El canciller venezolano Jorge Arreaza se reunió con la alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelle Bachelet (EFE)
El canciller venezolano Jorge Arreaza se reunió con la alta comisionada de Naciones Unidas para los derechos humanos, Michelle Bachelet (EFE)

Cautela, discreción y tacto. Es lo que define el primer día de la agenda de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, en Caracas. Desde temprano en la mañana, la funcionaria internacional inició una ronda de entrevistas con representantes del gobierno de Nicolás Maduro, el estamento militar y con algunos grupos de defensa de Derechos Humanos.

Llamadas, emails; órdenes y contraórdenes. Cambio de sitios de reunión "para evitar cualquier ruido que pueda molestar al grupo visitante". Y "no quieren contactos directos con la prensa durante la visita; solo el viernes en la noche, minutos antes de la partida de la doctora Bachelet de Caracas. Antes no".

Así lo confió un activista social a Infobae, minutos antes de iniciarse un encuentro de la alta comisionada con defensores de los Derechos Humanos y con familiares de víctimas de abusos policiales y militares.

Revela el informante, quien solicitó anonimato, que "son momentos muy difíciles para el país y la delegación visitante no quiere identificarse con ningún factor político o social nacional. La defensa de los Derechos Humanos es para todos los venezolanos, no para un solo sector".

No obstante la solicitud del grupo visitante en los cambios en la agenda de la comisionada Bachelet se filtró a la prensa y a organizaciones no gubernamentales.

"Estamos tras la pista de la doctora, queremos que nos vea y no vamos a esconder nuestras pancartas y las fotos de nuestros familiares", dijo a este portal Lisbeth Rivera, quien es esposa de lo que definió como un preso político. "El único delito de mi compañero es ser colombiano y no tener documentos de inmigración en regla. Desde septiembre de 2016 fue detenido en Caracas por funcionarios policiales, en un operativo anti terrorismo".

Aseguró que son 59 los ciudadanos colombianos detenidos aún no enjuiciados desde 2016 los acusados de ser una banda paramilitar cuyo propósito era el de atentar contra la vida del mandatario Nicolás Maduro. "Tiene que vernos (Bachelet) y la buscaremos a donde vaya".

Otra denunciante, Sandra Hernández, dijo estar muy desilusionada pues hubo cambios en la agenda de Bachelet, "y nada garantiza que habrá reunión con familiares de los militares que también son presos políticos". "Mi esposo, el sargento mayor de la Guardia Nacional Luis Bandres Figueroa, se pronunció el 21 de enero en favor de la constitución y en contra de Nicolás Maduro, un gobernante que ha violentado la Carta Magna", reveló Sandra Hernández a Infobae.

Además de Bandres, son 21 los sub oficiales detenidos que, acusados de rebelión militar, "han sido torturados, vejados y maniatados por sus carceleros". "Nos están pidiendo que no hagamos ruido, que no saquemos pancartas. Eso es imposible. Bachelet está en Caracas y hay que gritar duro y fuerte", expresó Hernández, de 30 años.

Aracelis Sánchez, líder de la organización de familiares de víctimas de violación de derechos humanos (Orfavideh), está de acuerdo con denunciar "Si no lo hacemos hoy, el mundo no podrá enterarse de que en el gobierno de Maduro ha aumentado la represión en los barrios marginales de todo el país. Los operativos del grupo Faes de la Policía Nacional están acabando con la vida de nuestros muchachos".

Las tres activistas están a la espera de una reunión con la comisionada Bachelet. "No importa si son pocos minutos, la idea es hacer denuncias", interviene Hernández.

Al final de la tarde y luego de un cambio en la agencia, Michelle Bachelet participó en un encuentro activistas y defensores de los Derechos Humanos. No estaba previsto un pronunciamiento luego de la actividad.

Ronda con los líderes

Para mañana viernes, el equipo de la ONU sostendrá encuentros con Nicolás Maduro, y representantes de los poderes públicos reconocidos por el gobierno bolivariano, así como con el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó.

El también presidente encargado de Venezuela, reconocido por más de 50 países, convocó a los venezolanos a las calles este viernes con la intención de "visibilizar la protesta ciudadana", dijo en comunicado de prensa.

Trascendió que el líder opositor propondrá reunión entre Bachelet, líderes sindicales, representantes del sector salud, periodistas y diputados de la Asamblea Nacional. Hasta el presente, no hay ninguna confirmación sobre estos encuentros.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: