Científicos sostienen que el consumo moderado de alcohol podría reducir el riesgo de padecer cataratas

Quienes tomen hasta una copa y media de vino por semana podrían tener menos chances de desarrollar esta afección ocular, de acuerdo a un estudio reciente

Un informe reciente realizado en el Reino Unido sostiene que el consumo moderado de bebidas alcohólicas podría evitar el desarrollo de cataratas (Shutterstock)
Un informe reciente realizado en el Reino Unido sostiene que el consumo moderado de bebidas alcohólicas podría evitar el desarrollo de cataratas (Shutterstock)

De acuerdo a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 1000 millones de personas viven con deficiencia visual o ceguera debido a la miopía, hipermetropía y cataratas. Esta última afección es una opacidad del cristalino de los ojos que normalmente es transparente. La mayoría de los casos se desarrollan lentamente a lo largo de los años y el síntoma principal es la visión borrosa.

Sin embargo, un informe reciente realizado en el Reino Unido sostiene que el consumo moderado de bebidas alcohólicas podría evitar el desarrollo de cataratas, una de las principales causas de problemas de visión entre las personas mayores y que, normalmente, se puede tratar con cirugía.

“Nuestros hallazgos sugieren un menor riesgo de someterse a una cirugía de cataratas con un consumo de alcohol bajo a moderado. No podemos excluir la posibilidad de confusión residual, y se requieren más estudios para determinar si esta asociación es de naturaleza causal”, sostuvieron los autores de la investigación Alcohol Consumption and Incident Cataract Surgery in Two Large UK Cohorts, que se publicó en la revista académica Ophthalmology.

El informe fue realizado por académicos del hospital oftalmológico Moorfields en Londres y del instituto de oftalmología de la University College London, que analizaron la historia clínica y del estilo de vida de casi 500.000 personas en función a estudios del Biobanco del Reino Unido y de Epic-Norfolk sobre la salud de las personas durante varias décadas. La investigación fue liderada por Sharon Y.L. Chua, Robert N. Luben, Shabina Hayat, Paul J. Foster y Anthony P. Khawaja.

La razón estaría en los antioxidantes que se encuentran en el vino, que podrían ayudar a explicar por qué quienes consumen moderadamente esta bebida tienen hasta 23% menos de riesgo de tener que someterse a una cirugía de cataratas que las personas que evitan el alcohol, sostienen los investigadores.

“El desarrollo de cataratas puede deberse al daño gradual del estrés oxidativo durante el envejecimiento. El hecho de que nuestros hallazgos fueran particularmente evidentes en los bebedores de vino puede sugerir un papel protector de los antioxidantes polifenólicos, que son especialmente abundantes en el vino tinto “, dijo Chua, primera autora de los hallazgos.

Los investigadores descubrieron que las personas que bebían hasta seis vasos y medio por semana tenían menos probabilidades de someterse a una cirugía de cataratas (Shutterstock)
Los investigadores descubrieron que las personas que bebían hasta seis vasos y medio por semana tenían menos probabilidades de someterse a una cirugía de cataratas (Shutterstock)

Ahora bien, en comparación con los no bebedores, el análisis de subgrupos por tipo de bebida alcohólica mostró la asociación protectora más fuerte con el consumo de vino, frente a bebidas como licores o cerveza; el riesgo de incidentes de cirugía de cataratas fue 23% y 14% menor entre aquellos en la categoría más alta de consumo de vino en EPIC-Norfolk y UK Biobank, respectivamente.

Los investigadores descubrieron que las personas que bebían hasta seis vasos y medio por semana tenían menos probabilidades de someterse a una cirugía de cataratas.

Sin embargo, los autores enfatizaron que, si bien parece haber una asociación cercana entre el consumo moderado de alcohol y las cataratas, no habían encontrado un vínculo causal definitivo.

Según el Servicio Nacional de Salud británico (NHS, por sus siglas en inglés), entre los factores que provocan cataratas se encuentran los antecedentes familiares, el tabaquismo, la diabetes, el uso prolongado de esteroides, las heridas oculares y el consumo excesivo de alcohol.

En este sentido, Sadie Boniface, jefa de investigación del grupo de expertos del Instituto de Estudios sobre el Alcohol en Inglaterra, arrojó dudas sobre los hallazgos. “Estudios longitudinales como el UK Biobank podrían dar una imagen sesgada de la salud de la nación porque muchos voluntarios a menudo gozan de buena salud”, dijo consultada por The Guardian.

“Comparar la salud de los bebedores moderados con la de los no bebedores también conlleva problemas. Los no bebedores son un grupo diverso, incluidas las personas que han dejado de beber debido a problemas de salud. Esto significa que el consumo moderado de alcohol puede parecer artificialmente que conlleva beneficios para la salud, porque los bebedores moderados se comparan con personas en promedio con mala salud “, agregó.

SEGUIR LEYENDO: