La revista científica The Lancet debió pedir disculpas por referirse a las mujeres como “cuerpos con vaginas”

La prestigiosa publicación fue acusada de sexista por su última portada. Richard Horton, editor jefe, ratificó el compromiso de “lograr la máxima inclusión” de las mujeres y los grupos trans. Qué originó el traspié

La portada de The Lancet decía "históricamente, se ha descuidado la anatomía y fisiología de cuerpos con vaginas"
La portada de The Lancet decía "históricamente, se ha descuidado la anatomía y fisiología de cuerpos con vaginas"

La tapa de la prestigiosa revista científica británica The Lancet del pasado 1 de septiembre generó un revuelo en ámbitos médicos y en el público en general al llamar en su título “cuerpos con vaginas” a las mujeres y a personas trans. Las duras críticas recibidas obligó al editor jefe de la publicación, Richard Horton, a pedir disculpas públicas y formular una aclaración en la que resaltó que es medio “se esfuerza por lograr la máxima inclusión de las mujeres” y de las personas transgénero.

The Lancet fue acusada de sexismo y de deshumanizar a las mujeres después de que sus editores usaran para la portada el término que estaba escrito en un artículo titulado “Periodos en exhibición”. En verdad el intento de los editores fue el contrario: ser inclusivo con las personas trans, pero lograron una avalancha de críticas.

El artículo fue publicado el 1 de septiembre por Sophia Davis y examina una exposición que explora los tabúes y la historia de la menstruación en el Museo de la Vagina en Londres. La autora usa la palabra “mujeres”, pero también usa el término “cuerpos con vaginas”. Pero, en verdad, lo que realmente molestó a muchos lectores y afiliados a The Lancet fue su utilización en tapa, donde se lee: “Históricamente, se ha descuidado la anatomía y fisiología de los cuerpos con vaginas”.

Según publicó el Daily Mail, la decisión de mostrar la cita en la portada de la revista fue criticada, y algunos académicos la han calificado de “insultante y abusiva” y una “búsqueda equivocada de puntos de alerta”. Incluso, otros dijeron haber cancelado sus suscripciones a la revista médica revisada por pares, que se fundó en 1823.

“The Lancet se esfuerza por lograr la máxima inclusión de todas las personas en su visión de promover la salud. En este caso, hemos transmitido la impresión de que hemos deshumanizado y marginado a las mujeres. Aquellos que leen The Lancet comprenderá regularmente que esa nunca habría sido nuestra intención. Pido disculpas a nuestros lectores que se sintieron ofendidos por la cita de la portada y el uso de esas mismas palabras en la reseña”, manifestó Horton en una nota publicada en el sitio de la publicación.

El editor jefe de Lancet dijo: “La cita de la portada fue un llamado para empoderar a las mujeres, alentamos a las personas a leer la revisión completa y apoyar un movimiento creciente contra la vergüenza menstrual y la pobreza menstrual”
El editor jefe de Lancet dijo: “La cita de la portada fue un llamado para empoderar a las mujeres, alentamos a las personas a leer la revisión completa y apoyar un movimiento creciente contra la vergüenza menstrual y la pobreza menstrual”

El editor jefe agregó: “Quiero enfatizar que la salud de las personas transgénero es una dimensión importante de la atención médica moderna, pero que permanece desatendida. Las personas trans se enfrentan regularmente al estigma, la discriminación, la exclusión y la mala salud, y a menudo experimentan dificultades para acceder a una atención médica adecuada”.

Al explicar que la intención de la tapa fue la contraria a la reacción que generó, Horton dijo: “La cita de la portada fue un llamado convincente para empoderar a las mujeres, junto con las personas no binarias, trans e intersexuales que han experimentado la menstruación, y para abordar los mitos y tabúes que rodean la menstruación. La reseña, al igual que la exposición, sitúa estos mitos y tabúes en un contexto histórico. La revisión pide mayores esfuerzos para superar la falta de conocimiento y el estigma asociado con demasiada frecuencia con la menstruación. Estos son temas serios que exigen acciones serias. Alentamos a las personas a leer la revisión completa y apoyar un movimiento creciente contra la vergüenza menstrual y la pobreza menstrual”, cerró.

Horton, quien es editor jefe de The Lancet desde hace más de 25 años, agradeció “a todos aquellos que han respondido a las palabras de la portada de Lancet de esta semana y entienden la fuerza del sentimiento que ha provocado”.

Tras las críticas recibidas, el editor jefe de The Lancet, Richard Horton, pidió disculpas y resaltó que el medio “se esfuerza por lograr la máxima inclusión de las mujeres” y de las personas transgénero
Tras las críticas recibidas, el editor jefe de The Lancet, Richard Horton, pidió disculpas y resaltó que el medio “se esfuerza por lograr la máxima inclusión de las mujeres” y de las personas transgénero

Entre las reacciones que generó la tapa de The Lancet, la médica británica Madeleine Ní Dhálaigh, que trabaja como médica de cabecera, escribió en Twitter: “Puedes ser inclusivo sin ser insultante ni abusivo. ¿Cómo te atreves a deshumanizarnos con una declaración como esta?”

Mientras David Curtis, profesor honorario de genética en el University College de Londres, dijo: “Acabo de escribir a The Lancet para decirles que me quiten de su lista de revisores estadísticos y cancelen mi suscripción y nunca más se pongan en contacto conmigo sobre nada”. “Un lenguaje absolutamente inexcusable para referirse a mujeres y niñas”.

La feminista Claire Heuchan escribió: “Este encuadre hace que parezca una coincidencia que los ‘cuerpos con vaginas’ hayan sido descuidados por la medicina, como si no fueran producto de una discriminación y opresión específicas del sexo femenino. La misoginia médica existe, y negarse a reconocer a las mujeres la perpetúa. Hasta que (The Lancet) comience a escribir sobre ‘cuerpos con penes’, deshumanizando y descuidando la investigación específica de los hombres, voy a llamar a esto por lo que es: sexismo”.

SEGUIR LEYENDO




TE PUEDE INTERESAR