"Con mucho dolor y pesar tengo que anunciar que murió Teodoro Petkoff, en estos momentos solo puedo agradecer haber compartido estos años con él en TalCual y por la confianza que depositó en mí", tuiteó Xabier Coscojuela, director actual del medio, aunque no aclaró las causas de la muerte del reconocido periodista.

El ex guerrillero, ex candidato presidencial y símbolo de la izquierda venezolana, era un férreo opositor al chavismo.

Petkoff murió a los 86 años y hacía tiempo ya que no visitaba la redacción de Tal Cual, desde donde escribió algunos de los editoriales más duros contra el régimen. Su pequeña oficina, donde apenas cabía un escritorio de madera, estaba empapelada de libros. No cabía uno más en sus bibliotecas, así que los tenía apilados por todos lados.

Petkoff fue de todo en la vida: escritor, político, economista y guerrillero de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional. Abandonó el Partido Comunista a fines de los 70 y fundó el Movimiento al Socialismo. Fue diputado y ministro de Planificación del la segunda presidencia de Rafael Caldera. También fue candidato presidencial en dos oportunidades, 1983 y 1988.

En 1998, cuando el MAS decidió apoyar la candidatura de Hugo Chávez rompió con el partido, dejó la militancia política y se dedicó al periodismo. Desde allí, fue un punzante crítico del bolivariano primero, y de Maduro después.

En 2015 obtuvo el premio Ortega y Gasset en la categoría de Trayectoria Profesional. El jurado aseguró que reconocían de forma unánime "la extraordinaria evolución personal que lo llevó desde sus inicios como guerrillero a convertirse en un símbolo de la resistencia democrática".

Lo recibió en su casa en Caracas, de manos del ex jefe de Gobierno español Felipe González, ya que por ese entonces pesaba sobre él una orden de prohibición de salida del país.

Sus últimos años como escritor y periodista los pasó al frente de Tal Cual, fundado en el 2000 y que al principio fue un diario. Sin embargo, en medio de la crisis económica venezolana y la escasez de papel periódico -que monopoliza el régimen-, se volvió un semanario y luego un portal web.