Johnny Ventura, creador del sonido del merengue moderno, murió a los 81 años

Especial para Infobae de The New York Times.

Johnny Ventura, cantante, director de orquesta, compositor y arreglista que dio forma al sonido del merengue moderno en la década de 1960, al mantener sus ritmos tropicales, pero acelerando los tempos y tomando prestado elementos del rocanrol, falleció el 28 de julio en Santiago, República Dominicana. Tenía 81 años.

La causa del deceso fue una insuficiencia cardiaca, según informó la Clínica Unión Médica de Santiago en un comunicado. También señaló que Ventura estaba almorzando cuando sintió un dolor en el pecho, se desplomó y no respondió a la reanimación cardiopulmonar.

Ventura, que a menudo era llamado “el Elvis del Merengue” y “el Caballo Negro”, lanzó más de cien álbumes a lo largo de seis décadas en las que grabó éxitos llenos de vitalidad como “Patacón pisao”, “Pitaste” y “Merenguero hasta la tambora”. Ganó seis premios Grammy Latino, incluido un premio a la trayectoria en 2006.

No obstante, la música no fue su única ocupación. Más adelante se convirtió en empresario, se graduó como licenciado en Derecho y entró en la política, donde ocupó el cargo de alcalde de la capital de su país, Santo Domingo.

Su nombre era Juan de Dios Ventura Soriano y nació en Santo Domingo el 8 de marzo de 1940. Al ser un joven de familia modesta, estudió para ser secretario, con la esperanza de que un trabajo de oficina le ayudara a financiar la formación universitaria para convertirse en arquitecto, pero después de ganar un concurso radiofónico de canto en 1956, se centró en la música y se graduó de la escuela de radiodifusión Héctor J. Díaz.

En su juventud, la República Dominicana estaba gobernada por el dictador Rafael Trujillo, quien promovía el merengue, un género rural, como símbolo de la identidad dominicana. “Pero llegó un momento en el que el género se estancó”, narró Ventura en una entrevista de 2016 con el diario El Tiempo, “porque los artistas y los grupos querían dedicarle la mayor parte de su trabajo al jefe”.

Después del asesinato de Trujillo en 1961, el merengue comenzó a expresar un nuevo sentido de libertad, adoptó tempos sin restricciones y letras sin censura.

“Cuando Trujillo falleció, una euforia política recorrió la República Dominicana”, le dijo Ventura a Paul Austerlitz en una entrevista para el libro “Merengue: música e identidad dominicana” (2021), “y como jóvenes de 21 años, por supuesto que participamos en ella”.

Ventura empezó tocando el saxofón, pero pronto descubrió que su talento nato era el de ser cantante barítono. Era un vocalista alto, guapo y carismático. Cantó la voz principal en el mayor éxito dominicano de 1962, “La agarradera”, de Luis Pérez, una canción de ritmo acelerado llena de dobles sentidos.

En 1964 creó su propia banda, Johnny Ventura y el Combo Show. Como los jóvenes dominicanos escuchaban cada vez más rocanrol y salsa, actualizó el sonido del merengue e incorporó esas influencias.

“El merengue tradicional estaba identificado por completo con la tiranía y había sido usurpado por la gran popularidad que el rocanrol había despertado en la juventud dominicana”, escribió Ventura en un ensayo de 1978.

El cantante convirtió las actuaciones del Combo Show en espectáculos visuales en los que bailaba con tal desenfreno que se le comparó con Elvis Presley, una comparación que él mismo alentaba vistiendo como el cantante estadounidense e incluso adoptando su sonrisa característica. Ventura aparecía de manera regular en programas diurnos de variedades e incluso fue anfitrión de su propio programa de juegos.

Comenzó a tocar en Nueva York en 1967 y tuvo éxito entre el público estadounidense, además de grabar duetos con estrellas de la salsa de la época. Se hizo amigo cercano de Celia Cruz, dijo, con quien cantó y a quien admiró como si fuera una hermana mayor.

Ventura retomó sus estudios al tiempo que grababa y hacía giras, y se tituló como licenciado en Derecho en la Universidad de la Tercera Edad de Santo Domingo, donde se graduó con los máximos honores. Disolvió su banda en 1992 para poder dedicar más tiempo a su carrera como distribuidor de productos de salud y belleza de Amway.

Fue vicealcalde de Santo Domingo de 1994 a 1998, un cargo que describió a The New York Times en 1999 como “casi decorativo”, pero cuando José Francisco Peña Gómez, su amigo y colega en el Partido Revolucionario Dominicano, murió de cáncer en plena campaña por la alcaldía, Ventura ocupó su lugar en las elecciones y ganó. Fue alcalde de 1998 a 2002 y, de vez en cuando, hacía alguna presentación en vivo.

Como alcalde, combatió la escasez de viviendas, un proceso inadecuado de recolección de basura y otras necesidades de los tres millones de habitantes de la ciudad. “La gente no cree que su problema se vaya a resolver si no ve al alcalde”, le dijo al Times.

Ventura narró que, después de su mandato como alcalde, solo quería jugar con sus nietos, pero siguió involucrado en la política (incluso se presentó de nuevo a contender por la alcaldía en 2020 con el partido Fuerza Popular, esta vez sin éxito). “¿Qué tiene un artista que no le permite ser parte de las soluciones a los problemas de su país?”, preguntó en una entrevista en televisión.

Ventura estuvo casado durante más de 50 años con Nelly Josefina Flores. Le sobreviven ella y siete hijos, Jandy Ventura, Ana Yahaira Ventura Flores, Juan José Ventura Flores, Daysi Ventura, Erudi Andreina Ventura, Hilda Ventura y Virginia del Carmen Ventura; 17 nietos y tres bisnietos.

Fue hospitalizado en marzo de 2020 tras dar positivo a COVID-19, pero se recuperó y había anunciado planes de conciertos en vivo para los próximos meses. Unas horas antes de su fallecimiento, publicó en Instagram un video en el que aparecía bailando con una seguidora. En el pie de foto, escribió: “Extraño el calor humano de mi público”.