El diputado de la MUD Julio Borges en conferencia de prensa tras el encuentro con la delegación chavista en Santo Domingo, República Dominicana (REUTERS/Ricardo Rojas)
El diputado de la MUD Julio Borges en conferencia de prensa tras el encuentro con la delegación chavista en Santo Domingo, República Dominicana (REUTERS/Ricardo Rojas)

La oposición venezolana rechazó firmar un acuerdo con el régimen chavista sobre garantías para las elecciones presidenciales, alegando que no cumple con sus demandas, pero presentará observaciones al texto este miércoles para decidir si participa en los comicios.

"Hasta que no tengamos un documento que esté a la altura (…) del pueblo venezolano pueden estar seguros que no vamos a firmar", advirtió Julio Borges, jefe negociador de la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), tras cinco horas de reunión con los delegados del gobierno en Santo Domingo.

No obstante, el presidente dominicano, Danilo Medina, informó que los facilitadores del diálogo entregaron a las partes un documento para llegar a un consenso y que las partes continuarán el diálogo este miércoles.

"Tenemos un compás de espera hasta mañana a las diez y media de la mañana para recibir las observaciones", indicó Medina, quien auspicia las conversaciones.

Luego del encuentro del martes, los delegados del presidente Nicolás Maduro se adelantaron a firmar el acta ante la prensa.

El jefe de la delegación, Jorge Rodríguez, aseguró que la noche del lunes en Caracas las partes se habían comprometido a firmar un acuerdo que incluía, entre otros puntos, "el cronograma y la fecha" de la elección presidencial, adelantada por el oficialismo para antes del 30 de abril.

Pero Rodríguez afirmó que la oposición se retractó tras recibir una "llamada telefónica de Bogotá", donde -recordó- se encuentra el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson, duro crítico del gobierno de Maduro.

Jorge Rodriguez, jefe de la delegación chavista y ministro de Comunicación, durante declaraciones a la prensa en Santo Domingo (REUTERS/Ricardo Rojas)
Jorge Rodriguez, jefe de la delegación chavista y ministro de Comunicación, durante declaraciones a la prensa en Santo Domingo (REUTERS/Ricardo Rojas)

"Un acto de absoluto bochorno de aquellos que siguen recibiendo instrucciones del extranjero", dijo Rodríguez mientras firmaba el documento.

"No recibimos órdenes ni de Estados Unidos ni de Cuba, solo del pueblo venezolano", replicó luego Borges ante periodistas en la sede de la cancillería dominicana.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, cuyo gobierno es facilitador del proceso y envió a su embajador en Santo Domingo, denunció en Twitter que la oposición estaba siendo presionada para firmar un "papel que no contempla garantías de elecciones presidenciales".

"Elecciones libres"

La MUD reiteró que sus demandas en la negociación que inició el 1 de diciembre son garantías electorales, ayuda humanitaria ante la crisis socioeconómica, "rescate de las competencias" del Parlamento de mayoría opositora y la liberación de "presos políticos".

La negociación está ligada a las deliberaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) -acusado por la oposición de servir al gobierno-, en sesión "permanente" desde el lunes para definir la fecha de los comicios, en los que Maduro buscará reelegirse.

El régimen insiste en que Estados Unidos presiona a la oposición para que no firme un acuerdo y boicotee las presidenciales.

Aunque apoyado por Rusia y China, el régimen de Maduro encara el aislamiento internacional y las sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea.

Durante su gira por América Latina, Tillerson pidió "elecciones libres, justas y verificables" en Venezuela y advirtió que Washington evalúa aplicar sanciones a sus exportaciones petroleras.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos y el secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson este martes en Bogotá (Reuters)
El presidente colombiano Juan Manuel Santos y el secretario de Estado de EEUU Rex Tillerson este martes en Bogotá (Reuters)

Fecha de elecciones

La oficialista Asamblea Constituyente adelantó las elecciones -tradicionalmente en diciembre-, lo que descolocó a una oposición dividida tras cuatro meses de protestas en 2017 que dejaron más 125 muertos, sin poder sacar a Maduro del poder.

Según una fuente cercana al diálogo, la oposición exige que la elección no sean antes del 22 de abril, mientras el gobierno, ya en campaña, pretende apurar la fecha.

La oposición aún no decide si irá a primarias o elegirá a un candidato de consenso. Sus principales líderes, Henrique Capriles y Leopoldo López -en arresto domiciliario-, están inhabilitados políticamente.

Además, el poder judicial -controlado por el régimen- excluyó a la MUD de los comicios, alegando que al ser una coalición de partidos induce a una doble militancia.

La mayor agrupación de esa alianza, Primero Justicia, también quedó fuera de juego al no poder cumplir con su reinscripción, de lo que culpó al CNE.

Maduro enfrenta una impopularidad de 70%, según la encuestadora Delphos, pues muchos venezolanos lo culpan de la hiperinflación -proyectada en 13.000% por el FMI para 2018- y la grave escasez de alimentos y medicinas.

(Con información de AFP)

LEA MÁS: