Se estima que casi un millón y medio de niños en la región no completa sus esquemas de vacunación

Bajo el lema “Ama. Confía. Protege. #Vacúnate”, hasta el 2 de mayo se realiza la 18° Semana de Vacunación de las Américas, que este año insta a fortalecer la confianza en la capacidad de las vacunas para salvar vidas

Gracias a la vacunación generalizada, en las Américas prácticamente se logró eliminar cuatro enfermedades (Shutterstock)
Gracias a la vacunación generalizada, en las Américas prácticamente se logró eliminar cuatro enfermedades (Shutterstock)

Desde el sábado 25 de abril al sábado 2 de mayo próximo se realizará por 18° vez la Campaña de la Semana de Vacunación de las Américas (SVA), una iniciativa de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) con el objetivo de crear conciencia sobre la importancia de la prevención de enfermedades a través de la inmunización. Está vigente de manera ininterrumpida desde 2003 y, a la fecha, lleva vacunadas a más de 806 millones de personas de todas las edades contra un rango amplio de enfermedades.

Bajo el lema Ama. Confía. Protege. #Vacunate, más de 40 países y territorios en América del Sur, América Central y América del Norte se juntan para crear conciencia sobre la importancia de la inmunización y para vacunar a sus poblaciones. Se estima que 1,4 millones de niños en las Américas no completan sus esquemas básicos de vacunación.

Desde 2003, esta iniciativa fomenta la vacunación como un eje fundamental de la salud en la sociedad, concientiza a la población de lo vital que es vacunarse, destaca la importancia de los programas nacionales de Inmunización y concientiza a los gobiernos sobre la importancia de invertir en vacunas. A partir de la instauración de la SVA, otras entidades del mundo crearon iniciativas similares”, sostuvo la médica infectóloga pediatra Ana Ceballos, miembro del Comité de Infectología de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

Gracias a la vacunación generalizada, en las Américas prácticamente se logró eliminar cuatro enfermedades: poliomielitis, sarampión, rubeola y tétano neonatal, tener bajo control otras dos (difteria y tos convulsa -pertusis-) y reducir notablemente la prevalencia de meningitis por haemophilus influenza, encefalitis varicelosa y hepatitis A fulminante.

El sarampión es una de las enfermedades que prácticamente se habían eliminado gracias a la vacunación generalizada y está volviendo a aparecer en la región (Shutterstock)
El sarampión es una de las enfermedades que prácticamente se habían eliminado gracias a la vacunación generalizada y está volviendo a aparecer en la región (Shutterstock)

“Uno de los principios de esta iniciativa es la equidad, ya que pregona sobre la importancia de llegar a todos, incluidas las poblaciones con poco acceso a los servicios de salud, las que viven en las periferias urbanas, zonas rurales y fronterizas y en las comunidades indígenas”, aseveró por su parte el médico pediatra Manuel Rocca Rivarola, secretario de Relaciones Institucionales de la SAP.

La historia de Semana de Vacunación de las Américas se remonta a la propuesta que los Ministros de Salud de la Sub Región Andina presentaron en 2002 a raíz del último brote de sarampión endémico que ocurrió en el continente. En esa propuesta pedían que se realizara una campaña sincronizada de vacunación en todos los países andinos para llegar a las poblaciones más vulnerables, poner fin al brote y prevenir brotes futuros. Hoy en día, la Región de las Américas está enfrentando nuevos brotes de sarampión, después de haber sido declarada libre de esta enfermedad en 2016.

Vacunarse no sólo es cuidar la propia vida, sino proteger al prójimo y a toda la sociedad: si más del 95% de la población tiene el esquema de vacunación completo, brinda inmunidad a los más vulnerables, que por distintos motivos no se los puede vacunar, como por ejemplo las personas que padecen déficit inmunológico de cualquier tipo.

“La iniciativa de vacunación es la más grande del continente y en muchos casos sobrepasó el campo de la inmunización, aprovechando esta convocatoria y acceso a la salud para otras iniciativas relacionadas, como por ejemplo desparasitar niños o estimular la lactancia materna”, afirmó Rocca Rivarola.

Vacunarse no sólo es cuidar la propia vida, sino proteger al prójimo y a toda la sociedad (Shutterstock)
Vacunarse no sólo es cuidar la propia vida, sino proteger al prójimo y a toda la sociedad (Shutterstock)

En opinión de los especialistas, las tres circunstancias principales que explicarían la “no vacunación” son: a) una “involuntaria” a los individuos, más relacionada a cuestiones de acceso, económicas u organizativas de los países; b) de “desconocimiento o negligencia”, al no vacunarse por no considerarlo como algo trascendente, situación que suele pasar en enfermedades que están erradicas y donde el desafío es continuar vacunando para evitar nuevamente su aparición; y c) la corriente “anti vacunas”, probablemente la que más daño genera, basando sus conductas en argumentos absolutamente falaces y desprovistos de toda evidencia científica.

Desde la SAP consideran que la Semana de Vacunación de las Américas es una buena oportunidad para instar a toda la población a acercarse a los Centros de Salud habilitados, para continuar o completar el esquema de vacunación de niños, niñas, adolescentes y adultos que lo requieran, ya sea por edad o debido a factores de riesgo. Ello contribuirá a generar un estilo de vida saludable previniendo enfermedades.

Por ello en estos tiempos de pandemia, los expertos instan a continuar con los esquemas de vacunación, articulando con su pediatra el día que programe su control de salud.

“Cada oportunidad de vacunarse es única. Si no nos vacunamos, las enfermedades prevenibles con vacunas podrían llegar a resurgir. Las vacunas son un derecho y una obligación”, concluyeron desde la SAP.

SEGUÍ LEYENDO


TE PUEDE INTERESAR