La ciencia de la felicidad, según una de sus mayores expertas: “Si nos obsesionamos con ser felices, frustramos el propósito”

Los estudios de Sonja Lyubomirsky demuestran que, pese a lo que solemos pensar, la felicidad personal no depende de factores como el dinero, el trabajo, la pareja o la juventud. En charla con Infobae, la experta debate sobre cómo se logra un estado pleno ante la ausencia de certeza

La investigación en psicología positiva define a una persona feliz como alguien que experimenta emociones positivas frecuentes
La investigación en psicología positiva define a una persona feliz como alguien que experimenta emociones positivas frecuentes

Mientras algunos debates en el mundo aseguran que la felicidad está sobrevalorada, y cuando, en medio de la globalización de COVID-19, las personas empezaron a pensar en ese activo como algo diferente a lo que habían creído, Sonja Lyubomirsky, de las más reconocidas especialistas en felicidad, responde a Infobae por qué es importante el estudio científico en esta materia: “Porque la mayoría de la gente cree que la felicidad es significativa, deseable y una meta importante y digna. Porque les una de las dimensiones más destacadas y significativas de la experiencia humana y la vida emocional. Porque produce numerosas recompensas para el individuo y porque contribuye a una sociedad mejor, más sana y más fuerte. Y porque hemos logrado demostrar que aun en pandemia el 40% de la felicidad puede estar bajo nuestro control”.

Nació hace 54 años es Moscú. Trabaja en la Universidad de California y posee un posgrado de la Universidad de Stanford. Está casada y tiene cuatro hijos. Con La ciencia de la felicidad, su primer best seller, la investigadora y profesora de psicología Sonja Lyubomirsky presenta el primer programa para incrementar la felicidad de las personas basado en investigaciones científicas realizadas en su espacio académico. Sus registros se concentran en tres insistentes cuestionamientos: ¿qué hace feliz a la gente?; ¿es la felicidad algo bueno? y ¿cómo y por qué la gente puede aprender a llevar una vida más feliz y próspera? Bajo esos paradigmas durante casi dos décadas Lyubomirsky ha estado liderando el camino en el estudio científico de intervenciones que pueden ayudar a aumentar la felicidad humana.

-¿Cree que hemos aprendido nuevos recursos en este tiempo?

-Tengo la esperanza de que hayamos valorado el encuentro. Tengo conocidos que se han quejado siempre de madrugar y tener que ir a diario a la oficina, pero que el último año lo extrañaron. Quiero creer que emergeremos de esta crisis más fuertes, con cierto nivel de felicidad renovado, porque aprenderemos a apreciar lo que perdimos y valorar lo que ganamos. Pero desde el punto de vista científico debo decir que los seres humanos poseemos adaptación hedonista: nos acostumbramos rápido a las cosas. Por ello me pregunto si no terminaremos volviendo a la normalidad.

-¿Por qué algunas personas son más felices que otras?

-Siempre me ha impresionado la capacidad de algunas personas para ser notablemente felices, incluso frente al estrés, el trauma o la adversidad. Por lo tanto, mis esfuerzos de investigación anteriores se habían centrado en tratar de comprender por qué sucede. Con este fin, mi enfoque había sido explorar los procesos cognitivos y motivacionales que distinguen a las personas que muestran niveles de felicidad excepcionalmente altos y bajos. Estos procesos incluyen la comparación social (cómo las personas se comparan a sí mismas con sus pares), la reducción de la disonancia (cómo las personas justifican las decisiones triviales e importantes en sus vidas), la autoevaluación (cómo las personas se juzgan a sí mismas), la percepción de la persona (cómo piensan las personas sobre los demás) y morada o rumia. Mis estudiantes y yo hemos descubierto que las personas verdaderamente felices interpretan los acontecimientos de la vida y las situaciones cotidianas de manera que parecen mantener su felicidad, mientras que las personas infelices interpretan las experiencias de manera que parecen reforzar la infelicidad.

Sonja Lyubomirsky, de las más reconocidas especialistas en felicidad, responde a Infobae por qué es importante el estudio científico en esta materia
Sonja Lyubomirsky, de las más reconocidas especialistas en felicidad, responde a Infobae por qué es importante el estudio científico en esta materia

-¿Cómo definiría a la felicidad?

-No es tarea fácil. Todos la definen de manera diferente. La investigación en psicología positiva define a una persona feliz como alguien que experimenta emociones positivas frecuentes: interés, alegría y orgullo, y emociones negativas poco frecuentes, como tristeza o ansiedad. También está relacionada con la satisfacción con la vida, su apreciación y los momentos de placer. En general, la felicidad tiene que ver con la experiencia positiva de las emociones.

-¿Felicidad y éxito no necesariamente irían de la mano, entonces?

-Si la felicidad es lo primero, entonces debes suponer que tienes que descubrir cómo ser feliz antes de que tu éxito llegue. Pero, en el otro lado de la moneda está la idea de que el éxito es lo primero, antes que la felicidad. La pregunta entonces es, ¿qué viene primero, la felicidad o el éxito? Esto es similar al escenario del huevo y la gallina. Lo más probable es que haya millones de personas en el mundo que no estarían de acuerdo en ese punto porque el éxito no garantiza la felicidad. Hay personas que se consideran felices, aunque no necesariamente exitosas; como personas exitosas que todavía intentan descubrir cómo ser felices.

-¿Y cómo salimos del dilema?

-Según la teoría de la lucha o la huida, los humanos no estaban conectados con la felicidad, sino que tenían como fin la supervivencia. Muchos de nosotros nos encontramos corriendo por la vida, persiguiendo la felicidad. El problema es que nunca llegamos allí. Para muchos de nosotros, la felicidad es algo a lo que aspiramos. Es un lugar al que llegamos algún día. Lo que no reconocemos es que la felicidad es un estado mental, no un destino. Sabemos que no es un estado estático, porque incluso las personas más felices se sienten tristes a veces. Para proyectar nuestro trabajo sobre la felicidad en un marco más amplio, también hemos estado explorando el significado, la expresión y la búsqueda de la felicidad en todas las culturas, subculturas y grupos de edad. Por ejemplo, a pesar de los informes de los medios de comunicación, hemos descubierto que los padres en realidad experimentan más felicidad y significado que los que no son padres, tanto cuando evalúan sus vidas como un todo, cuando se dedican a sus hijos. Por supuesto, la felicidad de los padres se ve afectada por una serie de factores, incluida la edad de padres e hijos, el nivel socioeconómico y el temperamento de la descendencia.

-¿La felicidad algo bueno o termina siendo una utopía tortuosa?

-Lo que sabemos hasta hoy es que la felicidad tiene numerosos subproductos positivos, que parecen beneficiar no solo a los individuos, sino a las familias, las comunidades y la sociedad en general. Los beneficios de la felicidad incluyen ingresos más altos y resultados laborales superiores, mayores recompensas sociales (como matrimonios más satisfactorios y más prolongados, más amigos, mayor apoyo social e interacciones sociales más ricas), más actividad, energía y una mejor salud física (como un sistema inmunológico reforzado, niveles más bajos de estrés y menos dolor) e incluso una vida más larga. Los estudios revelan que las personas felices son más creativas, serviciales, caritativas y seguras de sí mismas, tienen un mejor autocontrol y muestran una mayor capacidad de autorregulación y afrontamiento.

A medida que practicamos la atención en el aquí y ahora, realmente experimentamos nuestras vidas y nos volvemos más felices como resultado de estar conscientes de nuestro entorno (Gettyimages)
A medida que practicamos la atención en el aquí y ahora, realmente experimentamos nuestras vidas y nos volvemos más felices como resultado de estar conscientes de nuestro entorno (Gettyimages)

-¿Se puede incrementar conscientemente la felicidad?

-Según lo que detectamos en nuestras investigaciones, los aumentos duraderos de la felicidad son realmente posibles y están al alcance de la persona promedio. En este momento estoy explorando cómo los pensamientos y comportamientos que caracterizan a las personas naturalmente felices pueden nutrirse, adquirirse o enseñarse directamente. Con este fin, tenemos una investigación en curso donde estamos probando predicciones de nuestro modelo de actividad positiva, específicamente, investigando los mecanismos subyacentes a la eficacia de las actividades simples intencionales de esfuerzo, que llamamos actividades positivas, para impulsar el bienestar, así como las condiciones en las que tales actividades pueden resultar contraproducentes.

-Como por ejemplo…

-Hemos realizado estudios de intervención con estudiantes, niños, miembros de la comunidad, trabajadores, personas deprimidas y pacientes hospitalizados donde estamos sesteando la eficacia de cinco estrategias cognitivas y conductuales: reservar tiempo regularmente para recordar momentos de gratitud (es decir, llevar un diario en el que uno cuenta sus logros o escribe cartas de agradecimiento); participar en un pensamiento autorregulado y positivo sobre uno mismo (reflexionar, escribir y hablar sobre los eventos más felices e infelices de la vida o las metas para el futuro); practicar el altruismo y la bondad; afirmar los propios valores más importantes; y saborear experiencias positivas (usar los cinco sentidos para disfrutar de los momentos diarios).

-¿Cómo van las cosas en ese sentido?

-Con progresos y analizando determinantes culturales. Lo más crítico para las personas parece ser mejorar y mantener la capacidad de conectarse con otras personas y crear momentos de conexión significativos, especialmente en lo que se refiere a las políticas de distanciamiento social durante COVID-19. También estamos examinando las actividades positivas que pueden resultar desagradables o incluso contraproducentes. Finalmente, estamos investigando las influencias genéticas y ambientales sobre las diferencias individuales en las respuestas a las intervenciones que aumentan la felicidad y estamos considerando cómo tales intervenciones podrían proteger a las personas en su salud mental o en sus procesos biológicos.

Puede parecer irónico, pero el hecho es que si nos obsesionamos demasiado con ser felices, frustramos nuestro propósito (Gettyimages)
Puede parecer irónico, pero el hecho es que si nos obsesionamos demasiado con ser felices, frustramos nuestro propósito (Gettyimages)

-No puedo resistirme a pedirle algunas claves para mejorar este tiempo de incertidumbre e intentar sentirnos más felices.

-Hay varios recursos que podemos aplicar. En un estudio de Penn State se pidió a los participantes que abrazaran a alguien cinco veces al día y registraran los detalles. Aquellos que se abrazaron más en el transcurso del estudio de investigación de 4 semanas fueron significativamente más felices que el grupo de control. Entonces, abraza más para ser más feliz. Dar abrazos y recibir abrazos todos los días. Un segundo valor se basa en la atención plena. Se ha demostrado que mejora nuestra salud física y mental de muchas maneras. A medida que practicamos la atención en el aquí y ahora, realmente experimentamos nuestras vidas y nos volvemos más felices como resultado de estar conscientes de nuestro entorno. Un tercer punto asegura que cuidar nuestros hábitos es valioso, pero también lo es entender que la salud y la felicidad no siempre van juntas. En cuarto lugar hablar o escribir sobre nuestras experiencias negativas y positivas puede ayudarnos a ser conscientes de lo que significa la felicidad para nosotros. Sin embargo, no hay que detenerse allí, también hay que considerar las metas para el futuro. Un quinto valor que ha sido azotado gracias a la pandemia es el tiempo con los amigos. Tenerlo aumenta nuestra participación con el mundo y, en particular, con las personas que nos importan. Hacer actividades divertidas con ellos es aún mejor. Mirar con empatía es la sexta clave. El altruismo es una de las mejores formas de ser más feliz.

-¿Cree que estamos obsesionados con la felicidad?

-Creo que hablamos más de ella de lo que en concreto hacemos por sentirla. Puede parecer irónico, pero el hecho es que si nos obsesionamos demasiado con ser felices, frustramos nuestro propósito. Me dedico a esto, por supuesto, espero que la gente lo lea. Aún así, cuando pasamos demasiado tiempo rumiando sobre no ser felices, damos más fuerza a esos pensamientos negativos. Cuando nos angustiamos por encontrar la forma correcta de hacernos felices, normalmente nos resulta más difícil alcanzarla. Así que hay que relajarse. Descubrir qué nos hace felices y, luego, continuar con la vida, sabiendo que lo que aprendiste estará ahí cuando lo necesites.

SEGUIR LEYENDO: