-Ali sobre su conversión al Islam (Allison Shelley / The Washington Post)
Jonathan Eig, autor de la biografía “Ali”, con una carta que el boxeador había escrito a su mujer Khalilah Camacho-Ali sobre su conversión al Islam (Allison Shelley / The Washington Post)

Belinda ahora se conoce con el nombre de Khalilah Camacho-Ali. Cuando la entrevisté para mi biografía sobre el legendario boxeador, ella me dio el ensayo. Lo llevé al Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana para ver si los conservadores lo incluirían en su colección.

Creo que pertenece allí, no solo porque revela mucho sobre el personaje de Ali, sino también porque nos enseña acerca de la vida religiosa de uno de los atletas y activistas afroamericanos más conocidos del país. Su historia nos recuerda que incluso los viajes espirituales más poderosos pueden tener comienzos humildes.

En la carta, Ali escribe sobre sus días de adolescente en Louisville, cuando todavía era conocido como Cassius Clay Jr. Dice que salía de una pista de patinaje y escaneaba la acera en busca de chicas guapas cuando notó a un hombre con un traje negro de mohair vendiendo periódicos para la Nación del Islam.

Ali había oído hablar de La Nación y su líder, Elijah Muhammad, pero nunca había pensado seriamente en unirse al grupo, que utilizaba algunos elementos del Islam para predicar el separatismo negro y la superación personal.

Jonathan Eig, a la izquierda, autor de la biografía “Ali” junto al curador Paul Gardullo del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana (Allison Shelley / The Washington Post)
Jonathan Eig, a la izquierda, autor de la biografía “Ali” junto al curador Paul Gardullo del Museo Nacional de Historia y Cultura Afroamericana (Allison Shelley / The Washington Post)

Ali tomó un periódico, principalmente para educarse sobre el tema, pero una caricatura llamó su atención. Mostraba a un hombre blanco golpeando a un esclavo negro e insistía en que él debía rezarle a Jesús. El mensaje era que el cristianismo era una religión forzada a los esclavos por el establishment blanco. "Me gustó esa caricatura. Me hizo algo y tenía todo el sentido", escribió.

Es interesante destacar que Ali no respondió a su esposa al escribir en términos espirituales sobre por qué el Islam lo atraía. Escribió sobre esto con pragmatismo. La caricatura lo despertó y se dio cuenta de que no había elegido el cristianismo. Él no había elegido el nombre de Cassius Clay. Entonces, ¿por qué tenía que guardar esos vestigios de esclavitud? Y si no tenía que mantener su religión o su nombre, ¿qué otra cosa podría cambiar?

En 1964, cuando ganó el campeonato de los pesados, declaró públicamente su conversión e hizo una declaración personal de independencia: "Creo en Alá y en la paz. No trato de mudarme a barrios blancos. No quiero casarme con una mujer blanca. Me bauticé cuando tenía 12 años, pero no sabía lo que estaba haciendo. Ya no soy cristiano. Sé a donde voy y sé la verdad. No tengo que ser lo que quieres que sea. Soy libre de ser lo que quiero", escribió.

Muhammad Ali pasando el rato con su hija Maryum, 1974 (Archivo)
Muhammad Ali pasando el rato con su hija Maryum, 1974 (Archivo)

En los años siguientes, Ali continuó explorando sus puntos de vista religiosos. Él no siempre tenía una filosofía clara. Él no siempre estuvo a la altura de los principios que abrazó. Pero nunca dejó de hacer preguntas.

Cuando Elijah Muhammad murió y la Nación del Islam se rehizo, Ali abrazó el Islam ortodoxo y estudió el Corán.

A medida que la enfermedad de Parkinson desaceleró su discurso y le dificultó la tarea de entretener a los fanáticos, a veces invitaba a admiradores a unirse a él durante largas discusiones religiosas. Le encantaba comparar la Biblia y el Corán. A menudo decía que a Dios no le importaba su boxeo; a Dios solo le importaba si había sido una buena persona y si estaba a la altura de las responsabilidades que conllevaba ser un creyente.

(AP)
(AP)

No estoy dispuesto a darle todo el crédito a Camacho-Ali, pero me sorprende que la tarea de escribir que le dio resultó ser buena. La religión exige que constantemente hagamos preguntas, no solo que aceptemos cosas porque nos las han transmitido. El ensayo de Ali nos recuerda eso.

Ali reconoció que su viaje religioso comenzó con una búsqueda de chicas guapas y con un caricatura en un periódico. No es la leyenda. Pero es mejor que la leyenda, porque es verdad.

MAS NOTICIAS