'El padrino' recupera algo de su oscuro brillo original

Especial para Infobae de The New York Times.

Francis Ford Coppola habla de una edición remasterizada por el aniversario número 50 de su clásico, que pretende ser tan vívida —y sombría— como lo fue en 1972.

Después de 50 años, Francis Ford Coppola aún no ha acabado El padrino, y el filme tampoco ha acabado con él.

Coppola se forjó con esta épica criminal, que ganó tres premios de la Academia, incluido el de mejor película, hizo ganar millones de dólares a Paramount Pictures y, de paso, marcó medio siglo del cine

Pero los tiempos han cambiado. Ya no es como antes. Y, sin embargo, El padrino sigue envejeciendo como un capo satisfecho sentado despreocupadamente en su jardín.

En un esfuerzo por preservar El padrino para las generaciones futuras, Paramount, Coppola y sus colegas de American Zoetrope ya trabajaron juntos en versiones reparadas y revitalizadas de la película hace 15 años, en lo que entonces se denominó “La Remasterización de Coppola”.

Ahora, para el aniversario número 50 de El padrino, que se estrenó en Nueva York el 15 de marzo de 1972, Coppola y estos estudios han producido una nueva remasterización. Esta última edición se ha creado con fuentes de mayor calidad de la película, tecnología digital mejorada y unas 4000 horas de trabajo dedicadas a reparar manchas, desgarros y otros desperfectos. (Se estrenará en los cines el viernes y en video el 22 de marzo).

Como explicó Coppola la semana pasada, “todo el asunto consiste en intentar que tenga el mismo aspecto que en la proyección original de El padrino, cuando solo tenía dos semanas, no 20 o 50 años”.

Coppola, ahora de 82 años, dijo que nunca se cansó de escudriñar la película. Pero, naturalmente, cualquier tiempo que dedique a reflexionar sobre El padrino le trae una serie de emociones y recuerdos: el dolor de su producción tensa y el orgullo de su éxito rotundo.

“Hay que entender que, como cineasta, no sabía realmente cómo hacer El padrino”, dijo. “Aprendí a hacer El padrino haciéndola”.

En una entrevista en video junto a James Mockoski, archivista de películas y supervisor de la remasterización de American Zoetrope, Coppola habló del nuevo trabajo hecho a El padrino, de las escenas que quería mantener oscuras y de las que casi fueron cortadas, e incluso incluyó un comentario sobre su última película en curso, Megalópolis. Estos son extractos editados de esa conversación.

¿Por qué era necesario un esfuerzo de remasterización como este?

FRANCIS FORD COPPOLA El sistema de estudios, que era tan bueno para hacer tantas cosas, siempre fue débil en esta cuestión de la preservación. El padrino tuvo un éxito increíble en su época. Pero Paramount no estaba preparada para ese éxito. De repente se encontró con que se proyectaba en Nueva York en cinco cines, porque había tanta demanda para verla, y luego en otros lugares de todo el mundo. En lugar de decir que había que preservar el negativo original porque iba a ser un activo valioso, lo desgastaron de forma horrible porque lo utilizaron para hacer muchas copias. Las copias empezaron a diferir mucho de cómo debería ser la película.

JAMES MOCKOSKI No hay una gran copia de El padrino del estreno original. Así que nos basamos en la remasterización aprobada por Gordy [el director de fotografía de la película, Gordon Willis]. Aparte de eso, no teníamos ni idea de cómo era realmente la película cuando se estrenó originalmente.

COPPOLA Y esto se complica aún más por el hecho de que Gordy Willis utilizó deliberadamente una técnica creativa que era extremadamente peligrosa. Coqueteó con la subexposición —que es un pecado— en partes del encuadre. Si el actor no estaba en su sitio, si estaba a medio metro de donde Gordy había pensado que iba a estar, podía quedar en total oscuridad. Eso lo hacía hermoso, pero era muy implacable.

¿Cómo buscaron las partes de la película que se emplearon en esta remasterización?

MOCKOSKI Después de las remasterizaciones anteriores encontramos un poco más. Paramount la encontró en otras latas [de película]. Hicieron un esfuerzo por reunir de forma improvisada las dos primeras películas [para la televisión y tituladas La Trilogía El padrino] y cuando cortaron la película, acabó en otras latas.

¿Hay algún material no utilizado de El padrino que no hayan podido localizar?

MOCKOSKI El padrino, debido a su éxito, sí lo conservaron todo. Paramount tenía el control de películas como La conversación [el drama de Coppola de 1974] y cuando se cerró y se distribuyó, cogieron todo lo que se rodó que no quedó en la película y lo enviaron al departamento de material de archivo. Así que no tenemos nada más que lo que se ve. Más tarde, guardamos todo lo de Apocalipsis ahora, Golpe al corazón y todo lo que hay en nuestras bóvedas.

[Una portavoz de Paramount confirmó esto, y añadió que el estudio tiene 36 tomas de La conversación en su biblioteca].

¿Hay algo en esta remasterización con lo que todavía no estén completamente satisfechos?

MOCKOSKI Todavía hay cosas en la escena de la boda que tenían una calidad degradada. Pero en general, en esta remasterización, apenas se nota.

¿Cómo es escudriñar cada fotograma de El padrino?

MOCKOSKI Es divertido ver las cosas fotograma por fotograma, porque captarás cosas que nadie ve en realidad. Cuando hacen un fundido o una disolución, ves a alguien con una claqueta. Hay una escena en la que al anciano que canta la canción en la boda se le cae la dentadura postiza.

Esta es una película que, a propósito, se supone que sea muy oscura. ¿Cómo saben si la imagen es demasiado oscura o no lo suficientemente oscura?

COPPOLA Tuvimos una primera reunión entre Gordy Willis, Dean Tavoularis [el diseñador de producción], Anna Hill Johnstone [la diseñadora de vestuario] y yo sobre cuál iba a ser el estilo. Hablamos del uso de la oscuridad y la luz. [En las primeras escenas] la oficina de Don Corleone sería muy oscura, comparada con la fotografía casi sobreexpuesta y brillante de la boda. Eso fue deliberado. Sé, y cualquier persona realmente reflexiva lo sabe, lo que importa en el encuadre.

MOCKOSKI Eso también es un peligro cuando lo retransferimos. Todo el mundo quiere poner su huella y hacer algo nuevo. Con la nueva tecnología, se intenta poner más luz. Tienes esta hermosa apertura y quieren ver todos los detalles y los paneles de madera. Bueno, ese no es el punto. Eso no es El padrino.

¿Este es el tipo de cosas a las que prestaron atención durante la realización de la película original?

COPPOLA No puedo decir que fuera mi naturaleza estar preocupado por los detalles fotográficos. El padrino fue una experiencia muy dura para mí. Yo era joven. Me presionaron y me defendí. Fanfarroneé mucho. Me alegré de haber sobrevivido a la experiencia de El padrino y no quise saber nada más. Ni siquiera quería dirigir El padrino II.

¿Alguna vez se cansaron de ver El padrino?

COPPOLA No. Nunca.

MOCKOSKI Siempre me pone nervioso mostrársela a él porque a lo mejor va a decir: “Ah, pero sabes que lo que me hubiera gustado y no he podido es hacer estos cambios…” y aquí viene un corte diferente. Pero él se sentaba y miraba. Nunca se cansa de ello y tiene las mejores anécdotas. [A Coppola] Me dijiste cuando hicimos la última revisión que no querían que rodaras la escena en la que Brando tiene un ataque al corazón.

COPPOLA Eso fue cortado del guion. Paramount pensó que cuando se cortara a la escena del cementerio, se sabría que había muerto. Pero yo me la robé [la escena] llegando un poco antes a la boda y coloqué los tomates en el mismo lugar. Brando dijo, déjame hacer este truco que hago para los míos [sus hijos]. E hizo el truco de la cáscara de naranja. Fue su idea y me salvó. Gracias a Marlon Brando y a Dean Tavoularis por conseguir los tomates. Tuvimos que traerlos por avión desde otro lugar y fue un gran escándalo lo que costaron para una escena que fue cortada del guion.

¿Tiene algún deseo de reeditar El padrino de la forma en que remodeló El padrino: Parte III y lo convirtió en El padrino, Epílogo?

COPPOLA El padrino, diría que no hay cambios que quiera hacer. Hay algunas imágenes que tengo y estoy cambiando y otras que no tocaré. Pero no hay una regla general para saber cuáles son. Pregúntame ahora, una película, si la voy a cambiar o no. ¿Tienes alguna película mía sobre la que quieras preguntarme?

Uh… acabo de volver a ver Drácula, de Bram Stoker, hace unas semanas. ¿Qué tal esa?

COPPOLA No hay cambios en Drácula. Ese es el corte. Drácula es una película terminada.

El padrino ya ha perdurado 50 años. Si resulta ser la película por la que más se lo conoce, ¿está usted tranquilo?

COPPOLA Creo que ya es la película por la que soy más conocido. Si le preguntas a todo el mundo por qué yo debería ser siquiera considerado importante, dirán El padrino. Tal vez Apocalipsis ahora está en un cercano segundo lugar. Apocalipsis ahora es una película más inusual y más interesante, en algunos aspectos. Pero yo siempre hacía películas que en realidad no sabía hacer y aprendía de la propia película. Por eso mi carrera es tan extraña. Te aseguro que Megalópolis es la película más ambiciosa, más inusual y más extraña que he intentado hacer y no tengo ni idea de cómo hacerla. Y eso me encanta, porque sé que me enseñará.

Dave Itzkoff es reportero de cultura. Su libro más reciente, Robin, una biografía de Robin Williams, se publicó en mayo de 2018. @ditzkoff

TE PUEDE INTERESAR