Este es el hábito de Elon Musk y Bill Gates para ser más productivos

La regla de las 5 horas podría solucionar esa impresión que muchas personas tienen sobre lo poco que rinde el tiempo al realizar todas las tareas diarias

Esta es el hábito de Elon Musk y Bill Gates para ser más productivo. (foto: CNN Español)
Esta es el hábito de Elon Musk y Bill Gates para ser más productivo. (foto: CNN Español)

Para la mayoría de las personas el tiempo es un bien preciado que parece agotarse rápidamente, por ejemplo, en la semana y en el día pareciera que no se puede dar abasto con el trabajo, hacer ejercicio, socializar, descansar y realizar los deberes del hogar como limpiar y cocinar.

En todo caso, se supone que a todos les queda algo de tiempo libre, a unos más que a otros, claro está, y la manera en que se utiliza este tiempo es lo que puede diferenciar la percepción entre haber tenido un día productivo o un día mediocre, según postula esta regla de las 5 horas que Elon Musk y Bill Gates suelen aplicar.

Según los cálculos de quienes practican esta regla, quitando las 8 horas diarias de sueño, restan 16 horas de vigilia al día, pero si se cuentan las horas destinadas a trabajar, quedan 9 horas libres aproximadamente.

Sin embargo, esas 9 horas son utilizadas en actividades diarias como asearse, limpiar el hogar, cocinar y transportarse.

Restando todas estas actividades, a muchas personas les debería quedar al menos una hora diaria libre, aunque la mayoría la destinan para revisar las redes sociales en el celular, lo que a la larga representa una importante pérdida de tiempo, al menos así lo han manifestado los magnates de la tecnología Elon Musk y Bill Gates, quienes también han dicho en varias ocasiones que la manera en que se administra el tiempo diferenciará a quienes tendrán éxito en la vida de quienes no.

Pues resulta que una manera de aprovechar el tiempo libre y que incidirá favorablemente en la vida de las personas, es destinar una hora diaria de lunes a viernes para aprender algo nuevo o practicar un oficio.

Al realizar estas actividades, aparte de convertir en más productivos los días, se ejercitará el cerebro adquiriendo nuevas destrezas y habilidades. Otro personaje célebre de la historia que dedicaba una hora diaria para educarse, meditar y reflexionar es Benjamin Franklin.

Todo esto podría resultar muy motivador, pero si se piensa en el montón de actividades que hay que realizar a diario, el cansancio mental y físico podría ser un impedimento, sin embargo, estos son algunos consejos para comenzar a incluir este hábito en la cotidianidad.

La lectura siempre ha sido considerada como la manera más rápida y eficiente de aprender algo nuevo, sin embargo, si se está comenzando a incluir la regla de las 5 horas, no se logrará mucho intentando leer tras un agotador día de trabajo, tráfico y tareas, a menos que se sea un amante de la lectura.

Así las cosas, es buena idea intentar comenzar con las facilidades que el internet y la tecnología brindan, como los podcast, video tutoriales y audiolibros, incluso, las redes sociales no tienen por qué ser enemigas en la misión de volverse productivo, pues si se entrena el algoritmo, mostrará contenido relevante.

Por ejemplo, mucho se ha dicho que en China las personas usan TikTok para aprender y ver contenidos sobre ciencia y cultura, y en este lado del mundo no son pocos los creadores dedicados a este tipo de temáticas.

Igualmente, en la web se encuentran un sin fin de cursos interactivos y artículos educativos bastante entretenidos.

Por otro lado, el escritor Tim Harford, ha dicho que para lograr el éxito en algún aspecto de la vida, “en primer lugar, busquemos y probemos actividades nuevas; en segundo lugar, cuando probemos algo nuevo, hagámoslo en la medida en que se pueda sobrevivir al fracaso; en tercer lugar, reflexionemos y aprendamos de nuestros errores a medida que avanzamos”.

Con lo anterior, no es necesario encontrar una disciplina que se facilite y apasione desde un comienzo, sino que parte de incluir la regla de las 5 horas en los hábitos diarios es la exploración.

Por ejemplo, alguien podría haber iniciado aprendiendo sobre programación web, pero descubrió que en realidad le encanta pintar, por lo que terminó tomando clases de artes plásticas los fines de semana y en días laborales aprendiendo una hora diaria sobre marketing digital, porque se ha decidido por abrir su propia tienda virtual de elementos artísticos, que tal vez en un futuro sea su nueva ocupación.

De hecho, este ejemplo ha sido el caso real de muchas personas que han logrado sacar adelante negocios e iniciativas muy interesantes, por lo que intentar aprender así sea unos minutos al día, podría marcar la diferencia. Samuel Beckett dijo, “Inténtalo de nuevo, fracasa de nuevo, fracasa mejor”.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR