Jorge Urosa
Jorge Urosa

"Esta terrible crisis eléctrica refleja la incapacidad de los actuales gobernantes para dirigir la vida del país. Simplemente son incapaces de gobernar a Venezuela", aseguró el Arzobispo Emérito de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino. Para él, la solución "radical pero pacífica" a la crisis es "que Maduro, ya rechazado por la mayoría de la población, se haga a un lado y entregue el poder que está ocupando de facto".

En declaraciones a ACI Prensa, el Cardenal expresó que la actual situación le genera "una gran angustia por el país" e indicó que lo que ocurre ahora en Venezuela, "para decirlo en breves palabras y con toda claridad: Es un verdadero desastre".

"Es necesario que se acepte la presidencia interina del presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, que haya un gobierno de transición, previsto en el artículo 233 de la Constitución, para que se realicen unas elecciones limpias y transparentes, y se inicie una auténtica recuperación del país", añadió.

Juan Guaidó y Nicolás Maduro (Reuters)
Juan Guaidó y Nicolás Maduro (Reuters)

Maduro asegura que Venezuela sufre una "guerra eléctrica" y que la inestabilidad se debe a supuestos ataques contra el sistema perpetrados por la oposición y el Gobierno del presidente estadounidense Donald Trump.
Pero la oposición venezolana y los expertos responsabilizan al régimen y a la Corporación Eléctrica Nacional (CORPOELEC) por los apagones.

El Cardenal Urosa recordó que en su declaración de enero los obispos de Venezuela denunciaron la extrema pobreza en la que vive el pueblo. "Es un pecado que clama al cielo querer mantener a toda costa el poder y pretender prolongar el fracaso e ineficiencia de estas últimas décadas. Es moralmente inaceptable", también denunciaron los prelados.

“En pocas palabras: Maduro debe irse”, reiteró el Cardenal.
Un grupo de personas recoge agua de una tubería de desagüe en la orilla del Río Guaire, que atraviesa la ciudad y funciona como la vía principal de desagüe de las aguas residuales de la ciudad de Caracas (Venezuela). El suministro de agua ha quedado interrumpido en muchas partes del país como consecuencia de los sucesivos apagones que han afectado a Venezuela desde principios de marzo. (EFE)
Un grupo de personas recoge agua de una tubería de desagüe en la orilla del Río Guaire, que atraviesa la ciudad y funciona como la vía principal de desagüe de las aguas residuales de la ciudad de Caracas (Venezuela). El suministro de agua ha quedado interrumpido en muchas partes del país como consecuencia de los sucesivos apagones que han afectado a Venezuela desde principios de marzo. (EFE)

El Purpurado afirmó que el origen de la crisis está en "un proyecto ideológico fracasado, el socialismo marxista, el socialismo del siglo XXI, que ha llevado al país a la ruina, y a los venezolanos a sufrimientos indecibles".

"¡El país no funciona! Todos padecemos por la escasez de servicios de primera necesidad, como el agua, el transporte y la electricidad, y además, por una inflación que ha empobrecido a todos, y golpea especialmente a los más débiles", expresó.

Sobre las protestas de los últimos días, el Arzobispo Emérito de Caracas dijo que el Gobierno de Maduro "debe escuchar la voz del pueblo más humilde, que ya no aguanta más. No deben seguir sometiendo a las clases populares a las penurias y limitaciones y humillaciones que han provocado".

El Purpurado también denunció que Maduro y otros "invitan a grupos civiles, violentos y armados, a contener las manifestaciones populares. Eso es totalmente criminal, inaceptable e intolerable. Y la gente sensata del chavismo debe hacer ver a sus dirigentes que eso es totalmente ilegal. Es criminal que se promueva la violencia de bandas armadas para contener las legítimas protestas pacíficas. Los jefes de la Fuerza Armada no pueden permitir eso".

El Cardenal Urosa hizo un llamado, con todos los obispos de Venezuela, a "mantener la calma, a actuar por las vías pacíficas, pero al mismo tiempo a exigir el respeto a nuestros derechos".

"Un mensaje de solidaridad a los que más están sufriendo actualmente, nuestros hermanos de las clases populares, y a todos los venezolanos que estamos afectados por igual por este desastre de gobierno", dijo.

"Es preciso que los actuales gobernantes entiendan que se deben ir. Y que no deben seguir haciendo sufrir al pueblo venezolano. Y pidamos a Dios con fuerza que los venezolanos podamos resolver esta crisis de manera pacífica", concluyó el Cardenal.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: