Insomnio: las mujeres lo sufren más que los hombres

Los cambios hormonales es uno de los motivos que encuentran los especialistas. Cuáles son los otros factores y cómo superarlos

La falta de sueño puede provocar somnolencia diurna y contribuir a una variedad de condiciones que afectan la salud física y mental (Getty)
La falta de sueño puede provocar somnolencia diurna y contribuir a una variedad de condiciones que afectan la salud física y mental (Getty)

Los problemas del sueño pueden afectar a cualquier persona, pero las mujeres tienen más probabilidades de sufrir insomnio que los hombres, advierte la organización estadounidense sin fines de lucro National Sleep Foundation (NSF). La falta de sueño puede provocar somnolencia diurna y contribuir a una variedad de condiciones que afectan la salud física y mental.

Ningún factor individual explica la disparidad del insomnio entre hombres y mujeres; en cambio, se combinan múltiples elementos diferentes para crear mayores desafíos de sueño para las mujeres. Conocer estas posibles causas puede ayudar a las mujeres a abordar los problemas del sueño, comenzar a dormir mejor y superar el insomnio.

Según la NSF, el riesgo de insomnio de por vida es un 40% más alto para las mujeres que para los hombres. Culpar de esta discrepancia por completo a las hormonas lo simplifica demasiado: las mujeres también tienden a asumir la mayor parte de las preocupaciones y el trabajo emocional del hogar, y tienden a experimentar niveles más altos de ansiedad.

Pero para Mary Jane Minkin, obstetra-ginecóloga y profesora clínica en el Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas de la Facultad de Medicina de Yale, “la evidencia anecdótica y los estudios sugieren que las hormonas probablemente desempeñen un papel importante”.

“Si se observa la curva de secreción hormonal a lo largo del ciclo menstrual promedio -advierte Minkin-, se pueden ver niveles variables de estrógeno y progesterona a lo largo del mes, con una gran caída de estrógeno justo antes de la menstruación. Por eso mucha gente dirá que uno o dos días antes de su período, su sueño es terrible”.

Cuando una mujer entra en la perimenopausia, comienza a experimentar más fluctuaciones y produce menos estrógeno y progesterona a lo largo del mes, lo que puede causar estragos en su sueño. “La verdadera correlación entre estas caídas y fluctuaciones hormonales y el insomnio debe estudiarse más ampliamente y comprender esta conexión se confunde por cómo la falta de estrógeno se asocia con los sofocos, que pueden interrumpir el sueño”, dicen Minkin y otros expertos.

Si una mujer posmenopáusica lucha contra el insomnio, los niveles bajos de hormonas podrían ser los culpables
Si una mujer posmenopáusica lucha contra el insomnio, los niveles bajos de hormonas podrían ser los culpables

Los estudios de mujeres sobre la terapia de reemplazo hormonal (TRH) y el sueño sugieren fuertemente una conexión entre las hormonas femeninas y el insomnio. “La TRH a menudo se prescribe a mujeres que atraviesan la menopausia (y los años posteriores) para ayudarlas a lidiar con los efectos secundarios desagradables de esa transición, que incluyen problemas para dormir”, destaca la especialista. Y agrega: “Algunos tipos de TRH incluyen solo estrógeno, mientras que otros tienen una combinación de estrógeno y progesterona. Los altos niveles de estrógeno y progesterona ocurren naturalmente durante el embarazo, lo que puede explicar por qué algunas mujeres embarazadas a menudo experimentan un sueño placentero”.

Aunque las mujeres posmenopáusicas tienen niveles muy bajos de estrógeno y progesterona, una vez que se completa el proceso de la menopausia, a menudo comienzan a dormir mejor. “Creemos que las fluctuaciones hormonales pueden ser más molestas para algunas mujeres que sus niveles hormonales reales”, explica Minkin.

Para ella, si una mujer posmenopáusica lucha contra el insomnio, los niveles bajos de hormonas podrían ser los culpables, por lo que es una buena idea hablar con un profesional médico sobre las opciones de TRH. Un estudio controlado y aleatorizado de 2008 de unas 2.000 mujeres posmenopáusicas en el Reino Unido encontró mejoras “pequeñas pero significativas” en el sueño después de un año de TRH en comparación con las que tomaron un placebo.

Las mujeres también pueden experimentar insomnio de manera diferente a los hombres (Getty Images)
Las mujeres también pueden experimentar insomnio de manera diferente a los hombres (Getty Images)

Hadine Joffe, profesora de psiquiatría y directora ejecutiva del Centro Mary Horrigan Connors para la salud de la mujer y la biología de género en el Hospital Brigham and Women’s de Harvard, dice que “las fluctuaciones hormonales pueden ser una causa de insomnio para algunas mujeres. Pero para otros, las interrupciones del sueño pueden estar relacionadas con la ansiedad o causadas por vecinos ruidosos o un compañero de cama que ronca”.

Joffe sostiene que si bien algunas mujeres experimentan un sueño increíble durante el embarazo, muchas otras informan de un insomnio terrible durante ese momento de la vida. ¿Su consejo? Realizar un seguimiento. “Probar una aplicación para dormir o incluso un diario de sueño convencional puede ayudar. Si una persona hace un seguimiento de su sueño durante varios meses, es posible que comience a notar que surge un patrón. Si lo hace, esa información puede ser útil en el futuro”, indica.

“Si sabe que hay dos o tres días de cada mes en los que no duerme bien, debería asegurarse de que sea un momento en el que practique la mejor higiene del sueño posible, evite el alcohol y, si tiene una pareja con la que comparte las responsabilidades familiares, puede pedirle que se levante con el bebé o el niño pequeño“, resalta.

A veces, el tratamiento dirigido para esos días también puede ayudar. Por ejemplo, complementar con unos pocos miligramos de melatonina antes de acostarse, la hormona que nuestro cerebro produce naturalmente en respuesta a la oscuridad, puede ayudar a indicarle al cerebro que es hora de dormir.

Los diarios de sueño, los rastreadores y las aplicaciones pueden ser herramientas poderosas para ayudar a una mujer a comprender si existe una conexión para ella y pueden ayudarla a actuar en consecuencia (Getty Images)
Los diarios de sueño, los rastreadores y las aplicaciones pueden ser herramientas poderosas para ayudar a una mujer a comprender si existe una conexión para ella y pueden ayudarla a actuar en consecuencia (Getty Images)

Si bien no siempre es posible debido a responsabilidades laborales o familiares, Kin Yuen, especialista en medicina del sueño de Stanford Medicine, sugiere hacer todo lo posible para respetar las fluctuaciones hormonales diarias naturales para ayudar a mantener el sueño en el buen camino. Para hacer esto, se deberá intentar averiguar cuándo el cuerpo libera naturalmente cortisol (la hormona que producimos por la mañana y que nos ayuda a despertarnos) y melatonina (la hormona que producimos por la noche para ayudarnos a conciliar el sueño).

“Al determinar cuándo una persona tiene más energía puede identificarse mejor cuándo su cuerpo libera naturalmente estas hormonas. Si ajusta su horario para respetar estos ritmos, puede experimentar menos interrupciones del sueño incluso frente a las hormonas femeninas en constante fluctuación”, dice Yuen.

Finalmente, si bien la THS no se prescribe para mujeres que aún no han pasado por la menopausia, tanto Minkin como Joffe advierten que si alguien está seguro de que su insomnio está relacionado con las hormonas, preferiblemente por haber llevado un diario durante un tiempo y después de haber probado otras técnicas sin éxito, vale la pena hablar con su médico sobre la posibilidad de tomar una píldora anticonceptiva.

Los anticonceptivos hormonales pueden suavizar los altibajos que simplemente no son buenos para el cerebro de algunas personas. Tiene que ser el tratamiento adecuado para la persona adecuada, pero puede ayudar”, indica Joffe.

Por supuesto, los anticonceptivos tienen efectos secundarios. Algunas mujeres informan náuseas, dolores de cabeza y disminución de la libido. Aunque raros, también se han informado efectos secundarios más graves, como coágulos de sangre. Pero para muchas mujeres que sufren de lo que parece ser un insomnio relacionado con las hormonas, los beneficios pueden superar los riesgos.

Minkin dice que incluso para los pacientes que atraviesan la menopausia, si por lo demás están sanos, a menudo les recetará píldoras anticonceptivas. Las píldoras anticonceptivas tienen niveles más altos de hormonas que la TRH tradicional, y si una mujer las ha usado en el pasado y no ha experimentado efectos secundarios negativos, esto puede ser una buena indicación de que funcionarán bien para ella.

“El único inconveniente es que no tenemos forma de saber cuándo una mujer ha terminado con la menopausia, porque la píldora le dará un período artificialmente. Entonces, para saber si ha terminado con la menopausia, tiene que dejar de tomar la píldora”, concluye Minkin. En este punto, ella y otros expertos dicen que es necesario realizar más investigaciones para comprender realmente cómo los flujos y reflujos de las hormonas femeninas afectan el sueño.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR