Una panadería a oscuras en Caracas (Reuters)
Una panadería a oscuras en Caracas (Reuters)

Un nuevo corte intempestivo de luz se registró este domingo en varias regiones de Venezuela en el séptimo día consecutivo de interrupciones del suministro y después de que el régimen denunciase por quinta vez un "sabotaje" al Sistema Eléctrico Nacional (SEN), que desde el día 7 ha presentado numerosas fallas.

Cerca de las 9.40 (hora local, 13.40 GMT), el fluido de energía se vio interrumpido en la capital venezolana que, casi en su totalidad, había recobrado el servicio tras el apagón ocurrido la noche del sábado.

El régimen de Nicolás Maduro denunció anoche que esta última falla fue ocasionada por un "doble ataque sincronizado" contra el sistema eléctrico que apagó la luz de millones de hogares las noches del viernes y el sábado a la misma hora.

Esos apagones dejaron a oscuras durante varias horas a 21 de los 23 estados de Venezuela según reportes de medios locales y se han extendido por más de 48 horas consecutivas en estados como Mérida, Zulia y Trujillo, aseguraron testigos a Efe.

Ciudadanos encienden un generador eléctrico en un supermercado en Maracaibo (Reuters)
Ciudadanos encienden un generador eléctrico en un supermercado en Maracaibo (Reuters)

NetBlocks, una organización que estudia la seguridad en la red, reportó la afluencia del tráfico de datos en Internet, que revela las bruscas caídas por las interrupciones de la energía.

El pasado lunes dos apagones dejaron completamente a oscuras el país, comenzando una serie constante de interrupciones de mayor o menor duración que se mantiene hasta el momento.

La versión oficial de este vaivén de la energía responsabiliza a la oposición venezolana y a la Administración de Estados Unidos por "atacar" el SEN con métodos electromagnéticos, mecánicos, fusil de larga distancia e incendios. La dictadura también ha admitido una falla en el sistema aunque como consecuencia de los supuestos "ataques terroristas" previos.

Desde que se inició la crisis eléctrica este mes el país se ha paralizado por completo, con suspensión de actividades laborales y escolares, durante al menos 10 días.

La fluctuación de la energía ha afectado también el suministro de agua potable, que escasea en todo el país petrolero, en tanto que los servicios de telefonía o internet han sufrido las consecuencias de las constantes interrupciones de energía.

La oposición venezolana, por su parte, culpa al Gobierno y a la estatal Corporación Eléctrica (Corpoelec) por el aumento de estos apagones que comenzaron hace una década y se fueron haciendo frecuentes especialmente en regiones lejanas a Caracas.

(Con información de EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: