10 claves eficaces para evitar el estrés infantil en época de pandemia

Los padres enfrentan enormes demandas de tiempo y energía. Las rutinas se han derrumbado, la paciencia se está agotando y el cuidado personal es un recuerdo lejano

Claves para evitar el estrés infantil (Shuttertsock)
Claves para evitar el estrés infantil (Shuttertsock)

Décadas de investigación nos han enseñado que la adversidad durante la niñez tiene efectos dañinos en la salud y el desarrollo. “Muchos estudios han demostrado que los niños que han enfrentado abuso, negligencia y conflictos familiares luchan por formar amistades, tienen dificultades académicas y enfrentan problemas de salud física y mental en la adolescencia y la edad adulta”, explica Amanda Sheffield Morris, profesora de Desarrollo Humano y Ciencias de la Familia de la Universidad Estatal de Oklahoma, en un reciente documento que analiza estrategias posibles para combatir las preocupaciones de los niños en este tiempo.

Afortunadamente, los científicos del desarrollo han identificado formas de ayudar a los niños a sobrevivir y prosperar en tiempos de difíciles. Los efectos beneficiosos de las experiencias de protección y crianza son poderosos antídotos contra el estrés y la adversidad y preparan a los niños para afrontar los tiempos difíciles en los años venideros.

Las familias preocupadas por los posibles efectos a largo plazo de la interrupción relacionada con la pandemia pueden aprender de estas estrategias probadas. Aquí hay 10 formas en que los padres pueden fomentar la resiliencia de los niños durante tiempos difíciles.

1- No perder contacto

Tomarse tiempo para hablar, escuchar y jugar sin distracciones. Asegurarse de que los niños sepan que son amados. Esto puede incluir tomar descansos para controlar durante el día cuando aprenden y trabajan en casa, tener una rutina especial para la hora de dormir que incluya hablar sobre la jornada, caminar juntos o jugar a sus juegos favoritos. Hacer el esfuerzo de conectarse ayuda a los niños a saber que son valorados y crea una sensación de seguridad.

2- Fomentar las amistades

Algunos padres optan por burbujas sociales para la prevención del COVID-19 (Shutterstock)
Algunos padres optan por burbujas sociales para la prevención del COVID-19 (Shutterstock)

Pensar en formas en las que los niños pueden jugar juntos al aire libre, hacer contacto digital o jugar un videojuego virtualmente con amigos. “Algunas familias están creando zonas seguras o burbujas, donde les permiten a los niños elegir a uno o dos amigos cercanos cuya familia está practicando las precauciones recomendadas contra el coronavirus con el que pueden interactuar más de cerca”, explica la especialista. Mantener amistades brinda a los niños la oportunidad de aprender de sus compañeros y reduce el estrés, brindando apoyo y aceptación.

3- Ayudar a otros

Hablar sobre cómo otros también están lidiando con problemas. Animarlos a que donen juguetes que no usen, que ahorren dinero para una causa especial o ayuden a un vecino con diligencias cómo ir de compras o pasear perros. Cuando los adultos hacen cosas por otros en la comunidad, incluir a sus hijos y hablar sobre por qué se hace. Esto ayuda a los más pequeños a aprender sobre las necesidades de los demás y a cultivar la empatía.

4- Participar en clubes o grupos

Algunos que funcionan bien durante una pandemia incluyen scouting al aire libre, clubes Zoom y otros grupos de interés especial, como deportes al aire libre, pesca, senderismo o ciclismo. Ser parte de un grupo ayuda a los niños a crear un sentido de pertenencia y promueve el desarrollo de la identidad. También puede ayudar a desarrollar la moral y los valores e incluso promover el éxito académico.

5- Mantener el contacto con adultos importantes

Mantener a los niños conectados a través de las pantallas con sus amigos o familiares (Shutterstock)
Mantener a los niños conectados a través de las pantallas con sus amigos o familiares (Shutterstock)

Los niños se benefician de las relaciones con otros adultos, como abuelos y maestros. Pueden ser otra fuente de apoyo y alguien con quien hablar sobre problemas o éxitos. Son particularmente importantes cuando los padres no están disponibles debido al trabajo u otras obligaciones. Ayudar a los niños a mantenerse conectados a través de Zoom, correo electrónico, llamadas telefónicas, videollamadas y actividades especiales como eventos al aire libre.

6- Mantenerse al día con sus pasatiempos

El aburrimiento es el peor enemigo de los padres. Tener un pasatiempo agradable es gratificante para los niños proporciona un tiempo de ocio atractivo y oportunidades para dominar algo. Estas actividades proporcionan conexiones con otros, pueden enseñar disciplina y cómo manejar las emociones y el comportamiento, y promover la autoestima. Explorar proyectos de arte, música, ciencias, escritura, ajedrez y otros pasatiempos que desarrollan habilidades físicas, artísticas e intelectuales mientras brindan horas de diversión.

7- Ser físicamente activos

Hacer ejercicio ayuda a los niños a manejar los efectos en el cuerpo del estrés (Franco Fafasuli)
Hacer ejercicio ayuda a los niños a manejar los efectos en el cuerpo del estrés (Franco Fafasuli)

Hacer del ejercicio una parte de las rutinas familiares. Salir a caminar o a andar en bicicleta, jugar videojuegos activos, ir al parque, estirarse o practicar yoga juntos. El ejercicio tiene muchos de los mismos beneficios que los pasatiempos. También ayuda a los niños a manejar los efectos en el cuerpo del estrés y mejora el estado de ánimo y la salud mental.

8- Crear rutinas

Las rutinas son una poderosa señal no verbal para el cerebro de los niños de que están seguros y que la vida es predecible. Mantener una rutina puede reducir la cantidad de conflictos y los niños saben qué hacer y esperar durante diferentes momentos del día. Crear y mostrar (juntos, idealmente) calendarios diarios o semanales con palabras o imágenes que recuerdan a los niños cuándo se realizan actividades de aprendizaje, juego, descanso, sueño y alimentación. Inventar pequeños rituales que impliquen el logro de metas, especialmente a la hora de acostarse: leer, contar historias, cantar una canción especial, decir una oración o hacer una lista de seres queridos. Tales actividades aseguran un mejor sueño que dejar a los niños que se queden dormidos viendo un video. Pueden retroceder en sus comportamientos si se han acostumbrado a tener menos estructura durante el día.

9- Mantener expectativas realistas de aprendizaje

Además de la escuela, fomentar el aprendizaje de otras actividades en casa (Shutterstock)
Además de la escuela, fomentar el aprendizaje de otras actividades en casa (Shutterstock)

Si bien el trabajo escolar es realmente importante, no todo el aprendizaje se lleva a cabo en clase. Involucrar a los niños en oportunidades para aprender durante las tareas cotidianas como cocinar (medir, medir el tiempo), hacer jardinería, ir de compras (calcular los precios de venta, agregar) y juegos (cartas, dominó, juegos de mesa) que fortalecen la memoria y las habilidades de pensamiento. Leer juntos todos los días. Dependiendo del nivel del libro, se le puede leer o turnarse por páginas.

10- Conservar un hogar sano y seguro

Además de mantener las precauciones de COVID-19, preparar comidas nutritivas, despejar y organizar juguetes, juegos, suministros para pasatiempos y materiales de aprendizaje. Encontrar formas de involucrar a los niños en la limpieza o la cocina después de las actividades y la participación en conversaciones sobre las reglas familiares. El caos y el desorden son enemigos de la calma. Crear espacios seguros y ordenados ayuda a los niños a manejar el estrés. Comer alimentos saludables juntos beneficia la salud física y mental.

SEGUÍ LEYENDO: