Hipertensión arterial: la enfermedad silenciosa que deteriora el organismo

Expertos advierten que si no está controlada o, en cambio, está mal controlada, disminuye la calidad de vida y la expectativa de vida del individuo, aumentando considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares

La hipertensión arterial, una enfermedad potencialmente mortal y discapacitante
La hipertensión arterial, una enfermedad potencialmente mortal y discapacitante

Una de las enfermedades más frecuentes últimamente en la Argentina es la hipertensión arterial, una enfermedad potencialmente mortal y discapacitante que afecta a 1 de cada 3 adultos en nuestro país.

La hipertensión arterial suele cursar de manera silenciosa, muchas de las personas que tienen la enfermedad no lo saben, y se va produciendo un deterioro en el organismo que con el tiempo puede desencadenar en un ataque cerebrovascular o un infarto, entre otras consecuencias”, sostuvo el doctor Claudio Majul, médico cardiólogo, vicepresidente primero de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC).

“Incluso se estima que el 50 por ciento de quienes ya tienen diagnóstico de hipertensión no logran tener bien controlados sus niveles de presión ya sea por escaso tratamiento o falta de adherencia al mismo”, consignó por su parte el doctor Miguel Schiavone, médico cardiólogo, secretario científico del Consejo Argentino de HTA de la SAC

La prevalencia de hipertensión arterial (HTA) en nuestro país aumentó considerablemente entre los años 2009 y 2016, aumento reflejado en los estudios epidemiológicos RENATA I y RENATA II. “Sería muy interesante poder realizar un RENATA III y evaluar cómo han evolucionado estos indicadores desde el 2016 habiendo transitado una pandemia. Nuestra primera impresión es que los controles han disminuido, eso se ve en parte por una merma en las visitas a las guardias y a los consultorios médicos, el panorama no parece ser muy alentador”, asegura Schiavone.

Se estima que el 50 por ciento de quienes ya tienen diagnóstico de hipertensión no logran tener bien controlados sus niveles de presión (Foto: Christin Klose/dpa)
Se estima que el 50 por ciento de quienes ya tienen diagnóstico de hipertensión no logran tener bien controlados sus niveles de presión (Foto: Christin Klose/dpa)

Estamos frente a una enfermedad que no da ningún síntoma, y que se instala producto de la dieta inadecuada, la falta de ejercicio, el estrés en el que vivimos, y la genética”, afirmó Majul, pero agregó que sería un error culpar solo a este último factor, que en muchos casos es el “chivo expiatorio’ más simple. “Nos olvidamos que existe también la epigenética, que está determinada por nuestras conductas, por todo aquello que hacemos para que algunos genes se expresen y otros no”.

La hipertensión arterial se define por la detección de promedios de la presión arterial sistólica (“máxima”) y/o diastólica (“mínima”) por encima de los límites establecidos como normales para los registros obtenidos en el consultorio. Dicho límite es de 140 mmHg para la sistólica y de 90 mmHg para la diastólica. La presión arterial sistólica o máxima es la fuerza ejercida por la sangre sobre las arterias cuando el corazón se contrae. La presión arterial diastólica refleja la presión existente en las arterias cuando el corazón está en reposo, entre los latidos cardíacos.

“Con el tiempo, la hipertensión no controlada o mal controlada disminuye la calidad de vida y la expectativa de vida del individuo, aumentando considerablemente el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. La buena noticia es que, modificando estilos de vida vinculados a la alimentación y al sedentarismo, más el seguimiento riguroso del tratamiento que el médico le indique, permiten que la persona pueda controlar su hipertensión y llevar una vida normal”, completó Majul.

La hipertensión arterial se define por la detección de promedios de la presión arterial sistólica (“máxima”) y/o diastólica (“mínima”) por encima de los límites establecidos como normales
La hipertensión arterial se define por la detección de promedios de la presión arterial sistólica (“máxima”) y/o diastólica (“mínima”) por encima de los límites establecidos como normales

“En nuestra 42° Reunión Anual Científica del Consejo de HTA de la SAC se abordará un abanico de temas vinculados a HTA, desde la niñez hasta la edad adulta, todo con la mejor evidencia disponible y actualizada, y las ponencias estarán a cargo de destacados referentes de toda la argentina” concluyó Schiavone.

Desde la Sociedad Argentina de Hipertensión Arterial (SAHA) advirtieron que la presión arterial elevada es una enfermedad que estimativamente es la causa principal –en promedio- de 100 fallecimientos por día en nuestro país. Sin embargo, destacan que todavía no existe suficiente conciencia sobre la verdadera dimensión de las complicaciones asociadas a la hipertensión y que no solo muchos individuos desconocen su condición de hipertensos, sino que incluso gran parte de aquellos con diagnóstico confirmado no tienen su enfermedad bajo control.

Sabemos que de cada 10 argentinos mayores de 30 años entre 3 y 4 son hipertensos, pero de ellos más del 40 por ciento lo desconoce, y de los que sí tienen diagnóstico y deberían estar bajo tratamiento más de la mitad no tiene bien controlada su hipertensión. Esto evidencia un muy bajo nivel de control y es alarmante”, sostuvo el doctor Marcos Marín, médico cardiólogo, Presidente de la SAHA. “Por eso, estamos llevando a cabo por 5° año consecutivo nuestra campaña ‘Conoce y Control tu Presión Arterial 2021’ con el objetivo de acercar información responsable a la comunidad y promover el control periódico de la presión arterial, sobre todo en aquellas personas con factores de riesgo”, insistió el Dr. Marín, quien también es el Coordinador de la Campaña ‘Conoce y Controla tu Presión Arterial 2021.

La hipertensión no controlada o mal controlada disminuye la calidad de vida y la expectativa de vida del individuo - EFE/EPA/JUSTIN LANE/Archivo
La hipertensión no controlada o mal controlada disminuye la calidad de vida y la expectativa de vida del individuo - EFE/EPA/JUSTIN LANE/Archivo

Según el último informe de Estadísticas Vitales del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación correspondiente al año 2019, se produjeron en Argentina 97.264 fallecimientos por enfermedades cardiovasculares, de los cuales, un número elevado, estimado en más de 36 mil por los especialistas de la SAHA, presenta a la hipertensión mal controlada como su causa principal. La edad es un factor de riesgo para desarrollar hipertensión (a mayor edad, más probabilidades de presentarla), al igual que la herencia o predisposición genética (padres hipertensos seguramente tendrán hijos con mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad). También influyen otros factores que pueden ser modificados, como una dieta no saludable (consumo excesivo de sal, dietas ricas en grasas saturadas y grasas trans, e ingesta insuficiente de frutas y verduras), el sedentarismo, el consumo de tabaco y de alcohol, y el sobrepeso y/o la obesidad.

Nuestra intención es instalar en agenda el tema de la hipertensión, una enfermedad que habitualmente cursa en forma silenciosa, sin dar síntomas, pero que constituye el principal factor de riesgo para desarrollar un ataque cerebrovascular (ACV) y la segunda causa de infarto. Toda persona debería controlarse la presión arterial una vez al año, mucho más aún si tiene antecedentes en la familia de hipertensión, afirmó el doctor Nicolás Renna, médico cardiólogo universitario, doctor en medicina, vicepresidente de la SAHA.

La campaña ‘Conoce y Control de Presión Arterial’ comenzó el 17 de mayo, Día de la Hipertensión, y se extiende hasta el 14 de septiembre, que fue instaurado por la SAHA como el Día Nacional del Hipertenso, en una analogía de la fecha 14/9 con los valores de presión a partir de los cuales se considera hipertensión (140/90 mmHg).

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR