Europa aplicará vacunas de refuerzo contra el COVID-19, mientras la mitad del mundo todavía no tiene acceso a ellas

Un grupo de naciones europeas impulsa dar una tercera dosis para complementar la inmunización de sus habitantes. Críticas por la medida y por el retraso del continente en las donaciones prometidas a países pobres

Varias personas esperan su turno para vacunarse en una Feria de Dresden, Alemania (REUTERS/Matthias Rietschel)
Varias personas esperan su turno para vacunarse en una Feria de Dresden, Alemania (REUTERS/Matthias Rietschel)

Los países europeos llevan la delantera, junto a Estados Unidos, Israel y otras pocas naciones, en vacunar a sus ciudadanos contra COVID-19, con un esquema completo de vacunación de dos dosis, mientras que la mitad del mundo todavía no accedió a una sola de éstas.

Esta realidad angustiante tiene lugar en un mundo que ha demostrado más inequidad que equilibrio en el acceso y distribución de vacunas. Un grupo de naciones europeas impulsa dar una tercera dosis para complementar la inmunización de sus habitantes, lo que podría sentar un precedente y marcar una nueva fase de la campaña de vacunación mundial.

Pero a medida que el coronavirus continúa infectando y matando a tasas alarmantes en todo hemisferio Sur con América latina y África a la cabeza, donde los niveles de vacunación siguen siendo catastróficamente bajos, la decisión de los países ricos de dar inyecciones de refuerzo a su propia gente en lugar de donar esas dosis a las naciones más pobres es profundamente controvertida, llevando a defensores y expertos, incluida la Organización Mundial de la Salud, de calificar la medida de inmoral.

Alemania anunció que comenzaría a ofrecer inyecciones de refuerzo en septiembre a los ancianos, los inmunodeprimidos y cualquier persona que haya recibido un régimen completo de las inyecciones de AstraZeneca o Johnson & Johnson, que pueden no ser tan protectoras como las vacunas de ARNm (REUTERS/Matthias Rietschel)
Alemania anunció que comenzaría a ofrecer inyecciones de refuerzo en septiembre a los ancianos, los inmunodeprimidos y cualquier persona que haya recibido un régimen completo de las inyecciones de AstraZeneca o Johnson & Johnson, que pueden no ser tan protectoras como las vacunas de ARNm (REUTERS/Matthias Rietschel)

Siguiendo los pasos de Israel, el lunes Alemania anunció que comenzaría a ofrecer inyecciones de refuerzo en septiembre a los ancianos, los inmunodeprimidos y cualquier persona que haya recibido un régimen completo de las inyecciones de AstraZeneca o Johnson & Johnson, que pueden no ser tan protectoras como las vacunas de ARNm. “Queremos proteger a los grupos particularmente en riesgo lo mejor posible en otoño e invierno. El riesgo de que disminuya la protección contra la vacunación es mayor para esas personas “, dijo el ministro de salud de Alemania, Jens Spahn, en un comunicado.

Los especialistas en enfermedades infecciosas han advertido contra la búsqueda de vacunas de refuerzo hasta que haya más datos disponibles, y los científicos continúan en desacuerdo sobre si las inyecciones adicionales serán necesarias y cuándo. La última guía de las autoridades sanitarias de Europa dice que es “demasiado pronto” para hacer un llamado a los refuerzos. Sin embargo, la variante Delta altamente transmisible ha cambiado los planes originales para algunos países. Con el aumento de nuevos casos de virus en Europa, los líderes políticos esperan que las inyecciones de refuerzo puedan ayudar a evitar otra ola de COVID-19 en invierno.

En Francia, aquellos que fueron los primeros en recibir la vacuna (residentes de hogares de ancianos, mayores de 75 años y personas con problemas de salud graves) serán elegibles para los refuerzos en septiembre, dijo el presidente Emmanuel Macron el mes pasado.

También se han llevado a cabo campañas de refuerzo en Rusia e Israel   (REUTERS/Borja Suarez)
También se han llevado a cabo campañas de refuerzo en Rusia e Israel (REUTERS/Borja Suarez)

En Gran Bretaña, funcionarios del Departamento de Salud y Asistencia Social dijeron que se están preparando para ofrecer inyecciones de refuerzo en septiembre, pero están esperando orientación y confirmación del panel asesor de expertos del país. El programa de refuerzo garantizaría que “millones” de personas mantengan la protección “antes del invierno y contra nuevas variantes”, dijo un portavoz. Hungría, que ha autorizado una gama más amplia de vacunas contra el coronavirus que sus vecinos, incluidas las formulaciones de Rusia y China, ofrece inyecciones de refuerzo para todos, independientemente de la edad o el estado de salud, y recomienda que las personas esperen al menos cuatro meses después de su segunda dosis.

Y altos funcionarios en España e Italia han dicho que es muy probable que los residentes necesiten un refuerzo, pero no han surgido planes concretos. También se han llevado a cabo campañas de refuerzo en Rusia e Israel, donde los adultos mayores de 60 años ahora son elegibles. El primer ministro Naftali Bennett lo comparó con la vacuna contra la gripe, “que debe volver a administrarse de vez en cuando”.

En tanto, Estados Unidos está pensando en implementar una campaña de refuerzo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU han dicho que están explorando formas de administrar dosis adicionales de vacunas a las personas inmunodeprimidas.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen llega a Brusela a fin de dar un informe de vacunas en Europa  (Stephanie Lecocq/Pool via REUTERS)
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen llega a Brusela a fin de dar un informe de vacunas en Europa (Stephanie Lecocq/Pool via REUTERS)

Hasta ahora, los reguladores estadounidenses han autorizado solo los regímenes de dos dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna y la vacuna Johnson & Johnson de dosis única. Pero el médico de enfermedades infecciosas más importante del país, Anthony S. Fauci, dijo que es “probable” una recomendación para las vacunas de refuerzo en ciertas poblaciones. El dilema de todos estos anuncios es que la realidad actual nos dice que el suministro mundial de vacunas aún es limitado, que la mitad de la población mundial no tiene aplicada ni una dosis y que cada una de éstas que se piensa en dar por tercera vez en una persona, es una que no se puede enviar a países desesperados por distribuirlas.

El gobierno de Biden celebró el martes el anuncio de que Estados Unidos había enviado más de 110 millones de dosis de vacuna contra el coronavirus a más de 60 países. Sin embargo, las distribuciones a los países que lo necesitan no se acercan a los 11 mil millones de dosis que, según la OMS, son esenciales para “realmente poner fin a la pandemia”. Y aunque la UE ha hecho promesas ambiciosas sobre las donaciones de vacunas, el bloque y sus países continúan a la zaga de Estados Unidos, según funcionarios, informes y datos disponibles públicamente.

Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión Europea, dijo que la UE el continente se encuentra muy por debajo de los 200 millones de dosis que prometió que donaría antes de fin de año. Según las cifras de la UE del lunes, el bloque ha donado 7,1 millones de dosis a otros países, incluidos casi 1,59 millones a través de Covax, un esfuerzo respaldado por la OMS para distribuir la vacuna de manera equitativa. La UE dijo que sus instituciones y estados miembros también han proporcionado alrededor de $ 3,5 mil millones a Covax y han recaudado casi $ 50 mil millones en ayuda para la recuperación de la pandemia a otros países, con más de una cuarta parte de eso destinado a países de África y América Latina.

La falta de protección en algunos países ya está provocando una propagación descontrolada, lo que permite que el virus tenga más posibilidades de mutar, como sucedió en India, donde se detectó por primera vez la variante Delta (REUTERS/Borja Suárez)
La falta de protección en algunos países ya está provocando una propagación descontrolada, lo que permite que el virus tenga más posibilidades de mutar, como sucedió en India, donde se detectó por primera vez la variante Delta (REUTERS/Borja Suárez)

La UE ha jugado y está jugando un papel importante. Pero necesitamos hacer más. Hemos asumido los compromisos y creado los canales para cumplir con nuestros socios, ahora es el momento de hacerlo”, agregó. Taylor, el investigador de Duke, dijo que no está claro si los países de la UE tendrán la capacidad de administrar vacunas de refuerzo a los residentes y también cumplirán sus compromisos filantrópicos, lo que podría tener implicaciones globales si las tasas de vacunación en todo el mundo siguen siendo bajas. La semana pasada, la campaña de vacunación de la UE superó a la de Estados Unidos. Aproximadamente el 60 por ciento de las personas del bloque ha recibido al menos una dosis. En los países africanos, sin embargo, solo el 3,6 por ciento de las personas han sido vacunadas parcialmente y menos del 2 por ciento están completamente inoculadas.

Esta falta de protección ya está provocando una propagación descontrolada, lo que permite que el virus tenga más posibilidades de mutar, como sucedió en India, donde se detectó por primera vez la variante Delta. “Sería prudente para nosotros aprender esa lección con bastante rapidez y no volver a cometer los mismos errores. Estamos sentados sobre una bomba de tiempo. Simplemente estamos sentados, esperando que ocurra un desastre”, completó el experto.

Elena Petelos, de la Asociación Europea de Salud Pública, dijo que eventualmente se necesitarán inyecciones adicionales, ya sea dirigidas a variantes actuales o nuevas, para ciertos grupos, como aquellos con sistemas inmunológicos comprometidos. Pero dijo que se deben realizar más estudios sobre la dosis y los tipos de vacunas de refuerzo. Agregó que los refuerzos en esta etapa de la crisis no tendrán un impacto tan significativo como las vacunas en países con baja cobertura. “Lo que hemos estado viendo es un pensamiento local para un problema global, que no va a funcionar”, dijo.

Eventualmente se necesitarán inyecciones adicionales, ya sea dirigidas a variantes actuales o nuevas, para ciertos grupos (REUTERS/Mike Segar/File Photo)
Eventualmente se necesitarán inyecciones adicionales, ya sea dirigidas a variantes actuales o nuevas, para ciertos grupos (REUTERS/Mike Segar/File Photo)

En declaraciones a The Post, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades y la Agencia Europea de Medicamentos reiteraron su orientación de julio, diciendo que están esperando más datos sobre la duración de la protección de la vacuna antes de recomendar un refuerzo. ”Actualmente es demasiado pronto para confirmar si se necesitará una dosis de refuerzo para las vacunas covid-19 y cuándo”, dijo Rebecca Harding, portavoz de la EMA. Los estudios han demostrado que dos dosis de las vacunas Pfizer o Moderna basadas en ARNm ofrecen una protección significativa, incluso contra la variante delta.

Pero Pfizer ha dicho que aún se necesitarán inyecciones de refuerzo. La Comisión Europea ya ha comprado los derechos de más de 2 mil millones de dosis adicionales en preparación para la posibilidad de inyecciones de refuerzo o nuevas variantes.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR